“ENTRETIENE E ILUSTRA”

ZV
/ 30 de septiembre de 2022
/ 12:58 am
Síguenos
01234
“ENTRETIENE E ILUSTRA”

Más

EL editorial, sencillamente ilustraba que “para que una lengua tenga voces como “presidenta”, solo hacen falta dos cosas: que haya mujeres que presidan y que haya hablantes que quieran explícitamente expresar que las mujeres presiden”. “Nada en la morfología histórica de nuestra lengua –arguyen los expertos– ni en la de las lenguas de las que la nuestra procede, impide que las palabras que se forman con este componente tengan una forma para el género femenino”. “Las lenguas evolucionan y en esa evolución se transforman”. Para no aburrir solo con lecciones de gramática, un toque de buen humor –a propósito del femenino y el masculino– en la frase de cierre. (¿Pregunta Winston por qué se dice que la vida está perra?). Y esta es la ventaja de abrir estos espacios a las reacciones de lectores del “colectivo”. Uno de ellos comenta: “Ahora resulta que el tal Winston es argentino”, y manda la letra de un tango, “Vida Perra”. Si ya muchos comentan que algunos editoriales son poéticos, nada se pierde con que otros sean musicales:

“Cuántas veces tuve ganas de tumbarme de un balazo/ Pa´ que al fin mi vida perra terminara de una vez,/ Pero entonces tu recuerdo me paralizaba el brazo/ Y mordiéndome de bronca, lo dejaba pa´ después./ Si supieras los deseos que tenía de encontrarte/ Pa´ gritarte mi desprecio, pa´ voltearte de un revés,/ Y hoy al verte arrodillada, me dan ganas de besarte/ Y acariciar tus cabellos… Y de quererte otra vez./ Aquella noche por temor que me dejaras/ Te rogué que te quedaras, pa´ no morir sin tu amor,/ Y vos, cobarde, viéndome en cama y deshecho/ No tuviste en tu pecho, compasión pa´ mi dolor./ Yo no recuerdo haber sufrido tanto y tanto/ Como frente al desencanto… de que te fueras así,/ Y aquella noche de amarguras y rencores/ El vengar a tus amores, fue el deseo que sentí./ Y no fue por miedo al plomo, ni me ató la cobardía/ Cuando dejando el bufoso me tiraba en un rincón,/ Masticando la esperanza de castigarte algún día/ Pero… frente a tu sollozo, se me achica el corazón./ Y si una noche de estas, se me pianta un bufonazo/ No te extrañe, porque ahora ya no tengo a quién buscar,/ Pero entonces tu recuerdo… no podrá voltear mi brazo/ Y mi pobre vida perra… para siempre he de cortar./ (Fin de la pieza). ¿Por qué –pregunta Winston– dicen que la vida está perra? A lo que un lector responde: En lugar de decir: “está perro el vida”. Otra conversación por la aplicación de mensajería, no de pichingos como socializan los zombis, sino haciendo uso del abecedario. “Monsieur président: ¿Si se dice presidenta, deberíamos decir dentisto al odontólogo?”. (Respuesta: Monsieur lecteur: No; allí explicamos por qué no. Así como se dice atacante al que ataca, pero no se dice trabajante al que trabaja, sino trabajador (masculino), trabajadora (femenino); sirviente (masculino) al que sirve y sirvienta (femenino) a la que sirve, perfectamente se puede decir presidente y presidenta –respectivamente según el caso– a quien preside). “Muy bueno –responde hoy Monsieur lecteur al leerse publicado– entretiene e ilustra”.

Y sobre lo dicho de “maestros que no saben enseñar y alumnos que no quieren aprender” un amigo rector opina: Respecto a “las carreras obsoletas que aún tenemos y en lo cual se trabaja para ponerlas en concordancia con los tiempos, realidades y necesidades de país”. “Déjeme decirle que no es tarea fácil; en nuestro terruño particularmente nada lo es; pero eso usted lo conoce de sobra”. “Las “legiones” de docentes tradicionales se intimidan ante la perspectiva de nuevas carreras”. “Reconocer la obsolescencia de una profesión requiere mucha madurez y hasta su dosis de patriotismo”. “Surge el “¿y ahora qué? ¿Cómo haré o de qué comeré?”, “implica “reaprender” o aventurarse a la creatividad de la construcción intelectual del futuro de la nación y esa no forma parte de las prioridades de un porcentaje aún indeterminado del colectivo docente”. “Es mil veces más fácil continuar con “mi clasecita” por la cual tengo mi chamba que construir algo totalmente distinto y hasta intimidante”. “Ese es el desafío que debemos enfrentar; se está realizando con cautela y, sin duda, se logrará”. “La semilla ya se ha sembrado pero la tarea es titánica”. “Currículos flexibles de carreras confirmadas a la medida de nuestras necesidades de país y ubicadas de acuerdo a su pertinencia geográfica debe ser la respuesta”. “No únicamente ello, sino la claridad del número de profesionales en esas carreras emergentes planificando en su momento (paralelamente) otras carreras “emparentadas”, afines, pero complementarias que fortalezcan y no compitan”. “Turismo, Logística y Ciencias del Mar son algunas de las áreas del conocimiento que se abordan con esta modalidad, mientras otras obsoletas iniciarán procesos de desgaste”. “Allí en esos procesos se encuentra la controversia pues los docentes de esas áreas están cómodos en sus ya redundantes labores formativas”. “Hasta allí mi reflexión”. (A propósito del aprendizaje: “No hay libro tan malo –Winston recordando a Miguel de Cervantes– que no tenga algo bueno”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América