La guerra privada de Mr. Putin

ZV
/ 17 de octubre de 2022
/ 12:04 am
Síguenos
01234
La guerra privada de Mr. Putin

Más

Por: Otto Martín Wolf

Tengo que decirlo de nuevo: el que no recuerda la historia repite los errores del pasado.

Si alguien debió poner atención a ese proverbio es Vladimir Putin, presidente de Rusia.

El siglo antepasado su patria fue invadida por el ejército de Napoleón Bonaparte cuyas tropas llegaron al mismísimo Moscú.

Los estrategas rusos, en particular un general de apellido Kutuzov -conocedor profundo de su país- no presentó una batalla frontal para tratar de detener el ejército invasor.

Su plan consistió en dejarlos avanzar, permitir que se adentrasen en su territorio. Eso sí, dejando todo quemado detrás, de manera que los franceses no encontraran nada útil. No alimentos, no carbón, nada.

De más está decir que no todos en su propio ejército entendieron la estrategia… hasta que llegó el invierno ruso.

Francia perdió 300 mil soldados y 200 mil caballos, vitales en esa época.

Frío y hambre los obligó a retroceder, casi en desbandada. En ese momento las tropas rusas, mejor pertrechadas y peleando en su propio territorio, mataron a los que no se congelaron.

Más de un siglo después, el ejército alemán los invadió, con resultados parecidos.

El pueblo ruso peleó con bravura en defensa de su patria. En la decisiva y larga batalla de Stalingrado (Vologrado en la actualidad) el ejército nazi recibió su primera derrota durante la Segunda Guerra Mundial; fue vencido por los combativos rusos y el clima.

El frío, el mal equipo, la falta de alimentos y abrigos terminaron con el Sexto Ejército alemán.

El presidente Putin debió recordar que fue el frío y la falta de comida, medicinas y municiones (logística) quienes en definitiva vencieron a los invasores -franceses y alemanes- en dos momentos históricos diferentes.

Ahora Putin, olvidando una lección de primaria, se lanza contra Ucrania y ya en los primeros días se nota que su campaña bélica tenía grandes problemas de logística.

Entre más avanzaran más largas se harían las líneas de abasto. Entre más territorio ganaran más difícil les sería conservarlo

Lo estamos viendo ahora que Ucrania sistemáticamente está contraatacando.

Y, muy pronto para sumarle a esa trágica película, viene el invierno, solo que en este caso los invasores son rusos y, aunque están acostumbrados a su clima, no es lo mismo soportarlo en una nación extraña; preveo que el frío será factor muy importante en los próximos meses.

Los ucranianos, que cada día sorprenden más con su ingenio y tenacidad, volaron (parcialmente) un puente construido por Putin y que era su orgullo.

Supongo que en un arranque de cólera ya que sus ataques contra el ejército defensor no parecen funcionar ahora, ordenó bombardear blancos totalmente civiles, olvidando otra vez la historia.

También durante la Segunda Guerra Mundial Adolfo Hitler ordenó bombardear Londres, que no era un objetivo militar. Su plan era desmoralizar al enemigo.

El efecto fue totalmente el opuesto, la gente recibió las bombas con terror, desde luego, pero sin que eso les restara un ápice en su deseo de defender la patria.

Los ingleses se hincharon de honor, valor y resistencia y no hubo incendio o bomba que les hiciera cambiar.

Los adultos se quedaron en sus trabajos, no se puede detener la producción de ningún país, peor durante una guerra, pero los niños fueron enviados al campo, fuera del peligro de las bombas e incendios, donde estuvieron seguros y no interrumpieron su educación (logística a futuro).

Putin piensa que bombardeando ciudades va a rendir a los ucraniannos?

Yo creo que el efecto en la moral del pueblo será todo lo contrario a lo deseado; los ucranianos van a encontrar mayor inspiración en el sufrimiento.

Creo que la mayoría del pueblo ruso no apoya esa guerra carente de objetivo, excepto robar tierra, como ya lo ha demostrado Mr. Putin. Putin, anexando territorio conquistado en un referendo carente de credibilidad.

Nunca se dieron cifras de la gente que supuestamente votó, cuántos a favor, cuántos en contra, etc.

Y ahora Putin está también atacando territorio que él dice que es suyo, bombardeando “su madre Rusia”, de donde los verdaderos dueños lo están sacando a sangre y fuego.

Es la guerra privada de Mr. Putin, un hombre al que no le basta con llevar en el poder supremo 20 años, quiere más.

En el camino hacia su misterioso objetivo personal ha destruido la reputación del ejército ruso, hasta hace poco considerado temible. También ha demostrado que tecnológicamente están rezagados y, encima de todo eso, ha perjudicado la economía de su país, ha provocado miles de muertos y puesto en peligro la paz mundial.

Sumemos a la lista de daños autoinfringidos el éxodo de rusos que ha provocado su orden de reclutar gente para llenar los huecos que van dejando los muertos; hasta el momento más de 300 mil han abandonado el país para evitar ir a una guerra que no necesitaba y no quiere el pueblo ruso.

Es la juventud, el futuro, que no quiere saber de guerra, quiere vivir y disfrutar su vida en paz y a la que le importa muy poco los sueños de Putin.

Nada tenía que ganar, por el contrario, tenía mucho que perder en Ucrania y eso es lo que se ha visto hasta ahora.

Otra cosa que la historia enseña es que los de arriba, los comandantes jamás participan en la batalla, nunca van al frente, jamás combaten.

Son los de abajo los que luchan y mueren.

Lo dije al comienzo de la invasión, Putin perdió su guerra personal desde el mismo momento en que la empezó, independientemente del resultado militar.

Y ahora viene el frío…

ottomartinwolf2@gmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América