“La Luz” el primer periódico católico de Honduras y la visita de la Presidenta Castro al Papa Francisco

ZV
/ 20 de octubre de 2022
/ 12:42 am
Síguenos
01234
“La Luz” el primer periódico católico de Honduras y la visita de la Presidenta Castro al Papa Francisco

Más

Por: Eduardo Enrique Reina García*

“Se nos pide capacidad para dejarnos interpelar, para dejar caer las escamas de los ojos y ver como una nueva luz estas realidades, una luz que nos mueva a la acción”. Papa Francisco, sobre las injusticias de la economía global. 5 de febrero de 2020.

Si bien somos un Estado laico, las creencias religiosas están profundamente enraizadas en nuestro pueblo, que en su mayoría es católico y por lo tanto cristiano, esto naturalmente respetando los principios y garantías de la libertad de culto y de consciencia que permiten a cada hondureña y hondureño creer o no creer en lo que es un sentimiento intrínseco. Dicho esto a modo de aclaración, vale la pena conocer una historia poco conocida y que resulta sumamente interesante de una familia hondureña.

Esta historia que fue la iniciada por don Celso Reyes, quien era hijo de Felipe Reyes y nació un 28 de julio de 1859 en el municipio de San Nicolás, Santa Barbara y falleció un 25 de febrero de 1959, a los 99 años. Don Celso era el fundador de un semanario católico “La Luz” que fue establecido el primero de enero de 1904, siendo el primer periódico católico de Honduras, las publicaciones eran realizadas en la Tipografía La Inmaculada, imprenta que fuere cedida por el expresidente Luís Bográn del que don Celso había sido su secretario privado.

El fundador del periódico “La Luz” recibió un reconocimiento especial enviado por el papa Pío XI con una medalla papal y nuevamente cuando el periódico cumplió 50 años de fundación, monseñor Gerónimo, obispo de Santa Rosa de Copán, lo condecoró con otra medalla de oro, que fue enviada por el papa Juan XXIII a su hija María del Carmen.

A don Celso Reyes se le ha catalogado como el Decano de la Prensa Nacional en la prensa católica, los ejemplares de “La Luz” circularon por Honduras y llegaron hasta el Vaticano. A la muerte de don Celso la dirección y administración del semanario pasó a cargo de su hija María del Carmen Reyes, quien había nacido en Guatemala, ya que su padre tuvo que salir al exilio cuando Luis Bográn dejó la presidencia de Honduras. María del Carmen, mantuvo vivo el diario por 59 años consecutivos.

Las medallas que le fueron otorgadas a don Celso eran realmente una condecoración instaurada por el papa León XIII y se denomina “Pro ecclesia et pontífice” (Por la iglesia y por el papa). La cruz establecida por León XIII el 17 de julio de 1888, es conferida como premio a la fidelidad a la iglesia y el servicio distinguido a la comunidad eclesial por parte de clérigos y laicos. Esta es una de las más altas condecoraciones que otorga el Vaticano, sin tener carácter caballeresco -sin ser título nobiliario. Desde 1908, la cruz se otorga solo en oro, teniendo antes una versión en plata.

La medalla consiste en una cruz octogonal con la flor de lis en los cuatro cantones de la misma y con la imagen de dicho papa, rodeada por la frase “Leo XIII PM anno X” (León XIII, Pontífice Máximo, año diez de su pontificado).

En el anverso de la medalla, sobre los brazos de la cruz, aparecen representados cometas, que, con las flores de lis, forman el escudo de armas de la familia Pecci, a la cual pertenecía el papa León XIII. Grabadas en el reverso están las palabras “Pridie” (Día Primero), “Kal” (de las kalendas), “Ianuar” (de enero) y el año “1888”. En el reverso figuran los emblemas papales (Llaves de San Pedro y la tiara) y El lema “pro Ecclesia et Pontifice”.

Por esas vueltas del destino uno de los nietos de don Celso nacido de su hija María del Carmen, fue el abogado Irene Castro Reyes quien contrajo nupcias con Olga Doris Sarmiento Montoya, quienes fueron el padre y madre de Iris Xiomara Castro Sarmiento, siendo don Celso el bisabuelo de la actual Presidenta de la República, quien proviene de ese pasado generacional católico combinando esa tradición y valores. Los que hoy se conjugan con un pensamiento progresista y pragmático. Como nos dijo uno de los monseñores designados para recibir a la Presidenta en nuestra llegada a Roma. Hay quizás muy pocos hondureños que puedan tener esos reconocimientos papales en sus familias por servicios prestados a la fe.

En ocasión de su visita al Papa Francisco en el Vaticano, la Presidenta Castro lleva consigo ambas medallas para mostrárselas, como un apreciado recuerdo familiar. La relación con el Estado vaticano y Honduras es importante e histórica. La fuerte figura del Papa Francisco es actual y con posiciones avanzadas que incluyen entre otras un mundo sin exclusiones, sin explotación, pensando en los más necesitados. Habiendo expresado el Papa fuertes críticas al abuso de un inhumano sistema capitalista y en favor de un planeta que requiere estados y pueblos conscientes de su vulnerabilidad ambiental, con respeto a los derechos humanos, los migrantes y desposeídos. Llamando en muchas ocasiones a la paz y el fin de la guerra y los conflictos bélicos, como el reciente en Ucrania al que llamó una “locura” que debe acabar. Estos temas más que religiosos, son vigentes y son también de comunidad ideológica con el actual gobierno y lanzan un mensaje fuerte a la consciencia de todos, más allá de la religión o de la política. Esta visita de la primera mujer Presidenta de Honduras resulta pues histórica y cargada de simbolismos humanos y lazos familiares, pero que fortalecen las posiciones firmes y dignas de la política exterior de la Presidenta Castro en su contenido humano y de principios.

*Secretario de Relaciones Exteriores y Cooperación Internacional.

 

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América