¿CÓMO MONTAR LA BICICLETA?

ZV
/ 29 de octubre de 2022
/ 12:21 am
Síguenos
01234
¿CÓMO MONTAR LA BICICLETA?

Más

LLUVIA de mensajes –alusivos a los últimos editoriales–aquí algunos de ellos: “Esas reacciones de gente inteligente –comenta un lector ligado a los medios de comunicación– nos indican que la explicación magistral sobre la elección de la JD del CN era necesaria”. “Es más, se la envié a diputados amigos, días después, asústese –varios no leen nada de nada– insólito”. En el segundo editorial sobre el tema, “El Poder se Gana en las Urnas” dijimos: En este espacio de opinión –igual hemos analizado otras cuestiones político-jurídicas– abordamos la relación entre los conceptos de la legalidad y la legitimidad jurídica. Sumado al placer del estudio –el rimero de textos de tratadistas del derecho constitucional, cuando en el seno de la Comisión Principal y en las sesiones de la Asamblea Nacional Constituyente debatíamos la redacción de la Constitución vigente– satisface conocer el criterio sobre lo escrito de juristas que saben. Porque en esto, como en otras disciplinas, no solo es sacar el título –y quedar hablando carburo– sino seguir estudiando, leer mucho, para mantenerse actualizado.

El mensaje recibido de una respetada profesional del Derecho: “Creo que pocos saben que usted tiene colegiación honoris causa en el Colegio de Abogados de Honduras; y basta con leerlo, para saber la razón”. Otro lector comenta: “Claramente escrito, sin ambigüedades”. “Refleja una postura sensata”. “Es la única solución; en este enredo no vale el refrán “en río revuelto, ganancia de pescadores” porque no hay peces en el río”. “Lo que hay es un pueblo sumergido en la pobreza y una clase política que no se da cuenta del papel que debe jugar”. Un culto abogado afirma: “No solo en las urnas; la legitimidad se puede ganar por las armas, cuando un pueblo se alza en armas para liberarse de un opresor, un ocupante o para hacer una revolución, tiene la mayor legitimidad”. “El problema como decía Camus es que los revolucionarios al romper con un orden o la legalidad se encuentran en una situación de no tener límites y dan un giro generalmente hacía la dictadura y el terror revolucionario”. “Con el tiempo pierden legitimidad”. (Y adjunta varias definiciones de un ensayo jurídico de su autoría. En el chat –como para eso es la dialéctica– respondimos: “No hemos dicho que “la legitimidad”, (la que otorga el soberano) –aunque el concepto para efectos de discusión teórica igual puede subdividirse en la material y la formal– solo puede ganarse en las urnas. Decimos que “el poder” se gana en las urnas, sobrentendido que se refiere a un sistema democrático y al ejercicio de elecciones garantizadas, libres y honestas). Dando cabida a otros criterios, una muestra de los que llegan: “Excelentes editoriales. Con respecto a lo del CN el problema fue que se eligió en un ambiente de anarquía, tomando por asalto las instalaciones, sin diálogo, a la brava”.

“He estado un poco muda –escribe una buena amiga–pues de leyes no sé nada”. “Pero lo que veo no me gusta. (Y por variar, adjunta un pichingo de un emoji con un zipper en la boca). “En cuanto a enganchados, como todo, tiene sus pros y sus contras”. “Pero tenés toda la razón, en esa llave que abrieron las redes sociales”. “Basura y más basura”. “Pero yo sí soy de esas enganchadas con gente que vive lejos y nos mantenemos muy cerca”. “Y sigo cuentas sobre temas que me gustan”. “Nunca publico NADA”. “Solo me divierto y aprendo”. “Soy una Enganchada”. (Está bien estar conectado, pero no hay que dejarse enganchar. No hemos dicho que la tecnología digital no sea una maravilla de los tiempos que bien aprovechada aproxima y presta una asistencia valiosa. Pero no la adicción que robotiza la mente de zombis. Ni usada solo para la frivolidad, la changoneta, la ociosidad y la odiosidad. Y si la vida requiere, además del trabajo, de descanso, relajamiento y meditación, tampoco es cosa de pasar todo el día en entretenimiento sin límites prendido a una pantalla; que mata la convivencia personal, cara a cara, y roba el espacio a actividades instructivas, productivas y saludables). El último mensaje: “Me encantan esas remembranzas de un clásico como “Lo que el Viento se Llevó”; cada día disfruto más los editoriales porque se salen de lo corriente, de lo rutinario”. “Enriquecemos todo nuestro acervo cultural y eso definitivamente no tiene precio”. “Por otro lado veo que usted pasa bien actualizado con sus sticker”. “Por ejemplo este último parafraseando a Scarleth O’Hara –“después de todo, mañana será otro día”, con la imagen de Winston– está buenísimo”. “Posdata: ya tenía dos días que no me mandaba el editorial; pensé en reclamarle a Winston”. (Lo ideal sería el equilibrio. “La vida –dice el Sisimite que escuchó decir a Einstein– es como montar una bicicleta; si se quiere mantener el equilibrio, no puedes parar”. “Todo lo que ves –dice Winston que escuchó decir a Mufasa aleccionando a Simba sobre el ciclo de la vida– coexiste en un delicado equilibrio”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América