Ecos y remedos en la obra poética “Descendientes de fuego” de Livio Ramírez, una influencia marcada de Pablo Neruda

ZV
/ 30 de octubre de 2022
/ 12:56 am
Síguenos
01234
Ecos y remedos en la obra poética “Descendientes de fuego” de Livio Ramírez, una influencia marcada de Pablo Neruda

Más

Óscar Sierra

La recreación de la realidad en literatura es «poiesis» y «creación artística» del discurso. Ramírez, con habilidad poética refleja una cosmovisión del mundo a través de lo amoroso; se ahonda y origina en un efecto dominó, a través de una atmósfera de situaciones existenciales de mucho aliento filosófico universal. De tal manera, se busca determinar indicios de un poema de Pablo Neruda en la poética de Livio Ramírez.

“VEINTE POEMAS DE AMOR Y UNA CANCIÓN DESESPERADA” de Neruda y “DESCENDIENTES DEL FUEGO” de Livio Ramírez (1987)
Poema 4
Es la mañana llena de tempestad
en el corazón del verano.
(ES EL VERANO QUE AMA EL CUERPO DE LA NOCHE) Livio Ramírez
Como pañuelos blancos de adiós viajan las nubes, el viento las sacude con sus viajeras manos.
Innumerable corazón del viento
latiendo sobre nuestro silencio enamorado.
Zumbando entre los árboles, orquestal y divino,
como una lengua llena de guerras y de cantos.
Viento que lleva en rápido robo la hojarasca
y desvía las flechas latientes de los pájaros.
Viento que la derriba en ola sin espuma
y sustancia sin peso, y fuegos inclinados.
Se rompe y se sumerge su volumen de besos combatido en la puerta del viento del verano.
Pablo Neruda

Luego Livio Ramírez con certeza bajo la influencia del poeta Neruda:
ES EL VERANO QUE AMA EL CUERPO DE LA NOCHE
SONRÍES CON DULCÍSIMOS RELÁMPAGOS
EL SOL SUEÑA EXTENDIDOS
SOBRE TUS HOMBROS DE CRISTAL
ESTÁS VIVA ESTÁS VIVA
ES HUMANA LA LUZ
EL TIEMPO TE OBEDECE
EN TU ROSTRO RESPLANDECE MI VIDA
BAJO MIS MANOS CRECES
TU ESPLENDOR TE DESBORDA
LA ESTACIÓN CABE ENTRE TUS PECHOS
FIERA DE INSOMNIO:
EL MAR VIGILA
EL CURSO DE TU SUEÑO
TODO EL FULGOR DEL DÍA MANA DE TUS CABELLOS
Y SUSTANCIA SIN PESO, Y FUEGOS INCLINADO.
SE ROMPE Y SE SUMERGE SU VOLUMEN DE BESOS COMBATIDO
EN LA PUERTA DEL VIENTO DEL VERANO.

El poeta en el «narratio lírico» tiene la sublime certeza de extender un puente sémico para que transite el «ser lírico», donde asume el amor como fuerza subjetiva, tal como lo evoca Pablo Naruda. Algunas veces, el lector puede asociar situaciones intertextuales, e isotópicas para correlacionar semánticamente con la poética de Neruda. La que se vincula a través de «campos paradigmáticos e isotópicos», con realidades vertidas en sus propios versos. Así imprime la arquitectura del estilo del poeta chileno.

Otro detalle, la poética de «Descendientes de Fuego», se vierte en una imagen alegórica, en el interior, con una tonalidad y timbre psíquico, cuando «el amante» habla en el poema. Luego en una vuelta de tuerca imaginativa, construye una forma connotativa muy aproximada a la realidad poética que plantea Pablo Neruda en su libro «Veinte poemas de amor y una canción desesperada».

La intimidad de los amantes en el «Edén» se vincula al antiguo mito de la creación bíblica, recreada con mucha perspectiva plástica e icónica. Recurre a las catálisis propio de la narrativa Barthes (1) (1978). Es que Livio Ramírez, logra expresar vivencias eróticas con elementos nerudianos, en un proceso de condensación poética, donde se manifiesta la técnica del «desvío sémico» que nos expresa Spitzer (1992); donde Livio Ramírez desvía la creación poética de Pablo Neruda.

TEXTO A NERUDA
6
Entre los labios y la voz, algo se va muriendo.
Algo con alas de pájaro, algo de angustia y de olvido.
Así como las redes no retienen el agua.
Muñeca mía, apenas quedan gotas temblando.
Sin embargo, algo canta entre estas palabras fugaces.
Alquimia del amante
TEXTO B RAMÍREZ
Cubierta por mis ojos
duermes sobre la noche.
Yace,
palpita el astro de tu cuerpo:
tendido está el relámpago
fijo,
sin movimiento.
En tus ojos cerrados
se madura la luz.

Pues se trata de influencia literaria, los primeros trazos de tendencia nerudiana es la figura de «amante-amada». Dicho dualismo, se va desarrollando en toda la estructura sintáctica y metafórica de la obra de Livio Ramírez.
Vinculado a ello, pues se eclosiona un componente universal en el tema amoroso; que ha sido un tópico tratado en la historia de la literatura universal, desde Ovidio hasta Cesare Pavese, solo para citar un caso. La poesía de Ramírez, está escrita en claves nerudianas, en códigos muy asomados al poeta de «Isla Negra», que precisan un auscultamiento de voz y tono.

«El código de significación es “cada una de las fuerzas que pueden apoderarse del texto”, los “temas” o grupos de artificios narrativos que predominan en un texto, porque se puede hablar de más de un sentido en un texto, de una significación plural» (2).

En el plano semántico, «labios-ojos», «muñeca-tu cuerpo», «temblando-relámpago». Estas dualidades se conforman en la estructura sintáctica, y se asemejan desde el plano del sema. Nos permite ver que existe el mismo ritmo, y la misma secuencia lírica narrativa en que se despliega el texto de Livio Ramírez.

Aún así, no permanece un camino hacia la originalidad, ya las raíces se extienden, ocultándose. Tiene como punto de origen la obra de Pablo Neruda, lo escucha, no permite que se marque de forma total. De esta manera, la correlación de núcleos verbales, y adjetivaciones se van estructurando con un manejo certero del lenguaje. Aunque nada novedoso se refleja en la poética de Livio Ramírez. Los elementos disimiles se van proyectando de forma sintagmática:

Texto A
POEMA 15
Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
(Ojos casi imposibles al borde del destello) Livio Ramírez
Los versos anteriores, que despliegan:
y parece que un beso te cerrara la boca.
Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía;
Me gustas cuando callas y estás como distante.
(No hables) Livio Ramírez
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.
Déjame que te hable también con tu silencio
(Ven con la boca plena de pájaros y besos.) Livio Ramírez

Ambos versos se emparentan «ven» de Livio, «déjame» en Neruda; contienen la misma fuerza lírica en la «acción», y cuando expresa Neruda «que te hable también con tu silencio». De tal manera, Livio connota y metaforiza ese silencio, agregando «pájaros y besos».

Claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.

En el verso (silencio es de estrella) en Neruda, Livio, expresa (Profundidades de un astro), la metáfora nos remite al lexema “estrella” en el verso de Neruda. Los cambios y sustituciones tanto gramaticales, como figurativas:

TEXTO A
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.
(Rostro forjado en las profundidades de un astro) Livio
Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa basta.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

Texto B
Ven
No hables
No despiertes tu voz de lluvia o música
Ven con tus labios vivos
Ven con la boca plena de pájaros y besos.
Rostro forjado en las profundidades de un astro
Ojos casi imposibles al borde del destello.
Ven solo con tus labios de espuma y de condena.

Cuando el verso indica «No hables», su vinculación inmediata, «me gustas cuando callas». En el primero, Livio lo expresa con mucha fuerza y dolor. Mientras Neruda, lo presenta con ternura. En tal sentido, Livio Ramírez transformó el estilo recreando una contradicción léxica. Significa, sí Neruda refleja el «invierno», Livio enuncia «verano». Por lo que indica, Livio buscó la contrariedad, para desvincularse de las formas poéticas y sintácticas de Neruda; siempre dejando elementos indíciales como ser: «la atmósfera de la dualidad: hombre-mujer».
Aunque la influencia se vuelve evidente en lo anteriormente expresado. Se visualiza el verso siguiente en Livio «Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo». El cuerpo de la mujer y elementos de la naturaleza, conforman los campos semánticos donde gravitan ambos, en el caso que nos ocupa, Livio a través de la poética nerudiana.

Texto A (Neruda).
Poema 8
Abeja blanca zumbas –ebria de miel en mi alma
y te tuerces en lentas espirales de humo.
Soy el desesperado, la palabra sin ecos,
el que lo perdió todo, y el que todo lo tuvo.
Última amarra, cruje en ti mi ansiedad última.
En mi tierra desierta eres tú la última rosa.
¡Ah silenciosa!

Cierra tus ojos profundos. Allí aletea la noche.
Ah desnuda tu cuerpo de estatua temerosa.
Tienes ojos profundos donde la noche alea.
Frescos brazos de flor y regazo de rosa.
Se parecen tus senos a los caracoles blancos.

Texto B (Livio)
Cubierta por mis ojos
duermes sobre la noche.
Yace,
palpita el astro de tu cuerpo:
tendido está el relámpago
fijo,
sin movimiento.
En tus ojos cerrados
se madura la luz.

En cuanto al erotismo, Neruda persiste en la confrontación del juego de cuerpos de los amantes, que se pierden en la noche. Al igual Livio, incrusta en el escenario poético, a los amantes devorándose en el fuego antiguo, convirtiendo a la mujer en relámpago. Neruda, lo contrario, en tierra, noche, en tiempo, en regazo. Estas significaciones no se alejan de los contornos semánticos de la obra poética de Ramírez.

En el aspecto lingüístico, el autor recurre a lenguajes propios de la «connotación metafórica» hasta estructurar un «lenguaje poético». Elabora una simbiosis de «oraciones simples» de habla cotidiana, muchas veces en el «plano de la escritura», característica que se perfila en la obra de Neruda.

Se estructuran oraciones complejas en construcciones de epítetos, y algunas adjetivaciones. Tal influencia se convierte en una imitación rítmico sintáctico y semántico. Se torna desde el punto de vista del tema, o del contenido. La obra de Livio, tiene como paradigma los «actos de habla poética» (Searle); donde la ejecución lingüística son meras intenciones del autor en recrear las realidades del mundo interno, y externo que provienen de la obra nerudiana. Su ocurrencia estética se limitó al desplome estético de no alejarse de la obra del poeta chileno. Esta es la verdadera demarcación estilística de la obra Poética «Descendientes de fuego» de Livio Ramírez, donde se encuentran más indicios y marcas de Pablo Neruda:

«Aquí te amo.
En los oscuros pinos se desenreda el viento.
Fosforece la luna sobre las aguas errantes.
Andan días iguales persiguiéndose
Ésta es la ciudad donde se aman:
un río derrotado
puentes que unen la muerte con la muerte
la bestia de mil caras
cuyo ojo es una llaga que odia al mar
Ultrajados y largos
son sus días
limita aquí el amor con alimañas»

Solo en el primer verso, el verbo «amar», muy semejante. Por lo que en la actualidad de la literatura del siglo XXI; la presencia o montaje de textos sobre otros textos permanece como algo permitido. Un ejemplo «Lo literario tiene función de comunicar y construir una experiencia vivida inseparable de la vida». Es así mismo, que la coherencia de lo literario con lo real, y con el lector hace que el discurso literario se desplace a la mente del receptor, y este sea cómplice del juego creado por el poeta.

«Barthes afirma que la crítica es un discurso sobre otro discurso, un lenguaje segundo, o metalenguaje que se ejerce sobre un lenguaje primero, o lenguaje objeto (el de la obra que se trata de analizar). El carácter estructuralista de la crítica queda de manifiesto cuando Barthes asigna a su tarea un carácter exclusivamente formal, que no consiste en “descubrir” en la obra algo “oculto”, “secreto”, “profundo”, que hubiera pasado inadvertido hasta entonces, sino en “ajustar” el lenguaje que proporciona al crítico su propia época (existencialismo, marxismo, psicoanálisis) y el lenguaje elaborado por el autor en las condiciones que le proporciona su propia época. La crítica no tiene por qué reconstruir el mensaje de la obra» (3).

Por ello, Livio Ramírez ha logrado a cabalidad asociar de forma ambigua y sintáctica la obra de Neruda «Veinte poemas de amor y una canción desesperada». Uno de los principios estéticos comunicativos sobre poesía, es que el lector asuma como propio el contenido del poema. Como lo expresa Umberto Eco (1982) «que el lector es el que termina de crear o de completar la obra literaria». Estos conceptos se asumen con certeza en algunos críticos. No obstante, le resta originalidad a todo autor que actúa con excesos de «intertextualidad y copismo ambiguo». Tendencias a la influencia profunda. Sin embargo, con las comparaciones textuales, se muestran aproximaciones sobre las claves literarias entre la obra poética de Ramírez y la de Neruda:

Texto A
«Cuanto te habrá dolido acostumbrarte a mí,
a mi alma sola y salvaje, a mi nombre que todos ahuyentan».
«Ultrajados y largos
son sus días»
«Limita aquí el amor con alimañas».

La palabra «dolido» en Neruda, y «ultrajados» en Livio, esto muestra las equivalencias sémicas, el otro verso en Neruda «a mi nombre que todos ahuyentan», y Livio «el amor con alimañas», si observa «ahuyentan» con el sustantivo «alimañas» contienen una similitud de contigüidad, porque «alimañas» es «algo repudiable, no agradable», y «ahuyentar» como acción de repudio. Esto permite determinar que Livio de forma inherente y ambigua, contuvo los ecos del poeta Pablo Neruda.

Hemos visto arder tantas veces el lucero besándonos los ojos.
«En tus ojos cerrados se madura la luz» Livio.
y sobre nuestras cabezas destorcerse los crepúsculos en abanicos girantes.
Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
«Yace, palpita el astro de tu cuerpo: tendido está el relámpago» Livio.
«Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihues
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.
Quiero hacer contigo
lo que la primavera hace con los cerezos»

Texto A
«Cubierta por mis ojos
duermes sobre la noche.
Yace,
palpita el astro de tu cuerpo:
tendido está el relámpago
fijo,
sin movimiento.
En tus ojos cerrados
se madura la luz»

Texto B
«Bajo un cerrado mar de alas quebradas,
con un inmenso peso
atado al cuerpo,
yace ese amor.
Ruinas. Amargas ruinas:
destrucciones
que duele ver.
Vencidas,
arrasadas nuestras huellas.
Únicamente en pie,
sobreviviendo:
el árbol del que caen cicatrices»

Todo texto literario incursiona en un parangón intertextual, donde subyace la escritura sobre otra escritura. Aunque no se justifica el fenómeno del «palimpsesto» de Genette (4). En toda obra no se requiere tanto el encuentro de «voces, acentos, tonos, significaciones anteriores», es necesario adquirir la escritura renovada de forma original. Eso siempre vendrá del mismo escritor como creador. En la obra poética de Livio Ramírez, contrario a los planteamientos de las asimilaciones de significantes y de significados, están ligados a la lógica de un «palimpsesto». Aunque exista mucha teoría que justifique copiar o imitar. La obra literaria pervive por la sobrevivencia ontológica del tiempo. Ramírez no queda indemne a la influencia como copresencia textual-escritural de la obra de Neruda.

Queda demostrado aproximadamente que «Descendientes de fuego» se vincula en sus ideologemas y clasemas al mundo nerudiano, y el embate del copismo desmedido que se ha reflejado en la literatura hondureña de hoy (XXI).

Notas:
(1) BARTHES, Roland, 2003, “La muerte del autor”, en Nara Araújo y Teresa Delgado (selec. y apuntes introductorios), Textos de teorías y crítica literarias (del formalismo a los estudios coloniales), México: Universidad de la Habana / UAM-I, pp. 339- 345.

(2) BARTHES, Roland, 2003, “La muerte del autor”, en Nara Araújo y Teresa Delgado (selec. y apuntes introductorios), Textos de teorías y crítica literarias (del formalismo a los estudios coloniales), México: Universidad de la Habana / UAM-I, pp. 339- 345

(3) BARTHES, Roland, 2003, “La muerte del autor”, en Nara Araújo y Teresa Delgado (selec. y apuntes introductorios), Textos de teorías y crítica literarias (del formalismo a los estudios coloniales), México: Universidad de la Habana / UAM-I, pp. 339- 345

(4) Genette, Gérard (1989): Palimpsestos. La literatura en segundo grado, Madrid, Taurus.

 

 

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América