LAS CALLES

MA
/ 15 de noviembre de 2022
/ 12:25 am
Síguenos
01234
LAS CALLES

Más

LAS resurrecciones políticas. “Benjamín Netanyahu, –quien aseguró que volvería– tras imponerse en las elecciones parlamentarias de Israel con sus aliados de extrema derecha, fue designado oficialmente para formar gobierno”. Mientras, otro presidente peruano –allá han caído 4 en los últimos 5 años– en alas de cucaracha. Ahora con una denuncia de traición a la patria, pretenden quitar a Castillo. “La inestabilidad política ha sido la regla en la democracia peruana”. “El híper-presidencialismo peruano es una leyenda cuando no se cuenta con apoyo en el Congreso”. “Formar una coalición opositora de dos tercios del Congreso unicameral y una narrativa que configure la incapacidad moral es suficiente para vacar al presidente”. Y a AMLO le calientan las calles. Tras la multitudinaria marcha en la capital contra el proyecto de reforma electoral impulsado por el gobierno, apareció en sus mañaneras minimizando la movilización. Defendió su iniciativa como algo que busca “transformar y depurar el sistema electoral mexicano”, mientras que críticos y analistas sostienen lo contrario. A continuación, extractos obtenidos en la prensa mexicana: “A las once y cuarto de la mañana –dice un columnista de Excélsior– la Plaza de la República, frente al Monumento a la Revolución, estaba prácticamente llena”.

“A esa misma hora, apenas comenzaban a caminar los manifestantes congregados en los alrededores de la fuente de la Diana Cazadora. Otros, tan lejos como la Estela de Luz, esperaban turno para avanzar”. “Un río rosado de tres kilómetros de largo y 40 metros de ancho apareció ayer domingo sobre la ruta histórica de las protestas en México, la misma que recorrieron los estudiantes en 1968 y tantos mexicanos más, a lo largo del último medio siglo”. “Cada quien sacará sus cuentas, pero no eran menos de 200 mil los ciudadanos que aparecieron espontáneamente en Paseo de la Reforma para defender la existencia del Instituto Nacional Electoral, portando prendas con su color oficial, sin contar a los que caminaron en otras muchas ciudades”. “Mientras, la larga serpiente de indignación serena seguía avanzando”. Leo Zuckerman: “Fui a la marcha de ayer”. “La realidad es que en la Ciudad de México y otras urbes del país salieron miles de mexicanos a protestar en contra de la captura del INE y el Tribunal”. “Creo que los manifestantes de ayer eran fundamentalmente de clase media”. “Una amiga con la que iba marchando me dijo: Te das cuenta que esta es la primera ocasión que en México sale la ciudadanía a defender una institución”. Efectivamente, bajo el lema del “INE no se toca”, la multitud demandaba la permanencia de una institución que no solo resolvió un problema histórico de la política mexicana (el fraude electoral), sino que ha probado una y otra vez que funciona para organizar elecciones limpias donde el ganador es el que recibe más votos”. “Teniendo México tantos problemas que resolver, ¿para qué hacer reformas en donde no hay necesidad de hacerlas porque el sistema funciona?”.

“Pues porque el presidente quiere quedarse con los árbitros”. “No está seguro de poder ganar en 2024 y recurre a la vieja táctica de controlar a las autoridades electorales”. “Fiel a su estilo, a partir de hoy, doblará las apuestas”. “La manifestación de ayer lo calentará más en sus sueños de concentrar el poder”. “No reculará”. “Intentará, a toda costa, pasar su reforma regresiva”. “En este sentido, creo que la marcha servirá más bien para influir en la oposición. Ellos son los que tienen los votos en el Congreso para detener el golpe a la “germinal democracia” que tenemos”. “Vi algunos contingentes de jóvenes, pero pocos. Eso me descorazonó. Sé, porque está comprobado empíricamente, que la juventud le presta poca atención a la política en todo el mundo”. La opinión de otro comentarista: “La multitudinaria marcha de ayer en la Ciudad de México –y las manifestaciones en varias ciudades del país y del extranjero– representa el despertar de la sociedad en defensa de sus instituciones”. Aunque la marcha no fue ni contra el gobierno ni contra Morena, “sino en defensa del Instituto Nacional Electoral, la ineptitud de los propios morenos al tratar de boicotearla hizo que todo mundo se fuera contra ellos”. “¡Cuánto le dolió la marcha de ayer al presidente López Obrador –se pregunta otro analista– y sus más cercanos incondicionales!”. “Para un político que se cree el dueño de las calles y de la verdad, el ver a decenas de miles de personas, de distintos orígenes y formas de pensar, oponerse a una reforma electoral que lo único que busca es concentrar en manos del propio Poder Ejecutivo federal los procesos electorales resultó un desafío inédito”. (“Hay que empezar a apoderarse de las calles –suspira Winston con la frase de Benedetti–. Del cielo. De los Cafés. Del Sol, y lo que es más importante, de la sombra”).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América