La prohibición de subdividir o fraccionar los contratos públicos en la Ley de Contratación del estado

ZV
/ 20 de noviembre de 2022
/ 12:55 am
Síguenos
01234
La prohibición de subdividir o fraccionar los contratos públicos en la Ley de Contratación del estado
La reelección es ilegal

Más

Recuerdo que hace un par de años desarrollaba un taller sobre contratos públicos y sus modalidades, pregunté a los participantes ¿cuál sería la modalidad de compra según las disposiciones presupuestarias, para adquirir suministros valorados por un millón de lempiras?, un participante sonriendo y buscando hacer una pequeña broma, respondió que la modalidad era 4 compras de doscientos cincuenta mil lempiras, esto causó mucha gracia al grupo, ya que la respuesta correcta es la modalidad de Licitación Pública.

En aquel momento hablar de fraccionamiento causó gracia, sin embargo, es uno de los temas más serios en la compra pública, este día nos hemos dado a la tarea de hablar un poco sobre la subdivisión o fraccionamiento de los contratos.

El artículo 25 de la Ley de Contratación del Estado establece que el objeto de la contratación o la ejecución de un proyecto no podrá ser fragmentado, de forma que, mediante la celebración de varios contratos, se eludan o se pretenda eludir los procedimientos de contratación establecidos en esta ley. Quien incumpla comete una falta que tiene como sanción, el despido sin responsabilidad patronal al funcionario que disponga el fraccionamiento ilegal de las contrataciones para omitir los procedimientos de contratación previstos en esta ley. (Art 135 LCE).

En una ocasión una institución determinó que todos los productos de alimentos y bebidas fuesen incluidos en un solo proceso de contratación, quedando en una licitación pública con más de 350 partidas independientes, y productos como la sal, canela, especias, pimienta, que al año representaba un monto total de L. 15,000.00, al incluirlos en la licitación, esperaron un largo proceso para que el área de cocina obtuviera sus insumos.

Del ejemplo anterior, probablemente al realizar previamente un análisis estratégico del objeto de contratación, conociendo las circunstancias relativas al mercado, localización de proveedores, segmentación de microempresas, eficiencia en la contratación pública, podría haberse realizado una adecuada planificación, separando los productos de acuerdo a su propia naturaleza, para la modalidad de licitación, licitación privada, y compra menor, o incluso la contratación directa cuando se tiene un proveedor exclusivo de dicho bien o servicio.

Esto nos lleva al segundo párrafo del artículo 25 de la Ley de Contratación del Estado, que aclara que se entenderá que no existe subdivisión cuando, al planificar la ejecución del proyecto, se hubieren previsto dos o más etapas o secciones específicas y diferenciadas, siempre que la ejecución de cada una de ellas tenga funcionalidad y se encuentre coordinada con las restantes, de modo que se garantice la unidad del proyecto.

Es entonces en la etapa de elaboración del Plan Anual de Compras y Contrataciones, el momento oportuno para programar las adquisiciones de manera que las necesidades se satisfagan en el tiempo preciso, ya que las unidades deberán con suficiente anticipación presentar sus necesidades a la gerencia administrativa y esta programar las compras, como lo establece el artículo 80 del Reglamento de la Ley de Contratación del Estado.

Es importe resaltar que la Ley de Contratación del Estado en su exposición de motivos expresa “La administración no podrá fragmentar las adquisiciones de bienes o servicios, ni la contratación de obras, con el propósito de eludir o variar los procedimientos de selección de contratistas, salvo que la obra admita fraccionamiento y si así conviene a los intereses de la misma administración del Estado”. Se observa una salvedad a esta prohibición.

Al elaborar el plan de adquisiciones, el órgano de contratación está obligado a evidenciar y comprobar que la subdivisión del contrato no está motivada a evadir o eludir una modalidad de contratación, sí no que busca una contratación eficiente y que no encarece los valores de compra, sí la misma se realiza mediante un proceso consolidado, justificación que deberá constar en cada expediente de contratación.

En las disposiciones del presupuesto del año 2022, en el artículo 79 contempla una excepción para aquellos casos en el sector salud, en los cuales se evidencie que el fraccionamiento no se realiza con el propósito de evadir los techos de contratación, requiriendo una opinión favorable por la auditoría interna.

No existe fraccionamiento cuando se compra por catálogo electrónico, ya que es el mecanismo legal y obligatorio de compra. No se está evadiendo el proceso.

Existirán casos únicos y particulares, sin embargo en cada uno deberá evidenciar en el expediente que no se pretende eludir un proceso de contratación como lo establece el artículo 25 de la ley, teniendo presente que la preparación, adjudicación, ejecución y liquidación de los contratos se desarrollará bajo la dirección del órgano responsable de la contratación.

Esperando que la información pueda ser de utilidad.

Que Dios les Bendiga.

Marco Antonio Flores
Abogado Master en Derecho Mercantil y Especialista en Contratos Públicos
Profesor Universitario
marcofloreshonduras@gmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América