El último adiós al mundo perfecto

ZV
/ 21 de noviembre de 2022
/ 12:05 am
Síguenos
01234
El último adiós al mundo perfecto

Más

Por: Otto Martín Wolf

¿Le puedo hacer una recomendación? Este día, ahorita mismo, en cuanto termine de leer, nublado o despejado, mire hacia arriba; los actuales habitantes del planeta somos, quizá, los últimos que podremos contemplarlo en todo su esplendor, lo más cercano posible a como era cuando los primeros humanos caminaron por sus prístinas praderas.

Algo está sucediendo con el clima.

Cierto que las emisiones de autos, fábricas y de todo lo que nos hemos ingeniado para enviar a la atmósfera tienen algo que ver.

Pero, me temo que hay más.

Al igual que muchos científicos sospechan y muchísimos más seguidores de la teoría de la conspiración andan pregonando, otros elementos de los cuales no se tiene certeza, pueden ser la razón más importante para todo el cambio climático.

¿Qué puede estar sucediendo?

Basándome en datos científicos, es posible que obedezca a ciclos de tiempo muy largos y que no se han comprendido del todo.

La última era de hielo, que se inició hace 110 mil años y terminó hace apenas 10 mil, es una de las pruebas científicas irrefutables de que el clima del planeta puede cambiar de manera radical.

Cierto que no sabemos con exactitud qué ocurrió hace esos 110 mil años.

De lo que no hay duda es que terminó hace 10 mil años de manera natural.

Son ciclos de ciento y pico de miles de años?

¿Se trata de eventos normales dentro de la larga historia del planeta en el cual existe vida desde hace unos 4 billones de años?

Pero, “de repente”, hace apenas 110 mil años la tierra se congeló.

Miles, quizá millones de especies desaparecieron y otras tantas cambiaron para adaptarse al nuevo clima.

Es tanto lo que ignoramos que no podemos estar seguros de nada, lo que da paso a teorías fantásticas que no pueden ser refutadas del todo.

Hubo civilizaciones inteligentes antes de la nuestra?

Se autodestruyeron? Fenómenos incontrolables como el que terminó con los dinosaurios, acabaron con ellas?

La actual civilización realmente empezó a desarrollarse al final de la última edad de hielo, hace 10 mil años.

En una escala eterna le tomó muy poco tiempo al ser humano llegar desde las cavernas hasta la exploración del espacio.

Pudo haber sucedido una o varias veces en el pasado?

Como no hay evidencia de esas supuestas civilizaciones perdidas en la eternidad de los tiempos, es fácil inventar.

Sabemos que al menos han ocurrido cinco extinciones masivas, la más reciente fue la de los dinosaurios pero, y si hubo más debido a catástrofes inimaginables?

El clima está cambiando, somos quizá los últimos que podremos ver el cielo, las flores, los mares aún medio limpios, los niños jugueteando y riendo alegremente, la fauna disfrutando de los pocos espacios naturales que le van quedando.

Muchas especies están siendo afectadas, algunas van en camino a la extinción, los arrecifes de coral agonizan en varias partes del planeta, algo fuera del control y la responsabilidad humana está sucediendo.

No quiero decir que las cosas se transformarán de manera inmediata, pero que el cambio se está produciendo es evidente, sus consecuencias no son del todo predecibles o tal vez sí.

No me gusta enviar mensajes pesimistas, lo que realmente deseo es llamar la atención sobre lo bello del mundo actual, las maravillas de que podemos disfrutar y que normalmente nos pasan desapercibidas, a fuerza de darlas por descontado, porque siempre han estado ahí.

Amaneceres, aromas, sabores, sonidos, colores, paisajes, pequeñas y maravillosas formas de vida, carcajadas, silencios, poesías, lecturas profundas y otras sencillas pero bellas, árboles enormes, largas caminatas, bailes rebosantes de juventud innovadora; todo lo que el mundo nos ofrece.

Hoy por hoy podemos estar seguros de que todo eso existe, lo estamos presenciando, disfrutémoslo hasta el máximo, no sabemos si estará mañana.

Las siguientes generaciones se desarrollarán con menos especies, con la Gran Barrera de Arrecifes Australiana reducida a un 15 por ciento de lo que fue, con la calidad del aire disminuida, con menos bosques en todas partes y la selva del Amazonas también diezmada.

Para ellos será lo normal, nunca habrán vivido nuestros tiempos.

Y las demás? Para todas las subsiguientes su realidad será la única que jamás conozcan, los libros de historia serán solo eso, relatos del pasado.

Es posible que seamos la última generación que vea el planeta casi perfecto.

Ese pensamiento nos ordena, se convierte casi en una obligación para con nosotros mismos ver la Tierra en la actualidad, apreciarla, olerla, disfrutarla; ninguno de nuestros descendientes tendrá esa oportunidad, nadie más lo hará.

ottomartinewolf2@gmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América