Mujeres ½

ZV
/ 22 de noviembre de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
Mujeres ½

Más

Por: José María Díaz Castellanos*

Mujer es un ser humano del sexo femenino. Tiene diferencias biológicas con el varón, como la cintura más estrecha, cadera más ancha y pelvis más amplia, sus genitales son diferentes, y sus mamas a diferencia del hombre están desarrolladas. (Wikipedia).

De acuerdo con nuestra Constitución de la República, igual que los hombres, la mujer tiene los mismos derechos civiles y políticos del hombre. Como derechos civiles podemos mencionar: derecho a la vida, identidad, familia, no discriminación, salud, trabajo, a la libre expresión, libre conciencia, tránsito, asociación, reunión, culto, acceso a la justicia, el debido proceso, la presunción de inocencia, seguridad, inviolabilidad del domicilio, propiedad, sexuales y reproductivos, a la información, protección de datos personales, petición, educación, vivienda, agua, al medio ambientare, cultura, discapacidad, etc.

Me llamó la atención este tema después de escuchar una veedora internacional del proceso de selección de magistrados, en el sentido de que en la Corte Suprema de Justicia debe haber por lo menos siete (7) de los quince (15) magistrados.

La primera Constitución de Honduras de 1825 no habla de mujeres sino de hondureños y ciudadanos (Artículo 8); igual redacción las de 1839 (artículo 6), la de 1848 (Artículo 6), con la salvedad de que en esta última aclara que ciudadanos son los padres de familia (Artículo 7). La de 1873, indica que ciudadano son los mayores de 20 años que tengan oficio y los mayores de 18 años que tengan grado literario o casados (Artículo 13). La de 1880 (Marcio Aurelio Soto), establece la igualdad ante la ley (Artículo 10), sin precisar quien en ciudadano; la de 1894 indica que para ser ciudadano hay que ser mayor de 21 años y los mayores de 18 deben estar casados y saber leer y escribir. (Artículo 20); idéntica redacción tiene el artículo 20 de la Constitución de 1906), la de 1924 (Artículo 20), la de 1936 es ciudadano el varón mayor de 21 años (artículo 24). Y llegamos al fin a la primera Constitución que habla de mujeres que es la de Villeda Morales de 1957: “Son ciudadanos todos los hondureños mayores de 18 años, varones y mujeres); esta norma constitucional les da a las mujeres el derecho de elegir y ser electos (artículo 36). Dos años antes, 1955, ya Julio Lozano Díaz, (1954-1955), a quien no lo llamo el dictador, declaró el 25 de mayo Día de la Mujer en Honduras.

El Código Civil de 1906, habla de mujeres: el domicilio de la mujer casada el de su marido (artículo 79, hoy derogado). En el matrimonio establece la fórmula “queréis por esposa o esposo a,) (Artículo 134). También se refiere a la mujer en el adulterio como causa de divorcio (Artículo 143 N° 4). Debemos recodar que el Código Penal de 1906 estaba como eximente de responsabilidad penal encontrar a tu esposa haciendo adulterio. El marido era el representante de la familia o en su defecto la mujer (167). Otras disposiciones sobre la mujer se encuentran en los artículos 186,188, 194, 201,203, 292 (maternidad disputada), en el acta de nacimiento el nombre y el sexo del recién nacido (Artículo 304), lo mismo en la defunción (338).

Jose Trinidad Reyes (11 de junio de 1797-20 de septiembre de 1855), con el seudónimo de Sofía Seyers fue de los primeros defensores de los derechos de las mujeres al abogar por el Derecho a la educación de las mujeres.

Visitacion Padilla Irías fue una maestra de educación y activista femenina. Nació en Talanga el 2 de julio de 1882 y falleció en Comayagüela el 12 de febrero de 1960). A su muerte ya Julio Lozano había declarado Día de la Mujer. El Congreso Nacional anterior la declaró Heroína Nacional.

Sor Juana Inés de la Cruz (1648-1695-mexicana), fue defensora también de los derechos de la mujer en su poema “Hombres necios: “Hombres necios, que acusáis a la mujer sin razón sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis…”.

En un articulo publicado por Diario LA TRIBUNA de Iván Zelaya Medrano titulado “La superioridad de la mujer dice: Y al hacer el análisis de nuestra especie, el ser humano, expresar que el ser superior y más avanzado es la mujer…, que le provea de alimentos, que la mime y cuide. Ella tiene la superioridad para encarnar en sus cerebros los sentimientos de amor y de alegría, que son sentimientos superiores… o que, sí, indiscutible es que sin la mujer nuestra sociedad cargada de hombres, carecerían de amor, espíritu, lucha por la vida, fácilmente nos entregaríamos a la muerte y a la destrucción de nuestras sociedades…”.

Para cerrar esta primera parte finalicemos con Napoleón: “Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo”.

*Catedrático de Derecho UNAH
josemdiazcastellanos@yahoo.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América