PERFILES: Un año en picada

ZV
/ 24 de noviembre de 2022
/ 12:05 am
Síguenos
01234
PERFILES: Un año en picada

Más

Por: Carolina Alduvín

El próximo lunes los liebres y quienes ingenuamente los apoyaron para sacar del gobierno al entonces titular y su camarilla, celebrarán su triunfo en las urnas; conste, solo en el nivel presidencial fue contundente y transparente, como lo atestigua todo el material electoral pendiente de revisión en la bodegas del CNE que, obviamente ya no interesa a muchos, se impusieron las prácticas fraudulentas denunciadas en la elección de diputados y alcaldes. Es oportuno complementar los análisis ya publicados, ahora con mirada de mujer que, según las cifras oficiales del INE, este 2022 somos el 51.3% de la población. El discurso inicial sobre ser la primera en ostentar el cargo y la más votada en la historia, siempre sonó hueco y presuntuoso. Los votos se los prestaron y fueron en repudio al anterior, no por mérito propio.

En los días de la transición, era notable la esperanza entre los grupos feministas que, ilusamente creyeron iban a estar bien respaldadas y, sus aspiraciones, inveteradamente postergadas, tendrían al fin un canal para que sus iniciativas florecieran y fructificaran. Presentaron en la respectiva mesa de trabajo, todo tipo de propuestas, con miras al mejoramiento familiar y comunitario; incluso, hubo un simulacro para priorizar las que prometían cambios más significativos y las mejor encaminadas a subsanar, al menos un poco, las inequidades de todo tipo que se empeñan en reivindicar. Aparentemente estaría a cargo la designada, quien ya voluntariamente había aceptado un papel secundario que, con la alianza se hizo terciario y terminara arrumbada en un espacio supuestamente trinacional llegando a pocos beneficiarios.

La decepción es tal, que ningún grupo que se denomine feminista, la tiene en cuenta o la menciona; lo expresen o no, es además de una vergüenza para todas, el principal obstáculo para que el electorado patriarcal, pueda considerar en lo sucesivo, opción a una de nosotras, en vista del paupérrimo desempeño en el cargo que, tan solo utiliza para tratar de superar su menoscaba autoestima, fotografiándose con las celebridades del patio o con el máximo jerarca de una iglesia cuyos principios desprecia abiertamente, al promover el gobierno de su cónyuge, tanto la ideología de género, como el aborto, la destrucción de la familia y otros valores, en aras de su totalitario proyecto de agudización de la miseria y el culto a la ignorancia.

Los yerros en pocos meses, ya se han enumerado a grandes rasgos en los ámbitos político y económico, cabe complementar con el menosprecio a los sectores educativo, sanitario y ambiental, entre otros, al darse preferencia al rubro de defensa, ni que estuviéramos en guerra, como si con unos cuantos helicópteros, fueran a rechazar a los agentes que vengan a traer a los extraditables que tarde o temprano se cobrarán los injerencistas que, esta vez no les obstaculizaron la llegada al poder, y que maltratan, con un fallido afán de disimular la venia que les concedieron. Todos alcanzamos a ver que el objetivo de los vehículos aéreos todo terreno, son proselitistas, al menos son conscientes de que su supuesta popularidad va en picada, no importa cuánto despilfarren en inventar que conservan lo que ya lavaron con su nepotismo.

Ha pedido al mandamás que le reúna al gabinete -habrase visto mayor confesión de inútil- la costumbre es que ellos “voluntariamente” pongan sus cargos a disposición. Esperamos se acepte la de salud, así nos puede devolver a un buen médico, excelente crítico en oposición y nos salva de un administrador tan inepto como la jefa. Al sector educativo, dele cuanto necesita, al fin y al cabo, adeptos siempre tendrán, nada jala más prosélitos que verse reflejados en la autoridad sin mérito; no importa que, en el largo plazo, le reste adeptos; por si no le han contado, más del 70% de las escuelas están por derrumbarse encima de los educandos, al menos mande a reparar su infraestructura, eso motivará tanto a maestros como a alumnos a dar un poco más de sí, mientras los programas y contenidos vuelven a contemplar habilidades y valores cívicos.

Fomente la reforestación, tanto por seguridad alimentaria familiar y comunitaria, como para proteger la infraestructura, campos de cultivo y las propias comunidades. Ahí hay espacio para su clientela que en realidad esté dispuesta a doblar la espalda por un mejor futuro personal y colectivo, no solo a los que, por haberla engañado con cuatro vivas quieran disfrutar de un despacho climatizado, autos blindados y guaruras como los que tanto están clamando autogolpe.

carolinalduvin46@gmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América