Efectos del cambio climático en la salud física y mental

ZV
/ 25 de noviembre de 2022
/ 12:02 am
Síguenos
01234
Efectos del cambio climático en la salud física y mental

Más

Por: José rolando Sarmiento rosales

El martes 1 de noviembre se celebró el Día Mundial de la Ecología y de los Ecólogos, una fecha que tiene como principal objetivo reconocer no solo a la disciplina científica sino también a aquellos profesionales que buscan desentrañar las relaciones entre los seres vivos y el medio en el que viven. En este aspecto, el clima es esencial ya que forma parte de ese ambiente. Actualmente, el mundo lidia con una triple crisis conformada por el cambio climático, la pérdida de la naturaleza y la biodiversidad, y por la contaminación y los desechos. En ese marco, hay una creciente preocupación por el impacto que estas problemáticas tienen en la salud mental. En Honduras son diversas la formas en que se afecta la salud mental y física de nuestros compatriotas.

Recientemente, investigaciones realizadas bajo el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y sus socios muestran que todo el entorno -desde un clima cambiante hasta el ruido, el aire y la contaminación química- puede afectar el bienestar mental de las personas. Cristina Zucca, quien está a cargo del trabajo sobre contaminación, medio ambiente y salud en el PNUMA, explicó: “Un entorno saludable no solo es un ingrediente clave para el bienestar. La salud de los seres humanos, de los animales, de las plantas, del medio ambiente y los ecosistemas en general están estrechamente vinculados y son interdependientes”. En segundo término, agregó: “Todo esto requiere de la acción a nivel individual y de políticas para crear un ambiente saludable que promueva la salud mental”. Existen cuatro formas en que el cambio climático afecta la salud mental.

1. La contaminación acústica. Un informe realizado en 2022 por especialistas del PNUMA postuló que a medida que las ciudades crecen, la exposición prolongada a los altos niveles de ruido de las carreteras, los ferrocarriles, los aeropuertos y la industria está afectando la salud mental de las personas. ¿De qué forma? Interrumpiendo nada menos que el sueño y el descanso. Asimismo, diversos pronósticos indican que, en Europa, al menos, 22 millones de personas sufren molestias crónicas por el ruido, mientras que otras 6,5 millones se ven afectadas por trastornos del sueño. En estos casos, quienes corren mayor riesgo son los ancianos, las mujeres embarazadas y los trabajadores.

2. Contaminación del aire. Los datos disponibles indican que el 99% de la población mundial respira aire que excede las pautas de la Organización Mundial de la Salud (OMS): se estima que siete millones de personas mueren prematuramente debido a esta situación. Según la OMS, la calidad del aire es uno de los grandes determinantes ambientales, sociales y económicos de la salud mental; por si fuera poco, también puede obstaculizar el desarrollo cognitivo en los niños. Por otro lado, un informe realizado por UNICEF muestra que la exposición a altos niveles de contaminación aérea podría provocar problemas psicológicos y de comportamiento durante la infancia. El trastorno por déficit de atención con hiperactividad, la ansiedad y la depresión son solo algunos ejemplos que citó el organismo.

3. Contaminación química. Si bien son los principales contribuyentes para las economías mundiales, los productos químicos en el medio ambiente generan un problema de salud de dimensión mundial. Por lo tanto, su manejo adecuado es esencial para evitar riesgos en los humanos y también en los ecosistemas. No por nada las investigaciones muestran que uno de cada tres niños tiene niveles de plomo en la sangre que pueden estar asociados con una disminución de la inteligencia, con dificultades en el comportamiento y con serios inconvenientes de aprendizaje.

4. Cambio climático. Un panel intergubernamental promovido por el PNUMA informó los alarmantes impactos en la salud mental que dejan la exposición a altas temperaturas, los eventos climáticos extremos y las pérdidas económicas y sociales relacionadas a esta problemática. La OMS confirmó esta tendencia con un informe realizado meses atrás que mostró las condiciones de depresión, de ansiedad y de estrés que afloran en estos entornos. El informe pide una respuesta acelerada a esta crisis por parte de los gobiernos, incluidos los esfuerzos para abordar sus impactos en el bienestar psicosocial. Los espacios verdes de las ciudades son imprescindibles para reducir la contaminación del aire y para generar espacios de recreación humana.

En Honduras, sobre todo en las grandes ciudades, especialmente de la capital y la industrial San Pedro Sula, circulan cientos de miles de vehículos y funcionan motores que mueven la producción, causando molestos ruidos y contaminación del ambiente, implicando daños al sistema respiratorio de la ciudadanía, con temporadas cuando se llenan las emergencias de los hospitales, más depresión y pérdida de sueño por excesiva contaminación sónica que afectan la salud mental.

jrsarmientohn@hotmail.com

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América