PREVENCION Y SEGURIDAD: La inseguridad requiere trabajo en equipo

ZV
/ 28 de noviembre de 2022
/ 12:01 am
Síguenos
01234
PREVENCION Y SEGURIDAD: La inseguridad requiere trabajo en equipo
La necesidad de neutralizar la infodemia

Más

Por: José Antonio Pereira Ortega*

“Actuar sin pensar es como disparar sin apuntar”
Anónimo

En definitiva, es concluyente que para nadie es cómodo el tener que convivir en estado de incertidumbre y ansiedad, en particular cuando la vida y la integridad física está amenazada por ausencia de seguridad, en especial si la zozobra es producida por la inusual alza de las acciones delictivas que se presenta en la mayoría de los centros urbanos y rurales de la geografía nacional, un hecho que tiene asustada a la población productiva, que al tener un ingreso se vuelven blanco potencial de los oportunistas.

Y es que, las acciones emprendidas por grupos de organizaciones criminales y antisociales, en contra de los ciudadanos de todos los grupos sociales sin distingo de condición social y económica, se han incrementado de manera escandalosa en cuanto a los casos y al hecho que esos actos delictivos han evolucionado en violencia, al grado de matar por cualquier motivo o provocación, como el caso del menor asesinado por no compartir un jugo con su asesino, y es probable que se tome como un hecho aislado en criterio de las autoridades de seguridad e investigación, un procedimiento inaceptable porque se perdió una vida y se confinó el futuro a ese menor y a su familia.

En perspectiva y sin ir más lejos, se puede entonces argumentar que esas disposiciones son motivo de crítica severa e inconformidad, porque es satisfactorio desestimar y no llegar a profundidad el caso, lo cual aumenta el descontento popular porque se trata de una vida, que es el bien jurídico más importante a proteger, y el no honrar ese alto compromiso de las autoridades a todos los niveles, provoca lo contrario, ya que por ello se genera desconfianza, zozobra, miedos individuales y colectivos entre los ciudadanos, reviviendo el clamor popular para exigir respuestas convincentes y mejorar la deteriorada seguridad de las personas y sus bienes, pudiendo inconscientemente convertirse en un bumerang para las autoridades,

Así con este entorno, los diferentes sectores de interacción social y medios de producción, consideran necesario exigir a las autoridades que intervengan y encuentran como salida por el momento la protesta continua exigiendo seguridad para el ciudadano y garantizar la circulación segura por las calles y las áreas públicas tomadas en la actualidad por grupos criminales organizados y los malhechores comunes, que atacan abierta y descaradamente al ciudadano que se desplaza a sus trabajos o a sus empresas que cada día se sienten indefensos y a merced de los antisociales, situación que se ha desbordado incluso hasta sus ambientes familiares y de convivencia vecinal.

Lo anterior hace sentir la necesidad que el Estado en su totalidad, desarrolle planes y tome el liderazgo efectivo con el propósito de obtener el apoyo del pueblo, sociedad civil y empresa privada y consolide el rescate de la situación sin más dilatorias, debe materializar su compromiso constitucional de velar por la seguridad de las personas, como fin supremo de la sociedad y del Estado (Artículo 59 de la Constitución de la República).

En cualquier caso no se trata de culpar a la Policía, pero se hace necesario que las autoridades emprendan sus políticas y planes de manera conjunta con los demás poderes del Estado( Legislativo, Ejecutivo y Judicial) y con el pueblo, con las organizaciones políticas, con la sociedad civil organizada y de la empresa privada, esto es porque la lucha es desigual, y hay que constituir un equipo que pueda enfrentar la inseguridad creciente que viene de décadas atrás, esto no es reciente, se debe equiparar esfuerzos, resulta ineficiente enfrentar a esos criminales organizados de manera desorganizada y con esfuerzos diluidos entre los diferentes actores que son afectados. Bien dice el dicho “juntos somos fuertes” un equipo, una lucha, lo contrario seguirá siendo una debilidad para los buenos y una fortaleza para los malhechores que además de bien organizadas, cuentan con muchas ventajas sobre los operadores de justicia y los órganos de seguridad como ser:
1. Recursos ilimitados sin dar cuenta a nadie.

2. Libertad de acción sin preocuparse por ser condenados por violar los derechos humanos a sus víctimas.

3. No respetan leyes ni la convivencia con los demás.

4. Son autosuficientes, logísticamente fuertes.

5. Muy bien armados.

6. Al no divulgar sus acciones llevan ventajas porque las fuerzas de seguridad anuncian sus intenciones y las publican con detalles en conferencias de prensa.

7. No respetan la vida ni la integridad física de las víctimas.

Esta propuesta exige que se fortalezcan las relaciones de buena voluntad entre todos los sectores, hacer a un lado los pleitos infecundos entre los hondureños, se deben zanjar las diferencias políticas, no promover la división y dejar a un lado las discusiones bizantinas y los protagonismos personales o con propósitos políticos, hacer a un lado el populismo y la demagogia, de seguir así la criminalidad organizada nos va a sacar del país a todos.

Las estrategias y políticas de seguridad recientemente anunciadas para poner en práctica necesitan que se integren los medios y esfuerzos de todos, así serán fuertes pueblo y gobierno.

*Coronel ® japo916@yahoo.es

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América