Don Benjamín: “un voluntario excepcional”

MA
/ 30 de noviembre de 2022
/ 12:09 am
Síguenos
01234
Don Benjamín: “un voluntario excepcional”

Más

Óscar Lanza Rosales

El próximo 5 de diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntario, decretado por la ONU para reconocer y promover la incansable labor de solidaridad de los voluntarios de todo el mundo, que han generado soluciones para los urgentes desafíos del desarrollo y el bien común.

Una fecha especial para recordar a Benjamín Membreño Marín, que en mi libro sobre su biografía: “Las historias y enseñanzas de un emprendedor” nos hemos dado cuenta, que no solo fue un buen ingeniero sanitario, un destacado ministro de Agricultura y un director ejemplar de CCTI y Educrédito, sino que un gran voluntario a tiempo completo y efectivo en dos de los casos siguientes, en que le tocó tener un papel protagónico.
Los Boy Scouts de Honduras: una organización fundada por don Pompilio Ortega, y posteriormente apoyado por el expresidente Rafael López Gutiérrez, pero debido a la revolución de 1924, dejó de funcionar. Es hasta 1950, cuando don Benjamín se hace cargo de su presidencia y funda su segunda etapa, calificada como la época de oro de esta asociación, por su crecimiento y organización de tropas a nivel nacional.

El secreto de don Benjamín fue inspirar confianza y motivación en los jóvenes y sus padres, apoyando y asistiendo a todas las reuniones, campamentos y otros eventos que desarrollaban los scouts. Logró que, a partir de 1952, el gobierno de Gálvez oficializara el escultismo hondureño y que, en 1962 se promulgara la ley para su promoción, a partir de lo cual el escultismo en Honduras inició su desarrollo permanente, desempeñando un papel importante en diversos acontecimientos, como en la guerra entre Honduras y El Salvador de 1969, las elecciones de 1971, y los desastres naturales del huracán Fifí (1974) y el Mitch (1998). En todos estos eventos, los scouts han dado muestra de una entrega total a las personas necesitadas, en los cuales don Benjamín influyó mucho cuando le correspondió dirigirlos, contribuyendo a forjar en ellos ese espíritu de colaboración y solidaridad.

Compañeros de las Américas Honduras-Vermont (CAHV): nació en 1961, como una iniciativa de la Alianza para el Progreso en el gobierno del presidente John Kennedy, para intercambiar ideas y fortalecer la relación -mediante el hermanamiento- entre los estados individuales de Estados Unidos con los estados latinoamericanos.
Honduras se hermanó con el estado de Vermont en 1966, formando el capítulo de CAHV ese año, una organización voluntaria, sin fines de lucro y comprometida a promover una estrecha cooperación y comprensión entre la gente de Vermont y Honduras a través de un intercambio de persona a persona, de información, ideas, habilidades y experiencias. Desde sus inicios fue una institución de mucho beneficio para Honduras, pero a principios de la década de los 80, perdió su dinamismo.

Don Mincho fue el sexto presidente, y todos reconocen que hasta que él ocupó esa posición, fue que esta organización empezó a resurgir. Según ellos, todos los proyectos fueron gracias a don Benjamín. Por ejemplo aprovechando la disponibilidad de los mejores músicos de Vermont, logró formar con cuatro campamentos musicales anuales (1987-1990) en Siguatepeque la primera Orquesta Sinfónica de Honduras; estableció un Programa de Intercambio Estudiantil, para que jóvenes de Vermont vinieran por dos semanas en verano para conocer nuestra cultura y principales bellezas naturales, además de practicar español y enseñar inglés; se otorgaron cerca de mil becas para la capacitación de microempresarios hondureños, de preferencia rurales, para visitar a sus similares en Vermont y aprendieran a administrar mejor sus negocios, bajo el lema “aprender haciendo”; un Programa de Desarrollo Rural Integral en Sabanagrande para productores agrícolas; un Programa de Educación Especial para niños con discapacidades, por medio del cual se elaboró un plan y se preparó una ley en ese campo, capacitando a maestros y padres de familia en el tema; y el entrenamiento de bomberos hondureños para atender los desastres naturales, que dio origen, a lo que hoy es Copeco.
En 1986, CAHV declaró a don Benjamín entre los Voluntarios del Año, junto a dos estadounidenses, quienes en un informe lo calificaban como “un líder visionario y un importante enlace entre CAHV con las instituciones gubernamentales y otras organizaciones del país”.

Y como voluntario también fue fundador y primer presidente de la muy conocida Asociación Nacional de Industriales (ANDI) y del Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPS) Juan Manuel Gálvez, un centro de pensamiento (en inglés Think Tank) para formar líderes políticos y elaborar planes de desarrollo.
¡Así que don Mincho también fue un voluntario excepcional para servir a sus compatriotas!

olanza15@hotmail.com

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América