Sin avances en prevención en el Día Internacional de los Derechos Humanos

ZV
/ 15 de diciembre de 2022
/ 12:05 am
Síguenos
01234
Sin avances en prevención en el Día Internacional de los Derechos Humanos

Más

Por: Ángela Marieta Sosa*

¿Realmente los derechos humanos han progresado desde la Declaración Universal de los mismos?, si así fuese la observancia del cumplimiento de aquellos reconocidos por cada Estado sería una prioridad ineludible, pero no lo es, contrario sensu, ha sido un tema relegado constantemente, pero utilizado convenientemente en las prácticas demagógicas políticas.

Históricamente los sistemas de protección de los derechos fundamentales fueron creados dentro de un enfoque primordialmente reactivo, es decir, debe existir una violación a los DH, para que se activen los organismos nacionales e internacionales competentes en protección, lo cual es válido y legítimo, sin embargo, esta situación parece no mejorar y lejos de disminuir los índices de violaciones a DH, estos aumentan en el mundo, constituyéndose lo que yo llamo “un círculo vicioso”, es decir necesitamos vivir con cáncer para que la medicina se continúe produciendo y vendiendo.

Según datos publicados por Amnistía Internacional, el número estimado de personas en situación de pobreza en América Latina el año pasado siguió siendo 14 millones mayor que antes de la pandemia. Esta cifra supera la de la población de Bolivia. Adicionalmente, el número de personas en situación de pobreza extrema aumentó en 16 millones con respecto a 2019 (Cepal).

Jamaica siguió siendo el país más violento de América Latina y el Caribe el año pasado (con una tasa de homicidios de 49,4 por cada 100,000 habitantes), seguido de Venezuela (40,9) y Honduras (38,6). (Insight Crime).

Con 252 homicidios registrados el año pasado, lo que suponía el 68% del total mundial de 358 homicidios, América Latina y el Caribe fue la región más mortífera del mundo para quienes defendían los derechos humanos. Colombia siguió siendo el país más letal para los defensores de los derechos humanos, habiendo registrado 138 homicidios, seguido de México y Brasil (Front Line Defenders).

¿Entonces?, como decimos en Honduras, “sigue el maíz a peso”; es evidente la necesidad de trabajar en prevención, para disminuir la reactividad justificada en materia de DH, educar, transformar pensamientos anclados exclusivamente a la tragedia humana y transitar a una filosofía de los derechos humanos que retorne la esperanza de vivir con dignidad y en paz en el hogar, la escuela, la comunidad y la sociedad, debería ser una prioridad, que indiscutiblemente aumentaría la credibilidad tan desgastada en este rubro.

Para la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) uno de los propósitos de la Carta de las Naciones Unidas es mantener la paz y la seguridad internacional. La violencia y los conflictos socavan el desarrollo sostenible. Las violaciones de los derechos humanos son una causa primordial de los conflictos y la inseguridad, los que, a su vez, resultan invariablemente en nuevas violaciones de los derechos humanos. Es así como las acciones para proteger y promover los derechos humanos cuentan con poderes preventivos inherentes, mientras que los enfoques basados en los derechos en materia de paz y seguridad aportan esta potencia a los esfuerzos para lograr una paz sostenible.

La creación oficial del Día de los Derechos Humanos se produjo en 1950, en virtud de la Resolución 423 (V) de la Asamblea General de Naciones Unidas, en la cual se invitó a todos los estados y organizaciones interesados a que adoptaran el 10 de diciembre como Día Internacional de los Derechos Humanos.

Cuando la Asamblea General aprobó la Declaración, la proclamó como “norma común de conducta para todos los pueblos y naciones”, hacia la cual los individuos y las sociedades debían “esforzarse por adoptar medidas progresivas, nacionales e internacionales, a fin de lograr su reconocimiento y observancia universales y efectivos”.

Quizá en el algún momento se celebre el Día Internacional de los Derechos Humanos, más por su progresividad en prevención que por la protección necesaria ante las violaciones estructurales, directas e indirectas que sufren las poblaciones de los estados parte. Es menester que la humanidad aspire a mejores condiciones de vida y paz.

*Especialista en derechos humanos.

asosaveroy@gmail.com

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América