Mario Urquía, presidente Junta Nominadora-CSJ: “No hay mano peluda”

ZV
/ 17 de diciembre de 2022
/ 12:47 am
Síguenos
01234
Mario Urquía, presidente Junta Nominadora-CSJ: “No hay mano peluda”

Más

Hijo de un alcalde liberal desterrado por el golpe de Estado de 1963, Mario Urquía preside la Junta Nominadora de los candidatos para la futura CSJ. Es él y sus compañeros los responsables del tipo de magistrados que resulten de este proceso del que todo mundo opina pero que nadie sabe con certeza cómo va a terminar una vez que el listado de los nominados llegue al Congreso. “Nuestra misión es escoger a los más idóneos”, ataja este abogado sampedrano y exjuez por 17 años. Precisamente, como conocedor al dedillo del Poder Judicial, Urquía urge de una reforma integral, comenzando por los jueces supremos, para que la impartición de justicia deje de ser un botín. Alienta, asimismo, a los postulados a no perder la fe en el proceso de evaluación asegurándoles que se llevaba a cabo sin sectarismo. ¿No hay mano peluda en este proceso?, le pregunto. Se mira las manos y responde: “Tenemos las manos peludas, pero porque somos de Santa Bárbara”, seguidamente, lanza una carcajada al viento frío que sopla fuerte una mañana cualquiera de diciembre en uno de los edificios nuevos de la UNAH, donde la junta atiende a puertas abiertas.

Pocas veces se valora este tipo de trabajo, ¿lo pensó para aceptar?
Bueno, toda mi vida he sido un luchador social, político, gremial, hemos dado una lucha al interior del gremio por precisamente mejorar el sistema de justicia nuestro, caracterizado por su falta de credibilidad frente a la población hondureña, así que para mí más bien fue un reto nuevo y un honor.

¿Ustedes tienen un salario por este trabajo?
No. Tenemos un presupuesto para logística, alimentación, movilización, pero no recibimos un salario.
Desde un principio se cuestionó su afinidad con el partido de gobierno (Libre), ¿es cierta su militancia?
Mire, yo siempre he tenido claro mi definición política-ideológica, nunca la he escondido, pero aquí en la Junta Nominadora tengo un compromiso con Honduras que va muchísimo más allá de intereses particulares, gremiales o partidarios.

¿A qué aspira desde este cargo?
A dar una modesta contribución para que se pueda rescatar el sistema de justicia hondureño, es un primer paso para tener una Corte Suprema de nuevo tipo como digo yo, identificada con la independencia, no solo jugar el papel tradicional de juzgar y ejecutar lo juzgado, de garantizar la reducción de la mora judicial, la impunidad, sino, una Corte Suprema más activa en función de los reclamos de toda la sociedad.

¿En qué se diferencia esta junta de las anteriores?
En primer lugar, contamos con una nueva legislación, hay equidad de género entre los miembros, la escongencia ha sido más transparente y lo mejor es que nadie ha necesitado padrino para postularse. Algo importantísimo, también, es que las reglas del juego son claras y la evaluación es objetiva con máxima publicidad.

Muchos creen que ustedes ya traen línea para hacer el listado, ¿qué responde?
Mire, no podemos ser ingenuos y decir que en este proceso está ausente la actividad política, pero hemos desarrollado nuestra actividad de manera autónoma e independiente y aunque nosotros tengamos conocidos en el gremio o que consideremos que pueda desempeñar ese papel, es el proceso y la misma actitud del participante el que puede determinar si sigue o no.

¿Van amigos suyos en esos listados?
Muchos y muchos también se han quedado, porque nosotros no nos fijamos en esa filiación política.

Si los mejores evaluados pertenecen a un mismo partido, ¿van a respetarlo?
Sin duda, nuestro papel es presentar una lista con los candidatos más idóneos, independientemente a qué partido pertenezcan y que el Congreso tenga la certeza de cualquiera que escoja será un buen magistrado.

¿Ha recibido alguna llamada de estos famosos líderes que controlan los partidos abogando por algún candidato?
No.

¿Qué tan objetivas son las pruebas a los candidatos?
Son pruebas simples, de acuerdo al perfil del magistrado, estamos hablando, que sea apto para el desempeño del cargo, no estamos diciendo para toda actividad humana y la prueba escrita de conocimiento, eso le indica a usted de que no ha habido ninguna injerencia de carácter político.

¿Qué criterios van a tomar para el proceso de tachas y denuncias?
Vamos a valorar si esa denuncia tiene un sustento, porque no se trata de venir a denunciar solo por dañar a alguien.

Muchos creen que de nada sirve el trabajo de ustedes si en el Congreso ya está arreglado todo, ¿cuál es su expectativa?
Como le decía, el papel de nosotros es que el listado que llegue ahí sean los más idóneos, que vayan a cumplir el papel que la sociedad hondureña reclama.

Antes, el partido que ganaba elegía cinco y cuatro el que perdía, ¿no era mejor así?

Habría que ver los resultados y hasta el momento lo que ha ocurrido es que el Poder Judicial ha venido perdiendo mucho la credibilidad, hubo avances, pero es necesario que el Poder Judicial no siga siendo un botín, que no sea cómplice de golpes de Estado ni de reelecciones ilegales ni que guarde silencio.

¿Cree que los diputados respeten el listado que manden ustedes?
La ley dice que el Congreso debe elegir dentro del listado que la Junta Nominadora les envíe y por ahora no hay razón de pensar lo contrario.

¿En qué fallaron las cortes anteriores?
Como le decía, hay cosas positivas de las tres cortes anteriores, pero no se trata solo de administrar personal, archivos, edificios, y esas cortes no han garantizado el principio de legalidad y se dieron cosas como la reelección, el golpe de Estado, que fueron atentados a la democracia, guardaron silencio o han sido cómplices. Yo tengo estudios de maestría, tengo estudios de especialización en la escuela judicial de España pero eran otros los que pasaban.

¿Cómo puede la junta evaluar a notarios si no son notarios?
Casi todos somos abogados pero de lo que se trata es que representamos un corte transversal de los diferentes sectores de la sociedad, esto permite tener una visión integral de cuál es la necesidad que tiene la sociedad en cuanto al sistema de justicia.

Acaban de introducir una reforma para eliminar el requisito de notario, ¿aplica para este proceso?

No, eso serán para el siguiente, pero veo bien la reforma porque permitiría un universo mucho más grande de abogados que puedan participar porque actualmente se quedaron fuera alrededor de 30 mil abogados por no ser notarios.

¿Han sentido apoyo de la sociedad?
En general, estamos muy satisfechos, creo que la gran mayoría apoya el trabajo de la Junta Nominadora, desde luego que siempre habrá cuestionamientos porque estamos desarrollando un proceso crucial en la historia de Honduras y un proceso de selección implica que muchos quedarán en el camino y eso genera polémica.

¿Cuándo es el próximo corte del listado?
Ahora vamos a entrar a un tercer corte, estamos concluyendo la etapa de investigación socioeconómica y patrimonial, que se complementa con la información que hemos solicitado a diferentes instituciones del Estado, luego vendrán las tachas y denuncias, probablemente, ahí, va a haber otro corte y, finalmente, las entrevistas.

¿Cuándo esperan entregar el listado al Congreso?
En enero.

Hay mucha “canillera” entre los candidatos por temor a que una mano peluda los deje afuera, ¿los puede tranquilizar?
Bueno, en el proceso no hay ni va a haber mano peluda, solo que nosotros (se queda viendo las manos y se ríe) tenemos las manos peludas pero porque somos de Santa Bárbara.

Muchos están hasta con pastillas…

Es normal que haya ansiedad sobre todo en las personas que tengan compromisos particulares, los demás deben tener la seguridad de que la evaluación va a ser objetiva conforme a la matriz de evaluación y que, si hay 45 o más, van ir en ese listado.

¿Qué pasó con los que pidieron revisión?
Se les dio revisión a 21 postulantes y pudieron comprobar de que no había ningún error, uno de ellos volvió a contestar una pregunta y ganó dos puntos más, tenía 79 y alcanzó 81%.

¿Qué tan fáciles eran esas preguntas como dicen?
Fueron preguntas elaboradas con la idea de evaluar conocimiento técnico sobre las cuestiones básicas que un magistrado debe manejar y que todo litigante debe manejar, no sé si sería fácil o difícil, pero eran 816 preguntas no capciosas.

¿Usted litigó?
Claro, mi trabajo ha sido entre lo privado y lo público, estuve trabajando como juez de Letras durante 17 años, actualmente soy el procurador general de la municipalidad de San Pedro Sula.

¿Es sampedrano?
Nací en San Pedro Sula, pero mi familia es originaria de Trinidad, Santa Bárbara, de donde emigró porque mi padre era alcalde cuando el golpe militar de 1963, fue perseguido y hasta guardó prisión.

ÉL ES…
Mario Roberto Urquía Fajardo nació en San Pedro Sula en septiembre de 1965. Hizo estudios primarios en la Escuela Miguel Paz Barahona y secundarios en el Instituto José Trinidad Reyes de esa ciudad. Se graduó de abogado de la UNAH con estudios de posgrado en España. Laboró por 17 años en el Poder Judicial de donde se retiró inconforme por la corrupción imperante. Actualmente es procurador general de la Alcaldía de San Pedro Sula.

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América