SIN FIARTE DEL MAÑANA…

MA
/ 21 de diciembre de 2022
/ 12:25 am
Síguenos
01234
SIN FIARTE DEL MAÑANA…

Más

ANTES que nos agarre la Nochebuena mejor salimos de los mensajes recibidos del colectivo a los últimos editoriales. Una amiga abogada: “Carpe diem, quam minimum credula postero” (en cristiano: Aprovecha el día, sin fiarte para nada del mañana). Un empresario y político sampedrano: “En medio del ajetreo a buscar la paz interior; así como el tamal dentro de la tusa o envoltura, se encuentra el calor y sabor navideño”. La doctora amiga: “A pesar de lo ajetreado de mi diario vivir en este momento, siempre busco un momento para leer sus editoriales”. “Tendré que confesar, me fascinan, con algunos, lloro, con otros, río, los amo, ya que despiertan cada neurona y me lleva a un país como el de Alicia”. “Saludos a Winston y al señor Sisimite”. Una vieja amiga: “Me encanta, no sabe cuánto disfruto su buena pluma y qué rico leer y no parar porque es entretenido”. “Lo saboreo con una buena taza humeante de café negro hondureño”.

Otro lector: “Estos días de recogimiento espiritual más nos vale ir recuperando la gracia de la humildad que muchos hemos perdido”. “Encontrar el camino de la fe para llegar a la luz, son tareas inmensas que tenemos que alcanzar”. Definitivamente “no debemos llevar una modesta navaja a una pelea que se debe hacer con espadas”. “Hay que estar siempre a la altura”. “Ya que estamos librando una batalla contra nuestro propio entendimiento hay que derrotarlo y darle paso a una forma de pensamiento más depurada y alejada de los vicios del pasado”. “Entendiendo que si por alguna razón hemos caído en un agujero no debemos seguir cavando hacia abajo”. Una lectora: “Es bueno decirle que con su pluma literaria hasta en buen médico se convierte, contribuyendo con sus escritos a nuestra recuperación afectada misteriosamente por el COVID”. “Leerlo es medicina para nuestra salud mental y eso conlleva a nuestra salud física”. “El aislamiento es menos duro acompañado de una buena lectura”. Otro mensaje: “Así es, nos sabe trasladar de un sitio a otro con elegancia y deleite”. “Justo y necesario ese respiro a guayaba fresca”. Otra colaboración: “Belleza de editorial, sin Dios no somos nada y su cierre es reafirmación de fe”. “Yo acabo de salir de mi zoom de todos los lunes junto a un grupo maravilloso y selecto de buenas personas que tenemos de estar unidos en oración continua”. “Nacimos en 2020, abril, en plena pandemia”. “Brillantes profesionales en su mayoría abogados que sabemos que sin Dios no somos nada”. Otra opinión: “Es un extraordinario editorial; estoy aprendiendo mucho y la metodología aplicada nos genera una gran enseñanza y deseo de leer más para nuestro pobre hábito de hacerlo”. “Lo felicito y gracias por el enriquecimiento cultural y espiritual”. “Más bien que concientiza”. “En este diciembre relacionamos sobre las costumbres que se van perdiendo, que tristemente nos las vemos con nostalgia”. “Ahora estas donde ya nadie quiere preparar la pierna, el pavo o los tamales sino comprarlos entre la praxis y la pérdida de costumbres que daban valor de unidad”.

Otro mensaje: “Qué bonito editorial para este día que pesa tanto en mis sentimientos”. Se acaban de cumplir 4 años del fallecimiento de mi apá”. “Su editorial es para un amable público que se cultiva y que tiene, al menos, la curiosidad por aprender”. “Ciertamente toca la fiebre espiritual y estoy convencido que lo que necesitamos, además del sentido de pertenencia y de creer en algo es fundamentalmente ablandar nuestros corazones, escucharnos y ser tolerantes, al tiempo que cada día es necesario profundizar nuestra fe”. Otro lector: “Qué hermoso tejido de historia, poesía y reflexión; los selectos comentarios para colorear estos paisajes con los que construye la libertad y enriquece el acervo de sus lectores”. Otra contribución: “Máximo Gómez era bisabuelo de Tethey de Martínez; y lo sé porque también lo fue de mi consuegra Aixa Gómez de Zelaya”. “Veo que de todo su colectivo están surgiendo poetas y poetisas, inspirados por sus escritos poéticos y aleccionadores”. (“El recuerdo, como una vela –escuchó el Sisimite decir a Charles Dickens– brilla más en Navidad”. “La Navidad comienza en el corazón de Dios, –Winston escuchó decir en algún lado– y solo está completa, cuando llega al corazón del hombre”).

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América