Solidaridad para con los empleados de Hondutel

MA
/ 21 de diciembre de 2022
/ 12:08 am
Síguenos
01234
Solidaridad para con los empleados de Hondutel

Más

Carlos Medrano

En pasadas décadas trabajar en la Empresa Hondureña de Telecomunicaciones era uno de los lugares más codiciados, los empleados tenían prebendas a granel, viajaban a todos los lugares del mundo a capacitarse en telecomunicaciones y ganaban jugosos salarios.
Su sindicato era uno de los más poderosos y doblegaban al más pintado de los gerentes que llegaban al calor de la política y por las botas militares que manejaban a la institución, con la famosa excusa que era una empresa estratégica y de seguridad nacional.
Sus gerentes y directores tenían dietas, viáticos extraordinarios, canonjías de todo tipo, inclusive tenían la potestad de poner a sus amantes con jugosos salarios, amigos y familiares, sin tener ninguna oposición ni cuestionamiento.

Los gobiernos extraían las utilidades de Hondutel y no lo reinvirtieron en nueva tecnología, no tuvieron la visión de invertir en una telefonía celular que pudo ser la pionera en Honduras, además de modernizar a la empresa que fue quedándose vieja, gorda, fea y anticuada.
La planilla fue creciendo, los derechos aumentando, la corrupción galopante comprando y vendiendo cobre, repuestos, gastos operativos sin casi ningún control, hasta que se hizo insostenible la planilla y los beneficios adicionales.
El tráfico gris que era muy rentable en su época se expandió creando nuevos ricos y haciendo sucumbir a la mayoría de exgerentes que tentados por el dinero fácil se rindieron y permitieron que la empresa fuese hundiéndose día a día.

Muchos gerentes llegaron a saquear las ya golpeadas finanzas de la telefónica estatal, se vieron involucrados en escándalos internacionales como Latin Node y provocaron sendas demandas por malos procedimientos representando una quiebra técnica en la organización.
En medio de esta “feria” de corrupción, los empleados quedaron desprotegidos, Hondutel hoy no puede hacerle frente a sus compromisos y por si fuera poco y para rematar, el gobierno pone a personas incompetentes a gerenciar un barco a punto de naufragar.

Carlos Montoya, actual gerente, con mucho respeto para el expresidente del Congreso Nacional, no sabe ni papa de la tecnología móvil y se ha enfrascado en una guerra interna entre sindicalistas, dividiendo aun más a la empresa que necesita del esfuerzo unido de todos sus empleados.
El Congreso Nacional aprobó más de 300 millones de lempiras para el pago de los desesperados empleados que tienen más de 5 meses de no recibir salario, pero eso solo servirá para paliar las necesidades inmediatas de los atribulados sindicalistas.

El gobierno deviene en la necesidad de tomar una decisión contundente con Hondutel, o vende a la empresa y se queda con una “tajadita” del pastel o la rescata y la única manera de sacarla a flote es invirtiendo una millonaria cantidad de dólares para competir en la telefonía inalámbrica o celular.
Con una senda desventaja, Hondutel deberá despedir a todos los burócratas y personal supernumerario que no lo ocupa para operar científicamente en un mercado cada vez más competitivo y dinámico y crear una filosofía de servicio amigable con el cliente.

Hoy les pagarán a los trabajadores de Hondutel, pero esto será “pan para hoy y hambre para mañana”, pues de aquí a unos meses seguiremos con la misma historia, empleados en las calles por falta de pago, quemando llantas y cerrando sus oficinas porque simple y sencillamente no podrán pagar la planilla.
Dejen de botar el dinero y tomen una decisión política contundente en relación con Hondutel, los empleados de esa noble empresa no merecen aguantar hambre por su falta de decisión.

Periodista

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América