Centenario de Titina de Rodríguez Williams, 1922-2022

ZV
/ 24 de diciembre de 2022
/ 12:06 am
Síguenos
01234
Centenario de Titina de Rodríguez Williams, 1922-2022
Vicente Mejía Colindres a Carías Andino: “DESEO QUE EN ESTE CARGO SEAS MENOS INFORTUNADO QUE YO”

Más

Ismael Zepeda Ordóñez

La memoria histórica constituye uno de los aspectos sobresalientes de las sociedades, y un elemento constitutivo de la identidad local y nacional. Y en esa construcción de la memoria los individuos que asumen un compromiso por fortalecer los valores, las tradiciones y la divulgación generacional se hacen sentir durante su vida y sobre todo cuando están ausentes se hacen necesarios en la colectividad. En ese contexto la figura de María Cristina Mendoza Lupiac, hija de Liberato Mendoza y Ana Rosa Lupiac Lagos, es un referente en la historia contemporánea de la ciudad de Choluteca. Conocida por sus familiares como “Titina” es un símbolo de la tradición y los valores cholutecanos. Hoy que conmemoramos el primer centenario de su nacimiento, 1922-2022, compartimos una visión de la familia Mendoza Lupiac y de los Rodríguez Williams.

Liberato Mendoza, 1884-1965, político, ganadero e influyente hombre de opinión, fue hijo de doña Jesús Mendoza, de la aldea El Mal Paso, Orocuina. Bautizado por el presbítero Juan Rodríguez Pinel, párroco de la iglesia de Choluteca, actuando en calidad de padrinos él mismo padre Juan y José María Mendoza, tío. Su padre, ¡irónico!, se llamaba Jesús Espino Santos, secretario municipal de Choluteca en varios años, además, fue gobernador político y militar, junto a su hermano Francisco. Los hermanos Espino Santos destacados militares en la carrera militar y política del general Vicente Williams Domínguez, natural de El Corpus, hijo del galés David Williams Hinckel y de María Josefa Domínguez Alegría, hija del soldado de fortuna General Vicente Domínguez, quien, en su proyecto por desestabilizar el gobierno de Honduras en 1832, fue capturado y fusilado un 16 de septiembre de ese mismo año en Comayagua, tras su campaña militar que conmovió el país, particularmente en Trujillo y Opoteca. Domínguez apoyado por los garífunas en ese puerto, motivó que el General Morazán, presidente de la República Federal, ordenará al ministro General Santos Bardales y a los oficiales de Honduras, entre ellos a Francisco Ferrera, que expulsaran de Trujillo a los llamados caribes o morenos hacia Roatán, Belize y La Mosquitia. La campaña militar del coronel Vicente Domínguez M, debe entenderse en el contexto de la crisis de la República Federal ante la iniciativa del salvadoreño Manuel José Arce de retornar al gobierno federal. El lema de Domínguez era DIOS, UNION, LIBERTAD Y ORDEN. Por otro lado, años más tarde, don David Williams en su carácter de Comandante Local del Distrito de El Corpus apoyó la reelección del Capitán General Santos Guardiola para un tercer periodo presidencial en 1861 (La Gaceta, Tomo 4. Número 24, Comayagua, julio 10 de 1861, p,4). Williams, firmante entre los vecinos de El Corpus de una solicitud al gobierno para terminar el frontispicio y las torres de la iglesia parroquial y los que contribuyan con el trabajo sean excepcionados para formar parte de un batallón de milicias,1861. Los Williams llegaron al mineral de El Corpus en esa búsqueda del imaginario de la ilusión y riqueza minera. La carrera política y militar de Vicente Williams Domínguez se inicia durante el gobierno del doctor Céleo Arias, que le otorgó el grado de Capitán y jefe de guarnición de Choluteca, 1872. Los hermanos Espino Santos alcanzaron grados militares de coroneles del ejército hondureño y cargos administrativos en la municipalidad y gobernación política de Choluteca. Liberato Mendoza, estudió Teneduría de Libros en el Colegio El Porvenir de Tegucigalpa, se desempeñó como administrador de la Sucursal de la Casa Siercke en Comayagüela. En su juventud fue militante antiimperialista, firmó la carta de la Liga Defensa Nacional en 1913 contra el tratado Bryam-Chamorro entre EE. UU. y Nicaragua para instalar una base naval en el Golfo de Fonseca afectando los intereses de Honduras y El Salvador, y un canal interoceánico en Nicaragua comprometiendo los derechos de Costa Rica sobre el río San Juan. Participó en las marchas antimperialistas convocados para el domingo 13 de abril de 1913 en Tegucigalpa y Comayagüela. Jornadas antiimperialistas que aglutinaron más de diez mil personas y sentidos discursos contra la presencia yanki en Centroamérica. Su militancia antiimperialista y trabajar para los alemanes Ernesto y Francisco Siercke y su simpatía por el II Reich, lo marcaron en la lista negra del Departamento de Estado de EE. UU. Casado con Ana Rosa Lupiac Lagos el 8 de junio de 1916. Ana Rosa, San Marcos de Colón, 1896-1986, hija de Juan Lupiac y Mercedes Lagos Verde. Las señoritas Dolores y Mercedes Portillo, tutoras de Ana Rosa en la ciudad de Choluteca y administradoras de los fondos de la iglesia parroquial durante muchos años, autorizaron su casamiento. Los padrinos de boda fueron David Villalobos, Lisandro Flores y Francisco Rodríguez Amaya, y los testigos Francisco Espino y Justo Abarca Reales. Ingresó a la política bajo la tutela de Abraham Williams Calderón. Diputado por varios periodos. Liberato fue miembro de la Junta Directiva de la Reconstrucción después de las inundaciones de 1932. Socio del Banco del Comercio, junto a Froylán Turcios, Francisco Bertrand, Miguel Brooks, entre otros. Del matrimonio Mendoza Lupiac, destacamos a María Cristina, llamada familiarmente como “Titina”, en ocasión del primer centenario de su nacimiento, 1922-2022. María Cristina Mendoza Lupiac, maestra de educación primaria, empresaria y mujer de solidaridad humana más allá de toda prueba. Novia eterna de los estudiantes del Instituto José Cecilio del Valle. Socia fundadora de varias instituciones de beneficencia. Casada con Francisco Rafael Rodríguez Williams, hijo del político y agroindustrial Francisco Rodríguez Amaya, hijo de Pablo Rodríguez y Herlinda Amaya, y Adriana Williams Calderón, hija del General Vicente Williams Domínguez y María de Jesús Calderón Guevara. La familia Williams Calderón tuvo una descendencia marcada por el drama y la tragedia de las guerras civiles entre 1893-1923. Para el próximo año 2023 se estará cumpliendo el primer centenario del asesinato del Doctor en Farmacia, graduado en la Universidad de El Salvador, y General del Ejercito de Honduras, Emilio Williams Calderón. El párroco Bruno Padilla Matus, 1888-1926, pronunció un conmovedor panegírico en su misa de cuerpo presente, ante miles de amigos, familiares y correligionarios. Don Francisco Rodríguez Amaya vinculado a los sacerdotes Jesús y Juan, así como a los doctores en medicina Lino y Francisco de Jesús, graduados en la Universidad de Guatemala, quienes solicitaron a la municipalidad de Tegucigalpa un permiso para instalar un hospital en 1874, y les rechazaron la petición. Fueron médicos de la guarnición militar de Choluteca por muchos años. Vivieron los Rodríguez en una elegante casa situada hoy en día en la esquina norte de la iglesia catedral. Al morir el presbítero Juan Rodríguez, párroco, terrateniente y político, fue enterrado en 1904 en la iglesia parroquial, previo a una limosna de mil pesos para ser invertidos en los trabajos del agua potable de la ciudad. En la reciente remodelación del piso de la iglesia catedral fue ocultada la lápida del padre Juan, un hombre de Dios y emprendedor en la construcción de la iglesia consagrada a la Inmaculada Concepción de María.

María Cristina nació en la ciudad de Choluteca, un 26 de noviembre de 1922, bautizada en ceremonia religiosa presidida por el presbítero Bruno Padilla y la asistencia de los padrinos Sergio Salinas y Mercedes Portillo. Caracterizada por ser la memoria de su familia, y de manera especial una mujer orgullosa de ser cholutecana. Era una voz con mucha identidad chorotega, exponía las raíces con un orgullo que trasmitía los valores y tradiciones de su familia, de su querida Choluteca y de la región sureña. Hoy que conmemoramos el primer aniversario de su nacimiento, expresamos nuestra admiración por esa mujer de una memoria histórica de todo lo que representa ser un Choluteca. No importa que ninguna institución social o educativa lleve su nombre, pero su trayectoria familiar y social, su valor capital como un ejemplo de madre, empresaria y ciudadana nos permite contemplar en su primer centenario de nacimiento su trascendencia en el tiempo. Desde muy joven contribuyó en el Comité Pro Reconstrucción del Altar Mayor de la iglesia, junto a varias señoras, entre ellas Angelina Williams de Sánchez, Lucia de Siercke, y Placidia de Ramos. Ella era la Secretaria del Comité, siendo párroco Luis Carlos Giromini Herrera, 1906-1972. Reina de los estudiantes del instituto José Cecilio del Valle. Tras la muerte trágica de su hijo Marco Antonio, estudiante del Instituto Católico La Salle, constituyó un fondo de becas junto a su esposo para apoyar a estudiantes deseosos de continuar los estudios superiores en áreas de agronomía. Por su belleza el nombre de María Cristina fue recogido en un Tango musicalizado por el profesor de música Tomas B, Narváez. Su vida solidaria, filantrópica y mujer amorosa con su esposo, madre consagrada a sus hijos forman parte de los valores que inspiran la familia Rodríguez Mendoza. Doña “Titina” en el primer centenario de su nacimiento, siempre inspirara los valores de la identidad en nuestra ciudad de Choluteca, su proyección social es un ejemplo para construir un modelo social en favor de los más necesitados. En el primer centenario de su nacimiento, las raíces históricas de su ciudad estarán presentes en las siempre vivas del recuerdo y las tradiciones familiares forjadas desde el siglo 19, de enorme significancia para el desarrollo económico y social de Choluteca, continúan vinculadas a los principales eventos del siglo XX y XXI. En ese contexto histórico, el espíritu de doña Tinita Mendoza Lupiac de Rodríguez Williams está presente.

NOTAS:
1. Durón Gamero, Rómulo Ernesto. Revista La Lectura. Tomo 1. Número 5. 15 de noviembre de 1917. Documentos sobre Vicente Domínguez M, y otros.
2. Apoyo del Distrito de El Corpus al General Guardiola para la reelección en 1861. David Williams, comandante Local de El Corpus remite al gobierno central esa manifestación de apoyo. La Gaceta, Tomo 4. Número 24, Comayagua, julio 10 de 1861, p,4. La solicitud de la municipalidad de El Corpus para terminar el frontispicio y las torres de la iglesia parroquial. Documentos 1861. ANH.
3. Archivo Eclesial de Choluteca. Registro de bautismo de Liberato Mendoza. Libro de Bautismo A. 83-85. Página 250. Número 981. Libro de Casamientos de 1916. Tomo 2. Folio 200. Liberato Mendoza y Ana Rosa Lupiac.
4. Labor Hondureña por la Autonomía de Centroamérica. Liga de la Defensa Nacional Centroamericana. 1914. Imprenta la Democracia. Tegucigalpa. P, 8. Acta de Constitución de Tegucigalpa.
5. Zepeda Ordóñez, Ismael. Rafael Francisco Rodríguez Williams. Anales Históricos. La Tribuna. 2003.
6. Datos generales de la familia Williams. Anales Históricos. La Tribuna. Febrero 27 a abril, 1 de 2011.
7. Autorización para inhumar a Juan Rodríguez en la iglesia parroquial de Choluteca, previa donación de mil pesos. La Gaceta 2,439 del 6 de junio de 1904.
8. Inscripción de bautismo de María Cristina Mendoza Lupiac. Libro de Bautismos Tomo 12. Registro 230. Año 1922. Archivo Parroquial de Catedral de Choluteca
9. El semanario Hoy. El Tango María Cristina, Tomás B. Narváez. Choluteca. 29 de agosto de 1940. Director Rogelio Leiva S. Imprenta Moderna. Choluteca.
10. Agradezco a María Consuelo Rodríguez su gentileza por compartir imágenes familiares. Muchas gracias.

 

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América