“SE HIZO UN LÍO”

ZV
/ 30 de diciembre de 2022
/ 12:25 am
Síguenos
01234
“SE HIZO UN LÍO”

Más

A propósito de la poesía reproducida como lectura alusiva a la temporada navideña, y del cuento “Whisky”, tomado del libro Presencia del Olvido, un afiliado al colectivo pregunta ¿si hay poemas del director fundador de LA TRIBUNA, Oscar Armando Flores Midence, o si sus escritos son todos en prosa? De las anotaciones que hace en “Páginas de un Diario; de Juan Pérez” –precisamente como anexo a ese mismo librito de cuentos–dejemos que él mismo explique la naturaleza de sus inclinaciones literarias: “Domingo 23 – Hace algún tiempo, muy tarde de la noche, pensando en un antiguo amor ya casi olvidado, se me ocurrieron estos versos que, al trasladarlos al papel a la mañana siguiente, noté con regocijo que eran unos alejandrinos, en rima consonante. Dicen así: Mi amor es ilusión que en recuerdos florece;/ es la flor, hecha aroma, que mi vida perfuma;/ como el canto del ave cuando el día amanece,/ como el mar que en la playa se idealiza en espuma”.

“Por esa repentina inspiración –continúa diciendo– creí entonces haber descubierto en mi sensibilidad una excelente vena poética”. “Hay en mí –pensé– un poeta; tal vez, para estos tiempos, un poco pasado de moda, demasiado romántico para ser moderno y por añadidura un tanto burgués, mas… al fin poeta”. “¡Excelente, Juan Pérez –exclamé– excelente!”. “Pero no. Estos versos fueron apenas un fuego fatuo, el espejismo que un recuerdo lejano provocó en el desierto sin orillas o en la soledad sin fronteras de una larga noche de insomnio, pues el soneto que supuse estaba en capacidad de cincelar se quedó en los cuatro primeros versos (¡pobres vanidosos!) asombrados quizás de su propia ficticia o real galanura como el Narciso mitológico contemplándose en el opaco cristal de las aguas de mi impotencia lírica”. “Insistí durante varios días tratando de componer nuevos versos, el siguiente cuarteto”. “Si en un minuto –pensaba yo– tuve la inspiración suficiente para hacer cuatro versos (15 segundos por verso) ¿por qué en una hora no he de poder escribir los otros diez para completar el soneto?”. “El cálculo aritmético estaba correcto”. “Pero nada”. “¡Imposible!”. “Todo esfuerzo intelectual me resultó inútil”. “La inspiración artística no entiende el árido lenguaje de las matemáticas…”. “Desde entonces no he vuelto a leer literatura en verso y miro a los poetas de cierta manera muy parecida al desprecio, pero en el fondo yo lo sé, es admiración o envidia”. “Solo hasta hoy, para burlarme de mi incapacidad lírica, al recordar aquel íntimo fracaso intelectual, he escrito la siguiente décima”: “Me empeñé en cierta ocasión/ en escribir un soneto;/ redacté el primer cuarteto/ con plausible inspiración./ Hablé de amor e ilusión/ cual si fuera yo un Darío,/ pero el verso se hizo un lío/ cuando lo quise concluir,/ y tuve al fin que decir:/ ¡Este oficio no es el mío!…”.

(Así las cosas, ahí tiene el buen amigo la respuesta a su inquietud. Sin embargo, como hoy nos sobra espacio –otros días más bien nos hace falta, para encajar tanto en la justa medida exigida– todavía hay cupo para una que otra contribución de los lectores). “¿Qué es mi alma?” –manda uno de ellos una tesis que sacó de algún lado– “Soy yo mismo”. “Son mis sentimientos, mis costumbres, gustos, sinsabores, amarguras, triunfos, son mis amigos, mis enemigos, mis lecturas, mis sueños, la que nunca muere, ni se toca, ni se ve, sin embargo, existe”. “La que vuela y junto a los aires, se pierde y reaparece”. “Y nos acaricia con sus recuerdos, amores y odios”. “Esa es el alma, una mezcla de lo divino con lo terrenal”. “Algo que está entre nosotros y vive con nosotros, incluso cuando el cuerpo que la anida, se pierde en el infinito”. “¿Qué es el alma? Dios es el alma”. Y la última de otro gran amigo: “Si la moraleja de los editoriales la entendemos como la invitación eterna… amaos los unos a los otros”, “como amáis a los perros y adoptaras sus virtudes, el mundo sería mejor… el 2023”. “Luis Andrés Zúñiga, el fabulista hondureño, por medio de los animales mostraba los defectos y virtudes de los humanos”. (¿Para qué quieren análisis de problemas nacionales –se pregunta el Sisimite– si nadie, menos en esta temporada festiva, presta atención a lo planteado, ni hacen caso a los consejos? Además –interviene Winston– mejor tratar la ansiedad de tiempos aflictivos, cuando gente pesarosa, más que cualquier otra cosa, lo que ocupa es terapia y reflexión espiritual que apacigüe las angustias. Algo más, interrumpe el Sisimite, durante estas próximas horas, a no dudarlo, lo que acaparará la atención de la afición, es la nota infausta de la muerte del Rey Pelé, QDDG).

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América