El pueblo natal de Benedicto XVI llora a su “papa bávaro” con lazos negros y velas

ZV
/ 31 de diciembre de 2022
/ 05:39 pm
Síguenos
01234
El pueblo natal de Benedicto XVI llora a su “papa bávaro” con lazos negros y velas

Más

Marktl, Alemania | AFP | Cuando conocieron la noticia del fallecimiento del expapa Benedicto XVI, Kurt y Anna-Maria Spennesberger no dudaron ni un instante en tomar su coche y conducir 200 kilómetros hasta Marktl, la localidad natal en Baviera del anterior pontífice.

Esta pareja de la región de Algäu, en el sur de Alemania, recuerda con emoción cuando conocieron en persona a Joseph Ratzinger, antes de que lo designaran papa en 2005.

“Tuvimos un contacto personal y muy humano con él”, explica Kurt, de 71 años, mientras que su esposa, un año más joven, tiene los ojos llorosos al pasearse al lado de la casa donde el expapa nació el 16 de abril de 1927 y que alberga ahora una exposición dedicada a su vida.

Esta pareja estaba visiblemente afectada por el deceso de Benedicto XVI, de 95 años, a pesar de que no resultó una gran sorpresa debido a su edad avanzada y frágil estado de salud.

“Cuando es una realidad, un hecho irremediable, uno necesita tiempo para aceptarlo”, reconoce Kurt.

Igual de triste estaba Karl Michael Nuck, de 55 años, a pesar de considerar que su muerte fue “sin duda como un alivio para él”, ya que estaba muy enfermo desde hacía meses.

– “Nuestro papa bávaro” –

En este pueblo de 2.800 habitantes, situado cerca de la frontera con Austria, predominaba una atmósfera triste, nada que ver con el habitual ambiente festivo del 31 de diciembre.

Delante del Ayuntamiento ondeaba a media asta una bandera papal blanquinegra y dorada, con un lazo negro en el centro. También había el mismo emblema delante de su casa natal y de la iglesia de San Osvaldo.

Además, pusieron velas alrededor de la columna de Benedicto XVI, cerca del Ayuntamiento.

El presidente regional de Baviera, Markus Söder (derecha), pidió que ondearan a media asta todas las banderas enfrente de edificios oficiales en esta región meridional.

“Lloramos por la muerte de nuestro papa bávaro”, aseguró en Múnich.

– “Buen humor” –

Unas 200 personas asistieron a una misa, donde se mostró un retrato de Benedicto con un lazo negro al lado de un árbol de Navidad y se expuso otro a la derecha del altar.

Franz Haringer, director de teología de la casa natal del expontífice, destacó el “buen humor” del expapa, conocido más bien por su rigor y visión conservadora de la Iglesia.

Joseph Ratzinger es un personaje querido en su pueblo natal, donde se organizan numerosas visitas turísticas sobre los lugares que frecuentó.

Cuando lo designaron papa, “fue un gran acontecimiento para nosotros, resultó una gran alegría”, destaca Josef Oberhuber, un vecino de 71 años.

“Siempre era alguien agradable y simpático con todo el mundo”, recuerda Robert Hofbauer, que se ocupó durante años del jardín de la residencia del papa en Pentling, en la periferia de Ratisbona, en el sudeste del país.

Según este jardinero, el expontífice era “alguien formidable”.

Karl Michael Nuck elogia su “valentía” por haber dimitido en 2013, cuando su estado de salud empezó a deteriorarse.

Incluso los habitantes de este pueblo defienden su polémica gestión de las sospechas de abusos sexuales sobre menores cuando era arzobispo de Múnich entre 1977 y 1982, criticada en un informe publicado a principios de año en Alemania.

En febrero, el expontífice había pedido “perdón” por ese caso, aunque aseguró que nunca cubrió a ningún pedófilo.

“Se deben distinguir un poco las cosas. Él no fue el único que no logró resolver del todo este tipo de casos, también hubo otros arzobispos que no supieron resolverlos”, afirma Nuck.

“Siempre fue alguien justo”, sostiene Hofbauer.

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América