Medidas para la repatriación de cerebros

ZV
/ 7 de enero de 2023
/ 12:05 am
Síguenos
01234
Medidas para la repatriación de cerebros

Más

*Carlos G. Cálix*

Ante la notable desventaja en materia de ciencia y tecnología en la que se encuentra Honduras respecto a otros países; se requiere de una política pública que desarrolle la formación del capital humano hondureño de alto nivel. Para ello, resulta importante formar, repatriar o importar a ese capital humano avanzado, así como mejorar sus condiciones laborales y de seguridad. Una estrategia cuyos objetivos preliminares resuelva el problema de la fuga de talentos que se interpreta como un resultado de la limitada infraestructura en las instituciones y la escasez de incentivos para diversos proyectos. Precisamente, la baja productividad y la fuga de cerebros o Brain Drain fueron dos problemas recurrentes en América Latina durante 2022, una región que vive “una nueva era” migratoria o un éxodo de capital humano, como bien lo menciona la Organización de los Estados Americanos (OEA). En el caso de Honduras, no se va únicamente el capital humano de baja escolaridad, sino que muchos hondureños egresados de las mejores escuelas secundarias se marchan a estudiar a otros países con la esperanza en distintos casos de no regresar. Y más aún, profesionales de alto nivel que no encuentran las condiciones idóneas en el país, parten y usualmente no retornan.

Al respecto, un estudio de la Comisión para América Latina y El Caribe (Cepal) presentado durante 2008, evidenciaba que de cada 1,000 científicos latinoamericanos que llegaban a Estados Unidos, 191 eran argentinos, 156 chilenos, 138 panameños y 100, peruanos. Sobre los hondureños muy pocos datos, no obstante, al inferir, es muy probable que superen los 30. Atendiendo a esta realidad y con los eventos políticos, económicos y sociales de 2009, 2017 y 2021, podríamos tener múltiples argumentos que tienden a impedir el retorno de la diáspora, al menos entre 2023 y 2026. Algo que tiene lógica si analizamos el Knowledge for Change Program del Banco Mundial, en donde se revela que la fuga de cerebros es masiva en países pequeños y pobres, llegando a cifras que superan el 30% de migrantes profesionales universitarios en naciones centroamericanas. Igualmente, en un estudio intitulado “Engaging Honduran Science Diasporas for Development: Evidence From Three Consolidated Networks”, Bonilla, Aquino Valle, Álvarez-Torres y Ney Simons (2022), consideran que, existe un consenso sobre la necesidad de salir del país por la falta de oportunidades y redes científicas.

Sin embargo, para contrarrestar dicha realidad; en futuros gobiernos podríamos analizar e implementar una serie de medidas para mitigar la fuga de capital humano avanzado, entre ellas: 1) Fortalecer la Secretaría Nacional de Ciencia Tecnología e Innovación (Senacit). 2) Realizar un análisis de las políticas en materia de ciencia y tecnología. 3) Crear el Centro Nacional de Promoción de la Investigación y el Desarrollo. 4) Crear el Banco Nacional de Información Genética. 5) Crear un programa orientado a mejorar y ampliar la formación de recursos humanos para la ciencia y la tecnología. 6) Crear un Programa de Apoyos Complementarios para la Consolidación Institucional de Grupos de Investigación. 7) Crear las condiciones institucionales y estructurales que hagan posibles plazas para investigadores de tiempo completo. 8) Mantener actualizada la base de datos de científicos hondureños radicados en el extranjero, mediante la identificación, mapeo y caracterización de los patrones de emigración de los científicos. 9) Fortalecer las acciones emprendidas por la Fundación Honduras Global, la Organización de Mujeres en la Ciencia para el Mundo en Desarrollo (OWSD), universidades y demás centros de investigación. 10) Impulsar la retención de investigadores hondureños y la creación de Cátedras Senacit para investigadores extranjeros y para jóvenes investigadores. 11) Desarrollar una agresiva política de becas para financiar estudios posdoctorales, doctorales, masters y pasantías. 12) Diseñar un instrumento legal que obligue a los becarios a volver al país, donde se estipule que: “El becario deberá retornar a Honduras en un plazo no mayor de… tres meses (pasantías), un año (masters), un año (Postdoctorado) o dos años (doctorado)] contado desde la fecha de término de la beca”. 13) Apoyar a las universidades para la reinserción académica de los becarios o profesionales con estudios de postgrado. 14) Crear un programa para la reinserción en el sector privado que permita contribuir al fortalecimiento de las empresas del sector productivo nacional y centros tecnológicos por medio de la inserción de capital humano avanzado.

¿Cómo nos beneficiaremos si implementamos estas medidas? Al menos en dos cosas: 1) en un incremento en el PIB per cápita gracias a sus invenciones y, 2) en una serie de políticas públicas generadas por ellos orientadas al bienestar de los hondureños. Al respecto, para mejorar la calidad de vida de la población es necesario formular grandes proyectos de desarrollo y por supuesto lograr que el país invierta en ciencia y tecnología.

*direccion@macrodato.com Carlos G. Cálix es doctor en ciencias administrativas, fundador de Grupo Lix y MacroDato. Profesor del Doctorado en Dirección Empresarial-UNAH.

carlosgcalix.com

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América