El mundo otra vez en alerta por el COVID-19 en China

ZV
/ 8 de enero de 2023
/ 04:05 am
Síguenos
01234
El mundo otra vez en alerta por el COVID-19 en China
La explosión de casos de COVID-19 en China hace temer la aparición de una nueva variante.

Más

Las medidas adoptadas por Estados Unidos, Japón y otras naciones para requerir pruebas de coronavirus a los pasajeros procedentes de China reflejan la preocupación a nivel internacional en torno a la posibilidad de que surjan nuevas variantes en el brote explosivo que se está produciendo en el país, y de que el gobierno chino no informe al resto del mundo con la suficiente rapidez.

Hasta ahora, no ha habido reportes de nuevas variantes. Pero dado el historial del país, la preocupación es que China pueda no estar compartiendo datos sobre cualquier signo de evolución de las cepas que pudiera desencadenar nuevos brotes en otros lugares.

El nuevo brote se disparó cuando China levantó su política de covid-cero, poniendo fin a las cuarentenas de ciudades enteras, los confinamientos masivos y los testeos obligatorios ante el hartazgo social después de tres años de restricciones.

Los estragos en la economía y el cansancio social obligaron al cambio, pero China tomó la decisión sin un plan B.

La población china, sin vacunación suficiente, especialmente los más vulnerables, se contagió masivamente en pocos días saturando hospitales. Pronto, se formaron largas filas en los crematorios.

Pero ¿cuántos casos hay por día de covid? No se sabe. China dejó de hacer testeos. Y ya no considera muerte por coronavirus a personas que mueren con enfermedades de base. Cuántos casos hay hoy es un misterio. El único dato concreto que da idea de la enorme cantidad de infecciones son las escenas caóticas en los hospitales abarrotados.

REAPERTURA DE FRONTERAS

La segunda medida que tomó China, y que puso al mundo en alerta, fue la apertura de sus fronteras y la reanudación de sus vuelos.

Beijing anunció además que viajeros provenientes del exterior no estarán obligados a hacer cuarentena a partir del 8 de enero, en otro retroceso del estricto régimen que tuvo al país prácticamente aislado del mundo desde el inicio de la pandemia.

Países como Estados Unidos y Japón no tardaron en exigir a pasajeros chinos test de PCR negativos para poder entrar a sus territorios.

Estados Unidos alegó que el alza de casos de coronavirus en China, así como la falta de información, incluida la secuenciación genómica de las cepas del virus en el país, habían motivado su decisión de requerir una prueba negativa a los pasajeros procedentes de la nación asiática.

El primer ministro japonés Fumio Kishida expresó inquietudes similares en torno a la falta de información cuando anunció el requisito de una prueba de coronavirus a los pasajeros que vengan de China hace unos días.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus dijo recientemente que la organización necesitaba más información sobre la gravedad del brote en China, en particular de los ingresos hospitalarios y en las unidades de terapia intensiva, “para poder hacer una evaluación exhaustiva del riesgo de la situación sobre el terreno”.

Por experiencias pasadas en India, Sudáfrica y Reino Unido, se sabe que cuando se da un contagio masivo de la población, rápidamente surge una nueva variante del virus más dificil de combatir, más resistente a las vacunas o más contagiosa.

China es hoy un caldo de cultivo para que eso suceda con la diferencia de que es probable que Beijing no avise o avise tarde.

Expertos internacionales en salud advirtieron este jueves que la suba de contagios de coronavirus registrada en China en las últimas semanas luego de que abandonara su política de “cero Covid” puede crear un “caldo de cultivo” de nuevas variantes del virus.

El temor de los científicos
Este aumento de contagios registrado en el gigante asiático levantó alertas en la comunidad científica global, donde crece el temor de que sea un terreno fértil para nuevas variantes potencialmente más contagiosas o resistentes a las vacunas.

Pese a la falta de estadísticas nacionales, autoridades de varias ciudades calculan que cientos de miles de personas se contagiaron en las últimas semanas en el país.

El director del Instituto de Salud Global de la Universidad de Ginebra, Antoine Flahault, dijo que cada nuevo contagio aumenta la posibilidad de que el virus mute.

“El hecho de que 1,400 millones de personas de repente están expuestas al SARS-CoV-2 obviamente crea condiciones para variantes emergentes”, indicó Flahault sobre el virus causante de la COVID-19, en declaraciones a la agencia de noticias AFP.

En la misma línea, Bruno Lina, profesor de virología en la Universidad de Lyon, de Francia, dijo al diario La Croix que China se convertirá en un “potencial criadero del virus”.

Soumya Swaminathan, quien hasta el mes pasado fue la científica principal de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señaló que gran parte de la población china es vulnerable al contagio porque muchos ancianos no han sido vacunados.

“Necesitamos vigilar de cerca cualquier variante de interés”, declaró a la página web del diario Indian Express. China, no obstante, confía en su capacidad científica para enfrentar ese riesgo.

Xu Wenbo, director de control viral del Centro de Control de Enfermedades chino, anunció la semana pasada que los hospitales del país recogerían muestras de pacientes y subirán la información de la secuenciación a una nueva base de datos nacional. Eso permitiría a las autoridades vigilar posibles nuevas cepas en tiempo real, dijo.

El experto precisó que más de 130 derivados de la variante Ómicron fueron detectados los últimos tres meses en China, entre ellos las variantes XXB y BQ.1 y sus subvariantes, que se propagan en Estados Unidos y partes de Europa.

Los derivados principales de Ómicron detectados en China siguen siendo BA.5.2 y BF.7, agregó.

Sobre este punto, Flahault dijo que ninguna de estas variantes conocidas “parece exhibir riesgos particulares de síntomas más severos, aunque eso podría darse con las nuevas variantes en el futuro”. (clarin.com).

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América