Lucha de poder entre empleados agudiza la crisis en SANAA

MA
/ 10 de enero de 2023
/ 04:38 am
Síguenos
01234
Lucha de poder entre empleados agudiza la crisis en SANAA
Los policías municipales resguardan las oficinas donde opera la UMAPS, ante la negativa de la gerencia del SANAA y unos empleados de reconocerles su independencia.

Más

La lucha de poder entre los activistas de diferentes bandos del Partido Libertad y Refundación y exempleados despedidos con llegada de la nueva gerencia mantienen paralizada las labores en el Servicio Autónomo Nacional de Acueductos y Alcantarillados (SANAA) y la Unidad de Aguas Municipales (UMAPS), “una mini SANAA” que maneja el servicio exclusivamente para la capital.

Desde el fin de semana, las instalaciones del SANAA en el sector de la colonia Divanna se encuentran custodiadas por la policía municipal permitiendo el paso únicamente a los empleados del UMAPS, dando lugar a enfrentamientos entre los empleados de las dos instituciones.

Una de las trabajadoras, identificada como Judith Márquez, denunció agresiones contra ella y tres compañeras, de parte de los agentes del orden de la ciudad, que responden precisamente a la línea del UMAPS ya que esta depende ahora de la Alcaldía Municipal del Distrito Central.

CERRAR EL SANAA

Con la llegada del nuevo gobierno, la lucha de poder entre los empleados que siguen en el SANAA y los que fueron traspasados a la UMAPS se ha intensificado, ya que la gerencia del primero se niega a reconocer la independencia de la segunda al punto que le ha negado traspasar todos los activos y mobiliarios a una oficina aparte, como intentaron el fin de semana, cuando se originó el conflicto.

A esta riña se han sumado los trabajadores que fueron despedidos, casi todos nacionalistas y liberales, que ahora reclaman sus prestaciones laborales. Entonces, las constantes facciones de Libre boicoteándose entre sí y los reclamos de los exempleados cesanteados tomándose las instalaciones frecuentemente ha sumido al SANAA en un “elefante blanco”, al punto que muchos sectores del gobierno mismo piden cerrarla ya que con la pérdida de los abonados capitalinos, que eran sus principales clientes, ya no se justifica su existencia, a parte que la Ley de Aguas ordena municipalizar el servicio, como ocurre ya en las siete principales ciudades del país.

Solo unos 300 empleados, la mayoría sindicalistas, siguen aferrados a lo que queda del SANAA, sumados a los nuevos trabajadores contratados por el actual gerente, Leonel Gómez, recién suspendido de su cargo por maltrato a unas empleadas y uno de los principales boicoteadores de la UMAPS, según ha denunciado el gerente de esta entidad, Arturo Tróchez.

Como parte de la polarización alrededor de este caso, este mismo funcionario se vio implicado en un incidente el fin de semana con empleados del SANAA cuando intentaba mover al personal y mobiliario a sus oficinas independientes. (EG)

Tags:SANAA
©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América