PERFILES: Recta final

ZV
/ 19 de enero de 2023
/ 12:05 am
Síguenos
01234
PERFILES: Recta final

Más

Por: Carolina Alduvín

La lista de los 45 será entregada esta misma semana, pese a la extenuante labor de la Junta Nominadora, a la cuidadosa observación por algunos grupos ciudadanos y el seguimiento en directo por algunas televisoras, se cuestiona a sus miembros, por una parte, por haber dejado fuera del proceso a 17 postulantes y, por el otro, siguen siendo elegibles algunos funcionarios cuyas actuaciones públicas han sido vergonzosas o, tienen reconocidas afinidades que ponen en duda la imparcialidad e independencia indispensables en los cargos a los que aspiran. Formalmente, la explicación reside en la forma en que las denuncias y tachas fueron presentadas; es decir, si no fueron conforme a los protocolos establecidos en la ley, las declararon inadmisibles, o bien, las admitieron, para más adelante dar por buenos los descargos presentados, detalles no accesibles al ojo público. Como haya sido, representa un avance con respecto a ediciones anteriores.

Que ciertos personajes sigan en la contienda, no quiere decir que vayan a ser electos, pero tampoco se descarta que alcancen una magistratura. Sabemos que, una vez en el Congreso, los puntajes, cualquiera haya sido la fórmula para conciliarlos entre los sectores representados en la Junta Nominadora, no contarán más, se estará pasando de las valoraciones psicométricas, éticas, técnicas, de trayectoria, conocimientos y profesionalismo, a las componendas político partidarias, donde los que hasta la fecha se han distinguido por su honestidad, independencia o imparcialidad, corren un enorme riesgo de ser descartados.

A la actual administración, lo que menos le interesa es en que la nación cuente con un poder judicial independiente; todo lo contrario, necesita de un cuerpo colegiado tan sumiso como la titular del Ejecutivo, en el que tenga la mayoría y la presidencia, para que sus peones salgan electos, no cuenta siquiera con la mayoría simple de sus congresistas. Para aprobar el actual presupuesto, que le permite grandes recursos discrecionales, tuvo que pactar cuotas que no necesariamente tienen que ser las mismas que para elegir magistrados. Obtener la indispensable mayoría calificada es el reto, lo más expedito sería negociar el 8:7 con el PN, los entendidos afirman que el costo político es inadmisible, además de condenarnos a todos, tarde o temprano al totalitarismo, cuya ruta se repite ya demasiado en nuestro continente.

Otras combinaciones implican componendas con mayor número de postores y acuerdos, el PL no ha demostrado mucha dignidad que digamos, para con sus destructores, apenas unos que se cuentan con una mano, han dejado de aprobar las iniciativas lesivas al Estado de derecho. Con estas cruciales votaciones se estará jugando el destino de la nación como no se había visto antes; sin embargo, parecieran no estar tan seguros de obtener los votos necesarios de una u otra manera, puesto que están convocando a sus grupos de choque a “defender los intereses colectivos”. Por otra parte, están como garantizando los enfrentamientos y previendo incidentes graves, tomándose el trabajo de publicar las órdenes para que centros hospitalarios capitalinos estén preparados para atender emergencias derivadas de una posible violencia callejera.

Ya vimos de lo que fueron capaces para hacerse con la directiva del CN, que sigue siendo ilegal, con el riesgo que igual lo sean sus decisiones y las posibles repercusiones para el Estado, resulta totalmente previsible que haya una nueva toma de las instalaciones del Legislativo, para lo cual las fuerzas del orden deben resguardarlas y garantizar el acceso tanto de los diputados propietarios, como de los ciudadanos que estén dispuestos a presenciar el proceso de elecciones, cualquiera que sea el mecanismo que decidan implementar, tan sencillo o tan complicado como haga falta, para que nuestra justicia no quede en manos de incondicionales.

Las fuerzas políticas que no son gobierno deben llegar a acuerdos previos entre sí, antes de negociar con el usurpador, se sabe que la conquista de voluntades es algo que se viene trabajando hace algún tiempo, pero no es demasiado tarde para que exijan, además de la cabeza, colocar a los mejores elementos de cada una de sus componentes, también que es prácticamente imposible que los aspirantes dejen de tener sus preferencias partidarias, entonces, que al menos queden los que hayan demostrado mejor desempeño y rectitud en su vida profesional. En la recta final, no se vale torcer los esfuerzos para que la justicia prevalezca.

*carolinalduvin46@gmail.com

©2023 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América