Consensos para nueva CSJ siguen en punto muerto

ZV
/
27 de enero de 2023
/
04:30 am
Síguenos

No hay una fecha fija para que los diputados se puedan volver a ver las caras.

Los consensos para elegir la Corte Suprema de Justicia (CSJ), siguen en punto muerto y más bien los líderes de las bancadas legislativas acentuaron sus diferencias en las últimas horas, con respecto a la nómina de 15 candidatos conocida hasta ahora, presagiando, al mismo tiempo, que las negociaciones se prolongarán hasta bien entrado el mes de febrero.

En la sesión del miércoles pasado, las bancadas opositoras-nacionalistas, liberales y Partido Salvador de Honduras (PSH)- rechazaron una lista que, casi a las 12 de la noche, presentó la bancada oficialista, Libre, porque consideraron que la mayoría de estos nominados son del partido oficialista.

Los nacionalistas están pujando por cinco magistrados, mientras que los liberales quieren cinco, pero la bancada oficialista solo les ofrece cuatro y tres, respectivamente, quedándose con ocho, más la presidencia y la Sala Constitucional, otra de las grandes joyas del poder Judicial en disputa.

Frente a estas posiciones encontradas, además que requería 86 de los 128 votos, el presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo, suspendió la sesión esperando que las fuerzas políticas se acerquen el fin de semana y puedan regresar el martes siguiente con una nueva nómina consensuada.

Aunque la propuesta no pasó, el acto evitó, por lo menos, que se rompiera el orden constitucional, permitiendo, a la vez, que los actuales magistrados continúen en sus funciones normales hasta que el Congreso nombre a sus sustitutos.

En las futuras sesiones, el Congreso podrá seguir votando, conforme al artículo 311 de la Constitución, tantas nóminas sean presentadas hasta el 11 de febrero, cuando expira el período de los jueces supremos actuales.

Antes de retirarse el miércoles en la noche, los diputados aprobaron, también, por unanimidad, votar de manera pública por cada uno de los 15 candidatos que se vayan presentando en lugar del voto secreto, que establece la disposición constitucional antes citada.

REPLEGADOS EN SUS BANCADAS

Soñolientos por la sesión del miércoles, que se extendió hasta las 12 de la noche, los diputados continuaban ayer replegados en sus respectivas sedes.

Los nacionalistas llamaron a última hora a su ex candidato presidencial, Nasry Asfura, conocido también como “Papi a la Orden”, para integrarlo a las negociaciones futuras, según confirmó el diputado Jorge Zelaya, al terminar una reunión.

El congresista afirmó que su partido mantiene la posición de cinco magistrados y tres para los liberales, con el fin de evitar que Libre controle el Poder Judicial. “Yo no creo que podamos llegar a un acuerdo ni la otra semana, nosotros estamos claros en esta posición y no la vamos a cambiar”, agregó Zelaya.

Este mismo diputado aseguró que en las otras bancadas estaban enfrentando problemas en su seno porque no se ponían de acuerdo en los candidatos a nominar.

Reveló que, en Libre, la facción disidente del diputado Jorge Cálix, estaba pidiendo una cuota del pedazo de pastel que les toca.

Lo mismo estaba pasando entre los liberales, donde hay tres negociadores, entre ellos, Yani Rosenthal, el presidente del partido, y dos más que no identificó.

Este instituto político, tercera fuerza en el Congreso, ratificó su posición de cinco magistrados en un comunicado, refrendado por el jefe de bancada, Mario Segura. “Nosotros pensamos que el poder corrompe y no es bueno que Libre controle los tres poderes del Estado”, agregó.

Por su lado, el PSH designó a la diputada, Suyapa Figueroa, para representarlos en las reuniones interbancadas futuras, pero admitió que no tienen ninguna posibilidad de alcanzar un pedazo del pastel judicial.

Expuso, sin embargo, que el deseo de la bancada es que el Congreso escoja a los 15 mejores evaluados por la Junta Nominadora sin considerar criterios políticos ni de grupos de poder.

Su jefe de bancada, Tomás Ramírez, en cambio, abogó por que en la nómina se considere Walter Miranda Sabio, el único candidato garífuna, ya que sería un salto cualitativo para los pueblos originarios de tener un representante en la máxima instancia de justicia del país.

Por el resto del día de ayer, se aseguró que no hubo acercamiento entre los líderes de las bancadas para afinar una nueva nómina.

DENUNCIAS Y OBSERVADORES

Sectores civiles se han sumado al debate para la votación final, criticando que la nueva CSJ no está siendo repartida como un pastel o como un botín político.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) denunció que no dejaron entrar a sus delegados a las sesiones de instalación de la segunda legislatura.

Por su lado, el peruano José Carlos Ugaz, quien está en una delegación de ese observadores internacionales para este proceso, abogó por un consenso entre las fuerzas políticas para elegir un Poder Judicial independiente.

Al mismo tiempo, existe una opinión generalizada entre un sector de los juristas del país que el titular del Congreso no podrá tomarle la promesa de ley a los nuevos magistrados, como tampoco lo hizo con la presidenta Xiomara Castro en su toma de posesión, precisamente hace un año, por estar ilegal con el resto de la directiva. Para acabar con esta incertidumbre, el diputado nacionalista, Marcio Handal, propuso legalizar a Redondo y compañía y así evitar que los nuevos jueces supremos nazcan viciados en sus cargos.

Por el resto del día de ayer, se aseguró que no hubo acercamiento entre los líderes de las bancadas para afinar una nueva nómina.

Tampoco hubo una nueva convocatoria a sesiones en la Cámara Legislativa.

En los bajos del Congreso, epicentro de la sesión kilométrica del miércoles, algunos activistas de Libre seguían con sus mítines, pero con poca intensidad, mientras la policía había retirado los retenes que mantuvo durante toda la jornada. (EG).

Más de Redes Sociales
Lo Más Visto