La predicción de Beto Reina

MA
/
31 de enero de 2023
/
12:39 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
La predicción de Beto Reina

Juan Ramón Martínez

En 1954, decidí que cuando fuera mayor, votaría al Partido Liberal. Me incliné, como Albert Camus, por mi madre; y, le di la espalda a papá. Años después este, me dijo: te equivocaste. Creo que no. Estoy satisfecho, porque fue una opción entre la libertad y la tiranía, entre la dictadura y la democracia, entre la tolerancia y el autoritarismo; y, entre la seguridad y el miedo. No me arrepiento. Villeda Morales, Óscar Flores, Enrique Ortez Pinel, Dionisio Romero Narváez, Carlo Urcina y Victoriano Bardales, no me defraudaron. En la crisis actual, sigo convencido que los valores liberales, especialmente los de la tolerancia, la libertad, la democracia y la seguridad, son los valores fundamentales a los cuales debemos consagrar nuestra vida ciudadana. Y el desempeño de los diputados liberales en el Congreso, confirma la necesidad que el país tiene, de un Partido Liberal vigoroso que se reencuentre con sus valores originales; y que sus miembros no se definan, solo por su conducta anticachureca, sino por los autónomos valores liberales que los comprometen con la libertad y la democracia.

La semana pasada, almorcé con Antonio Ortez Turcios, viejo liberal a quien conocí en Choluteca en 1968. En la sobremesa, me narró que Carlos Roberto Reina, había dicho en su momento que Manuel Zelaya era un peligro, “porque si llegaba a ser candidato, destruiría al Partido Liberal”. Algo había oído. Por ello, le pedí precisiones. Y me las dio. En síntesis: cuando se presentó como aspirante, los tres dirigentes mayores: Reina, que era presidente de la República, Pineda Ponce y Jaime Rosenthal, frente al riesgo de Zelaya, concertaron un acuerdo verbal en virtud del cual, determinarían mediante una encuesta el candidato presidencial. Se habló con Romero, el encuestador quien explicó la metodología, la muestra y el costo. Pero al momento final, Pineda Ponce se escondió. “No hubo forma de encontrarlo sobre la faz de la tierra”. dice Toño Ortez Turcios. Se concluyó que, el acuerdo no se firmaría porque Zelaya había pactado con Flores y que este, que tenía todavía influencia sobre Pineda Ponce, lo había impedido. Con los resultados que conocemos, dice con orgullo, el político sureño, más veterano y dedicado que he conocido. Un político a tiempo completo, no de fin de semana. Ni uno, mitad empresario, mitad político. O medio cachureco; o medio liberal. Como nota que me ha intrigado, le digo que “Mel” solo hizo el trabajo final: la estocada terminal.

Que inclinó a la muerte o a la casi muerte, al toro liberal. Se ríe por la metáfora; pero se recupera y dice, claro que “tenés razón”. El camino para la debilidad del Partido Liberal es que los últimos tres candidatos de la desgracia -“tomá nota que vos crees que, solo vos sabés las cosas”, me regaña, señalándome a la cara-Carlos Flores, Elvin Santos y Manuel Zelaya, no han sido liberales. Descoloridos le digo, recordando a mi tía Tila Bardales, ferverosa liberal que no permitía transgresiones; y Toño asiente. “Mirá, cada uno de ellos manejo y maneja una agenda escondida”. Nunca se entregaron al Partido Liberal. Elvin no quiso dejar sus negocios, Jaime Rosenthal sus empresas y Carlos Flores lo suyo. Por ello es que necesitamos, concluye políticos de tiempo completo, no activistas de fin semana; o figuras improvisadas por la amistad, como el caso de Modesto Rodas que, colocó a un locutor desconocido, Conrado Napky, para que negociara con los militares, con los resultados conocidos.

Digo que, el país necesita un Partido Liberal. Sonríe orgulloso. Estoy de acuerdo contigo; pero necesitamos liberales, “no cachurecos con corbata roja como decía muy bien Óscar Flores”. Especialmente ahora que, ante el socialismo autoritario, la alternativa que hay es el liberalismo democrático que permita la disidencia, la discusión, y la transacción, para que al final, la solución sea de todos; y no, del caudillo.

El PL ha tenido un buen desempeño en el Congreso. Mauricio Villeda ha confirmado su vocación política y honrado a su padre. Marlon Lara, su carácter y fuerza. Segura, su tranquilidad. Pero otros, en cambio, han dejado visibles sus debilidades ahora, cuando se discute la integración de la corte. Por ello, creo que hay que prestarle atención. Como voten, así será el futuro del PL. Y todos sabremos, si la predicción de Beto Reina, se cumple o no.

Más de Columnistas
Lo Más Visto