Continúan apareciendo sobrevivientes siete días después del terremoto en Turquía y Siria

ZV
/
12 de febrero de 2023
/
08:00 pm
Síguenos

En medio de las rudas condiciones del invierno, siguen registrándose casos milagrosos de personas encontradas bajo los escombros. (LASSERFOTO EFE)

Adana (EFE/AFP). Siete días después del terremoto que devastó enormes regiones del sureste de Turquía, los equipos de rescate continúan sacando de entre los escombros a personas vivas, a veces incluso en un estado de entereza sorprendente.

De momento, el último “rescate milagro” ha sido el de un niño de ocho años que fue rescatado herido pero vivo en el pueblo de Nurdagi, en la provincia de Gaziantep, tras 155 horas entre los escombros.

Poco antes, los equipos habían sacado a dos hermanas de 22 y 28 años de un edificio derrumbado en Adiyaman, al noreste del epicentro, tras 152 horas atrapadas.

Ciento cincuenta horas aguantó una niña de tres o cuatro años, que fue salvada este domingo en Antioquía, una de las ciudades más afectadas por el temblor, donde el casco antiguo ha quedado arrasado prácticamente en su totalidad.

Ciento cincuenta horas aguantó una niña de tres o cuatro años, que fue salvada el domingo en Antioquía, una de las ciudades más afectadas por el temblor. (LASSERFOTO AFP)

Solo una hora antes salió con vida un hombre de 35 años en la misma ciudad tras cinco horas de trabajo, así como una anciana de 85 años, atrapada durante 152 horas en un espacio de 30 centímetros, pero sana y salva.

En la misma ciudad se salvó una profesora de 32 años, que tras 140 horas entre los cascotes no dudó en pedir a sus salvadores un vaso de té caliente, informa la emisora pública turca TRT.

Diferente había sido la reacción de una niña de cinco años que al ser rescatada junto a su madre tras 72 horas atrapada en Antioquía, rechazó un vaso de agua con las palabras: “No, todavía no me han hecho el diagnóstico”.

Menos confianza en los médicos tenía una niña de 13 años que al ser salvada ayer en el pueblo de Besni en Adiyaman, tras 145 horas de espera, pidió a los sanitarios que no le pusieran una inyección.

Según la agencia turca para las situaciones de emergencia y desastres naturales, cerca de 32,000 personas están movilizadas en las operaciones de rescate, así como más de 8,000 rescatistas extranjeros. (LASSERFOTO AFP)

También fue salvada con vida una niña de doce años en el pueblo de Nizip en la provincia de Gaziantep, que había sobrevivido 147 horas bajo ruinas.

Las bajas temperaturas, alrededor de cero grados en gran parte de la región, endurecen las condiciones de rescate, pero pueden haber contribuido a salvar algunas vidas, según explicaron a EFE miembros del equipo español de bomberos que trabaja en la zona.

Los escombros guardan cierto calor, por lo que bajo un edificio derrumbado hace menos frío que en el exterior, pero al no hacer calor, las personas atrapadas no sudan y no se deshidratan tan rápido como ocurriría en verano.

Naciones Unidas lamentó el domingo las demoras en la llegada de ayuda humanitaria al noroeste de Siria, devastada por el sismo que dejó más de 33,000 muertos en ese país y la vecina Turquía, una cifra que podría duplicarse.

Naciones Unidas lamentó el domingo las demoras en la llegada de ayuda humanitaria al noroeste de Siria, devastada por el sismo que dejó más de 33,000 muertos en ese país y la vecina Turquía. (LASSERFOTO AFP)

Los últimos balances hablan de 33,179 fallecidos (29,605 en Turquía y 3,574 en Siria), por el terremoto más violento en la región desde hace 80 años.

Un nuevo convoy de Naciones Unidas llegó el domingo al noroeste de Siria, pero el jefe humanitario de la ONU, Martin Griffiths, insistió en que se necesita más apoyo para las millones de personas que perdieron sus casas en el sismo del lunes.

La ayuda ha llegado a cuentagotas en Siria, y cuyo sistema de salud e infraestructuras han sido lastrados por más de una década de guerra.

En medio de un escenario devastador y un frío glacial, decenas de miles de socorristas locales y extranjeros trabajan entre las ruinas en busca de señales de vida.

Pero los temores por la seguridad de los equipos de socorristas han obligado a suspender algunas operaciones y decenas de personas han sido arrestadas en Turquía acusadas de realizar saqueos tras el sismo, según la prensa estatal.

Un equipo israelí de voluntarios anunció el domingo que se retiró tras las “significativas” amenazas a su seguridad en Turquía.

Más de Momentos
Lo Más Visto