La organización criminal que amenaza a mi familia ya mató al hijo de un expresidente

MA
/
23 de enero de 2024
/
04:05 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
La organización criminal que amenaza a  mi familia ya mató al hijo de un expresidente

El expresidente Juan Orlando Hernández.

El expresidente Juan Orlando Hernández, le dijo al juez Kevin Castel de haber sido alertado por el Buró Federal de los Estados Unidos (FBI) que la misma banda criminal que amenaza a su familia, ahora, mató al hijo de un expresidente.

“La organización criminal que estaba armando este atentado contra mi familia, según la fuente de información de la agencia estadounindense que recibió esta información, este grupo criminal ya mató a alguien, al hijo de un expresidente”, dijo el gobernante en la reciente audiencia en la que además le pidió un nuevo abogado público porque no tiene dinero y tampoco ha podido hacer los arreglos para llevar testigos a su favor desde Honduras y en Estados Unidos.

“Habíamos acordado con mi abogado presentar mociones sobre estipulaciones, también testigos de Honduras, para preparar citaciones de testigos aquí en Estados Unidos, y cantidades de evidencia y nada de eso ha sido presentado ante usted”, señaló Hernández en su participación ante el juez, que se transcribe a continuación:

EL TRIBUNAL: Muy bien, Sr. Hernández, ¿Hay algo que quiera decir?

ACUSADO HERNÁNDEZ: Sí, señoría

Me gustaría pedirle a su señoría que me escuche, por favor. Tengo dos emergencias cruciales en mi vida. Una tiene que ver con que no me siento debidamente representado. No tengo defensa y me gustaría explicárselo fuera de la presencia de los fiscales, sí me lo permite.

EL TRIBUNAL: No lo haré, adelante.

ACUSADO HERNÁNDEZ: ¿Puedo explicarle, juez?

EL TRIBUNAL: Puedo hacerlo. Lo invito a.

ACUSADO HERNÁNDEZ: Gracias.

No tengo representación efectiva. No puedo reconciliarme con mi abogado en ciertos puntos. Al principio trabajamos muy bien juntos, pero desde hace seis meses hasta el presente, ha estado padeciendo de enfermedad. No nos hemos reunido como nos gustaría durante los últimos seis meses. Hoy usted abordó las mociones in limine de la fiscalía. Nosotros habíamos ideado para responderle. Y no hubo respuesta de mi parte, y lo habíamos arreglado para eso.

No me han permitido ver a mi abogado de Honduras. Este es un caso complejo. Es voluminoso.  Pero también hay acusaciones falsas sobre mi condición de expresidente del Congreso de Honduras, ya que también fui presidente de Honduras. Entonces necesito la presencia de mi abogado hondureño para ayudar a mi abogado con mi defensa, y nunca se les permitió visitarme legalmente.

Juez, he estado solicitando una compotadora portátil, durante un año y mi abogado la tiene y no se le ha permitido pasármela como a otros acusados se les permite tenerla en preparación para sus juicios. Habíamos acordado con mi abogado presentar mociones sobre estipulaciones, también testigos de Honduras, para preparar citaciones de testigos aquí en Estados Unidos, y cantidades de evidencia y nada de eso ha sido presentado ante usted.

Pero además de eso, algo muy preocupante, muy grave para mí, es que la persona que buscó a mi abogado para que mi familia lo contratara hace algunos días, expresó en los medios que la DEA lo había reclutado para infiltrarse en mi defensa, y que no es juicio justo, juez. Eso es algo, perverso. Y no creo que el sistema de justicia en este país funcione de esta manera, como supongo que a ustedes no les gustaría que así fuera.

Pero, además, juez, esa misma persona la semana pasada inició una campaña contra mi campaña de recaudación de fondos para mi defensa, porque no he tenido dinero para pagarla. Mis hijas iniciaron una campaña en un sitio web a través de una plataforma y esta persona que dijo que se infiltró en mi defensa, intervino y ayer se detuvo la recaudación de fondos. No tengo dinero, juez. Por eso hace días le había solicitado que me asignara un abogado público, y eso es lo que hago hoy. Está claro que mi defensa es inadecuada e insuficiente, y está claro que no puedo continuar con este juicio de esta manera sin tener una defensa.

Y aparte, además de la enfermedad de mi abogado, tengo que decirlo aquí, lo siento. Su madre también está muy enferma y depende de él, así que no puedo verlo. Y juez, nos acaban de entregar un enorme volumen de material. Nos lo entregaron tarde como el material anterior a la última vez, también tarde, y es físicamente imposible verlo.

Y el otro factor importante que me gustaría que supiera, juez, que no le fue comunicado por mi abogado, ya que habíamos acordado que lo haría, es que los materiales que recibimos de la oficina del fiscal federal, había información sensible a una amenaza de muerte contra mi familia, pero solo puedo verlo hace unos 20 días. Estuvo en manos de los fiscales hace más de un año y las amenazas en Honduras han continuado. Y lamentablemente, juez, entre esa misma información, la organización criminal que estaba armando este atentado contra mi familia, según la fuente de información de la agencia estadounindense que recibió esta información, este grupo criminal ya mató a alguien, al hijo de un expresidente.

Juez, todos los días paso por una situación terrible porque no sé qué va a pasar con mi familia. Fue el FBI quien dio esa información y me vienen a decir recién cuando voy encontrando el documento porque estaba buscando el material.

¿Será que a los fiscales no les importa la vida de mi familia?  Por eso quería que supiera eso y nunca le informaron de ello.

Le pido disculpas, juez, pero no me queda otra opción que pedirle que nombre un nuevo abogado. Pensé que lo podríamos hacer con los pocos recursos que teníamos para pagarle a mi abogado Colón lo que le corresponde, pero no hemos podido. Entonces gracias por atención, juez, y por favor desígneme un nuevo defensor público porque Estados Unidos me trajo de mi país para juzgarme aquí y que hay reglas que me garantizan esa defensa esencial.

Antes de la Constitución de Estados Unidos, las colonias que estaban aquí sufrieron mucho por culpa de Inglaterra. Se llevaron gente a Inglaterra para ser juzgada allí. No había manera de tener testigos allí y fueron juzgados por personas que ni siquiera las conocían. Y por eso los llamaba tiranos. Sé que sus padres fundadores intentaron enmendar eso para que no le pasara a nadie, no solo a mí, sino a nadie. Así que, juez, confío en su juicio. Gracias.

El TRIBUNAL: Muchas gracias.

SEÑOR, COLÓN: Juez, ¿me permite, señor?

EL TRIBUNAL,  Sí

(fin de la transcripción)

Más de JUICIO JOH
Lo Más Visto