Miembros del jurado reciben $50 diarios y su guía son las evidencias

ZV
/
12 de febrero de 2024
/
04:20 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
Miembros del jurado reciben $50 diarios y su guía son las evidencias

En estos primeros días de la semana se seleccionará a los 12 miembros del jurado para el juicio al expresidente Juan Orlando Hernández.

Aplazado el juicio hasta el 20 de febrero, el juez está concentrado en la selección de los miembros del jurado que en los próximos días decidirá la suerte del expresidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

No es el juez, Kevin Castel, quien, simplemente, estará como espectador durante las audiencias, el que tiene la última palabra en este caso, sino este grupo de 12 hombres y mujeres, seguramente, los que decidirán, a la luz de las evidencias que presenten las partes, si el exgobernante es inocente o culpable.

De acuerdo con el sistema penal estadounidense, Hernández llega a esta audiencia como inocente en tanto no le demuestren lo contrario. Y así lo ha dejado en claro el juez Kevin Castel a las partes y se lo hará ver también al jurado.

El juez Kevin Castel, dictaminará sobre la declaración del jurado.

TARIFA VIGENTE

Conforme a las reglas del juego, con uno de ellos que disienta, el juicio se anula y Hernández saldría caminando, tranquilo, de regreso a casa. Eso, para sus seguidores en Honduras sería motivo de fiesta y para sus detractores, el caos. Por eso, los abogados defensores apuntarán a crear la mínima duda entre ellos, confundirlos. Y por el otro lado, la Fiscalía hará lo mismo con la avalancha de pruebas abrumadoras que, según afirma, tiene contra Hernández.

De acuerdo con la legislación federal, el jurado recibirá 50 dólares por cada día de asistencia (más de 1,000 lempiras). Esta tarifa está vigente desde mayo del 2018 y reconoce, además, gastos en gasolina, estacionamiento y peajes de cada miembro, que, a la par, tienen la obligación de acudir a las citas, pues de lo contrario pueden ser sancionados con multas y hasta prisión.

Es probable que haya dos o seis suplentes, por si uno de los titulares no puede seguir en el caso, pero no participarán en las deliberaciones. Hubo veces, en los tantos casos que se conocen en esta corte, que un miembro del jurado tuvo que renunciar.

En el caso de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, juzgado en la Corte del Distrito Este de Brooklyn, al lado de Manhattan, donde será juzgado Hernández, uno de ellos renunció cuando supo que estaría viendo y escuchando -a una distancia de varios metros- al famoso líder del cartel de Sinaola.

JURADO VRS. EVIDENCIAS

El jurado es popular, escogido entre ciudadanos comunes y corrientes de Nueva York, la ciudad donde tiene jurisdicción la Corte. Para preservarles su anonimato, se les llamará por un número y ni siquiera los puede retratar los dibujantes oficiales, la única memoria visual permitida en el caso, ya que están prohibidas cámaras y celulares.

Entre ellos nombrarán un portavoz y estarán, siempre y cuando no se enfermen o renuncien, el tiempo que dure el juicio, algo impredecible, pues, depende de cuántos testigos llamen al estrado. Un mes, por lo menos, dicen.

Cuando los juicios se alargan varias semanas, el juez decide si el jurado puede irse a su casa al finalizar cada sesión o se queda “secuestrado”. En cualquiera de los casos, siempre estarán vigilados por alguaciles armados de la corte. Incluso, se les puede permitir un día libre para que puedan hacer sus trámites personales.

Obviamente, por tratarse de un caso relevante -es la primera vez que esta corte enjuicia a un expresidente del mundo- el jurado no puede dar declaraciones a los medios de comunicación ni compartir redes sociales o buscar información del acusado. Ni siquiera comentarlo entre ellos antes que termine el juicio.

El abogado Raymond Colon se ha mantenido como líder de la defensa del expresidente Hernández.

ÚNICA GUÍA: LAS EVIDENCIAS

El próximo 18 de enero, también, sube al banquillo de los acusados, el exministro mexicano de Seguridad, Genaro García Luna, pero en la corte de Brooklyn.

Mas en el juicio de JOH, es probable que alguno del jurado haya escuchado hablar de ambos casos, algo difícil en una ciudad agitada donde, el estadounidense nativo, ni siquiera conocían a “El Chapo”, en aquel entonces, según se dijo en su momento. Ni siquiera esos grandes medios, como “The New York Times”, le dan cobertura a estos casos que involucran a hispanos, a lo mucho una esquinita, pero del veredicto.

Por cualquier cosa, el juez prepara a los miembros de jurado, previamente, insistiéndoles que no se dejen llevar por el miedo o los prejuicios políticos, ideológicos o relacionado al mundo del narcotráfico a la hora de examinar las evidencias para que puedan discernir dónde radica la verdad.

Como es probable que ninguno de ellos tenga formación jurídica, policial o académica, les advierte también que hagan uso del sentido común a la hora de decidir si los testimonios de los cooperantes son creíbles.

Es más, les recuerda la máxima del sistema procesal estadounidense que suele hacer al momento de iniciar el juicio: “Las evidencias son su única guía. La presunción de inocencia del procesado prevalece hasta el final de las deliberaciones y el gobierno haya probado su causa”. (EG)

Más de JUICIO JOH
Lo Más Visto