¿DE LO LÍQUIDO A LO GASEOSO?

ZV
/
14 de junio de 2024
/
12:15 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
¿DE LO LÍQUIDO A LO GASEOSO?

EL concepto de las “sociedades líquidas” fue introducido por el sociólogo Zygmunt Bauman, como reflejo de comportamientos involutivos de la modernidad. En la sociedad líquida, “las estructuras sociales, relaciones, y valores son más flexibles y cambiantes, caracterizados por una falta de estabilidad y permanencia; todo es transitorio”. Consultamos a la IA ¿cómo la adicción digital y las redes sociales contribuyen al fenómeno?: “Las interacciones en redes sociales tienden a ser más superficiales y temporales en comparación con las relaciones cara a cara. Esto contribuye a la creación de vínculos sociales menos estables y más efímeros”. “La avalancha de información breve y fragmentada que se consume en redes sociales promueve una mentalidad de gratificación instantánea y superficialidad, lo que dificulta la profundización en temas complejos”. “En las redes sociales, las personas pueden reinventar y cambiar sus identidades con facilidad, reflejando la fluidez y la falta de permanencia que caracteriza a las sociedades líquidas”. “La facilidad para desconectarse y la abundancia de opciones digitales pueden reducir el nivel de compromiso y responsabilidad en las relaciones personales y profesionales”.

Consecuencias de las sociedades líquidas: “La falta de estabilidad y permanencia puede generar sentimientos de inseguridad y ansiedad, ya que las personas encuentran difícil predecir y planificar el futuro”. “Las relaciones más superficiales y temporales pueden llevar a un sentimiento de desarraigo y soledad, a pesar de la aparente hiperconectividad”. “Las instituciones tradicionales, como la familia, la educación y el trabajo, pueden perder su influencia y estabilidad, reflejando la fluidez y transitoriedad de la sociedad en general”. “La constante exposición a diferentes estilos de vida y opciones puede dificultar la formación de una identidad sólida y coherente, especialmente entre los jóvenes”. “La adicción a lo digital y el enganche a las redes sociales pueden ser vistos como síntomas de una decadencia más amplia en las sociedades modernas, que han erosionado los cimientos de valores tradicionales”. “Esta erosión afecta varios aspectos de la vida social, cultural, y moral, contribuyendo a cambios profundos en la forma en que las sociedades se organizan y funcionan”. Aquí hay algunas maneras en que esto ocurre: “Las redes sociales tienden a fomentar una cultura del individualismo y el narcisismo, donde la autopromoción y la búsqueda de validación externa se vuelven prioritarias. Esto puede socavar los valores comunitarios y de cooperación”. “Las relaciones construidas a través de redes sociales suelen ser más superficiales, lo que puede debilitar la profundidad y el compromiso en las relaciones humanas tradicionales”. “La constante exposición y el intercambio de detalles personales en plataformas digitales pueden diluir el sentido de intimidad y privacidad, valores fundamentales en muchas culturas”. “La diversidad de opiniones y la facilidad de acceso a diferentes perspectivas pueden llevar a un relativismo moral, donde los valores y principios se perciben como subjetivos y cambiantes, en lugar de absolutos y estables”.

¿Cuáles serían, entonces, algunas consecuencias de la erosión de valores? “La pérdida de valores compartidos puede llevar a una desintegración social, donde las personas sienten menos conexión y responsabilidad hacia su comunidad y sociedad en general”. “A pesar de la hiperconectividad digital, muchas personas experimentan sentimientos de soledad y aislamiento debido a la falta de relaciones significativas y profundas”. “La erosión de valores también se refleja en la creciente desconfianza en las instituciones tradicionales, como la autoridad, la familia, la religión y la educación”. “La falta de valores sólidos y consistentes puede contribuir a una crisis de identidad, especialmente entre los jóvenes, quienes pueden sentirse perdidos y sin un sentido claro de propósito o dirección”. (Pues ya ves –entra el Sisimite– hasta los robots advierten que la adicción digital y la superficialidad de las redes sociales pueden ser vistos como partes de un fenómeno más amplio de decadencia social y erosión de valores. -Es que –ironiza Winston– cuando el sociólogo, filósofo y ensayista polaco-británico de origen judío percibió el fenómeno de las “sociedades líquidas”, no habían invadido de lleno, la mentalidad de los zombis, las plataformas digitales y los chunches tecnológicos esos. Hoy las sociedades –por evaporación de lo que quedaba de la inteligencia, la vaporización de empatía y la ebullición de su consistencia existencial– pasaron de su estado líquido al gaseoso).

Más de Editorial
Lo Más Visto