¿CAMPAÑAS Y HOSTILIDAD?

ZV
/
15 de junio de 2024
/
12:51 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
¿CAMPAÑAS Y HOSTILIDAD?

SI todavía queda alguna duda del efecto nocivo de esas adicciones a las plataformas tecnológicas y a los chunches digitales, no se fíen del criterio expuesto en infinidad de editoriales. Hagamos la consulta al robot de la Inteligencia Artificial, a ver si, casualmente, coincide con la modesta inteligencia que ha alertado, en repetidos llamados de advertencia, al colectivo: “Sí, –responde la IA– la invasión digital y el uso de redes y plataformas tecnológicas juegan un papel significativo en la división de la sociedad y en el aumento de las tendencias extremistas”. Aquí se destacan algunos mecanismos claves a través de los cuales esto ocurre: “Mecanismos de División y Radicalización”: “Algoritmos de Personalización: Las plataformas digitales utilizan algoritmos para mostrar contenido personalizado basado en las interacciones previas de los usuarios”. “Este enfoque puede llevar a que las personas se vean expuestas principalmente a contenido que refuerza sus creencias preexistentes, creando cámaras de eco que intensifican sus puntos de vista y aumentan la polarización”. “Difusión masiva de desinformación: Las redes sociales facilitan la rápida difusión de desinformación y teorías de conspiración”. “La desinformación puede distorsionar la percepción de la realidad y generar desconfianza y hostilidad hacia otros grupos, lo que contribuye a la división social”.

“Cámaras de Eco y Radicalización: Los usuarios tienden a unirse a comunidades en línea que comparten sus intereses y opiniones, donde las voces disidentes son raras”. “Esto puede llevar a una radicalización progresiva, ya que las opiniones extremas se refuerzan y normalizan dentro de estos grupos”. “Economía de la Atención: Las plataformas están diseñadas para maximizar el tiempo de los usuarios en línea mediante la promoción de contenido emocionalmente impactante”. “El contenido sensacionalista y polarizante tiende a captar más atención, lo que puede aumentar la exposición a ideas extremas y conflictivas”. “Microtargeting en Campañas Políticas: Las campañas políticas utilizan datos para enviar mensajes específicos a grupos selectos de personas, apelando a sus miedos y prejuicios”. “Esto puede resultar en campañas más divisivas y agresivas, fomentando el odio y la división en la sociedad”. “Movimientos de Extrema: Las redes sociales han facilitado la organización y difusión de ideologías extremistas, contribuyendo al crecimiento de movimientos de ultra derecha y extrema izquierda en Europa y América del Norte”. “Consecuencias Sociales: Desconfianza y Hostilidad: La creciente exposición de contenido polarizante y desinformación puede aumentar la desconfianza entre diferentes grupos sociales y fomentar la hostilidad”. “Fragmentación Social: Las cámaras de eco y las comunidades en línea que refuerzan puntos de vista extremos pueden llevar a una fragmentación social, donde diferentes grupos tienen realidades y verdades paralelas”. “Extremismo y Violencia: La radicalización en línea puede llevar a acciones extremas y violencia, como se ha visto en casos de terrorismo doméstico y violencia política”.

(Concluye –entra el Sisimite– que la invasión digital y el uso de redes y plataformas tecnológicas son factores que propician la división de la sociedad y el aumento de tendencias extremistas. -Eso explica –interrumpe Winston– porque hoy en día los diálogos para lograr acuerdos y la negociación para alcanzar consensos se han satanizado. El odio entre rivales hace que unos y otros no se vean como adversarios con los que, en aras de la unidad, hay que entenderse, sino como enemigos a los que hay que exterminar. -Los electores –tercia el Sisimite– se han alejado del centro, que representa el equilibrio, atrincherándose en los extremos. -La sobriedad –agrega Winston– la ponderación, la mesura, han caído en desuso. El “zeitgeist –ello es, las creencias, ideas y actitudes generales que predominan en una determinada época o período histórico– es alérgico a la moderación, a la sensatez, a la ecuanimidad y a la tolerancia. Pero lo más trágico es que los actores, en vez de buscar formas de revertir lo que está arruinando a las sociedades, para que no siga provocando daño, más bien lo utilizan y el mal –lejos de menguar– sigue propagándose).

Más de Editorial
Lo Más Visto