¿Retorno democrático en Venezuela?

ZV
/
10 de julio de 2024
/
12:03 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
¿Retorno democrático en Venezuela?

Por: Óscar Lanza Rosales

El pueblo venezolano saldrá a votar el próximo 28 de julio, con la esperanza de que el candidato mayoritario de la oposición, el diplomático experimentado Edmundo González -quien lidera casi todas las encuestas con una intención de voto cercana al 50%, el doble que Nicolás Maduro, el candidato oficialista del chavismo- salga victorioso. González cuenta con el respaldo de María Corina Machado, la candidata inhabilitada que, según analistas, es un fenómeno político comparable solo con Hugo Chávez en 1998. Su candidatura ha generado optimismo incluso en sectores chavistas, con su iniciativa y eslogan viral “Edmundo para todo el mundo”.

González tiene a su favor el deseo de cambio de los venezolanos y el descontento de los chavistas, incluso en las zonas donde se promueven los programas sociales gubernamentales. Además, la movilización de votantes y el contacto directo impulsado por María Corina, así como el impulso generado en redes sociales y medios digitales, juegan a su favor.

Sin embargo, la oposición enfrenta una desventaja significativa, ya que tanto Chávez como Maduro han administrado el proceso electoral a través de sus seguidores, y siempre se les ha acusado de fraude y manipulación de votos, como la inclusión de fallecidos, eliminación de votantes opositores, alteración de actas y hasta impresión de votos. En esta ocasión, el presidente del Consejo Nacional Electoral es el padre del secretario del gabinete de Maduro. Además, los programas sociales y los recursos del Estado se utilizan para coaccionar o comprar votantes. También hay un desbalance en el acceso a los medios de comunicación, que en su mayoría son controlados por el gobierno, favoreciendo a los candidatos oficialistas.

En esta elección habrá una gran ausencia de observadores internacionales independientes, ya que el gobierno ha impedido la participación de los europeos debido a las sanciones de la Unión Europea a 50 funcionarios del régimen. Aunque Lula, Petro y Estados Unidos han abogado ante Maduro por más observadores, parece que solo el Centro Carter y la ONU estarán representados.

Otra amenaza para la oposición es la persecución a sus activistas. Actualmente, el gobierno ha inhabilitado a diez alcaldes opositores, algunos están detenidos y otros asilados en la Embajada de Argentina. Los activistas opositores también enfrentan sabotajes de sus actividades y enfrentamientos violentos con activistas chavistas, tal como lo propone en Honduras, el hermano de la candidata de Libre, Rixi Moncada, con los liberales.

El candidato González ha sido tildado por el oficialismo como “el candidato de los gringos” o “títere del imperialismo” para dañar su imagen ante los votantes. El ambiente político está tan caldeado que el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, ha declarado que están defendiendo la patria frente al “colonialismo” y el “imperialismo”. Además, Diosdado Cabello, vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, ha intensificado su presencia en la campaña electoral, siguiendo los pasos de María Corina y Edmundo González, promoviendo el 1X10, una iniciativa para que cada chavista movilice a diez personas a votar por Maduro.

A pesar de las fortalezas de González, el deseo de cambio incluso entre los chavistas y la situación económica y social actual crítica, el camino hacia las elecciones y el período posterior puedan ser complicados, según analistas internacionales, en especial los de El País de España, que le han dado un gran seguimiento al proceso, y de quienes he tomado muchos datos para la elaboración de este artículo. El chavismo aún controla las instituciones del Estado, lo que podría dificultar una transición. La posibilidad de que el chavismo acepte compartir el poder o incluso abandone el gobierno es incierta. Si Edmundo González ganara, enfrentaría el reto de gobernar un país con instituciones controladas por el chavismo y un ejército con una fuerte mentalidad revolucionaria. A pesar del optimismo en el campo opositor, figuras como Jesús Seguías advierten sobre la dificultad de una transición efectiva si no se logra una estrategia unificada y eficaz liderada por González Urrutia, lo que podría obstaculizar el cambio político esperado por muchos venezolanos.

¡Hondureños, pongamos las barbas en remojo! Personalmente, no me gustaría que Honduras enfrente un escenario como el que vive Venezuela actualmente, donde no se pueden celebrar elecciones libres y transparentes para elegir a sus autoridades. Si Libre continúa en el poder, tendremos en Honduras lo mismo que en Venezuela. ¡Hay que parar a Libre, que es un partido antidemocrático!

[email protected]

Más de Columnistas
Lo Más Visto