¿SI YA HEMOS HABLADO?

ZV
/
10 de julio de 2024
/
12:19 am
Síguenos
  • La Tribuna Facebook
  • La Tribuna Instagram
  • La Tribuna Twitter
  • La Tribuna Youtube
  • La Tribuna Whatsapp
¿SI YA HEMOS HABLADO?

SI la ultra derechista –mensaje de una lectora del colectivo– Agrupación Nacional (RN, por las siglas en francés de Rassemblement National), de Marine Le Pen obtiene en la primera vuelta un 33% de los votos, la coalición de izquierda Nuevo Frente Popular (cuyo principal actor es La France Insoumise, grupo de la extrema izquierda), logra un 28% y la coalición del presidente Emmanuel Macron (Ensemble), queda en tercer lugar con el 21%, ¿cómo fue que surtió efecto el bloqueo, –atendiendo el llamado a los votantes de los líderes de la izquierda y del centro– de dejar por fuera a los candidatos del RN?”. En Francia, el sistema para elegir diputados a la Asamblea Nacional, funciona de la manera siguiente: En la primera vuelta, “los candidatos compiten en sus circunscripciones locales. Si un candidato obtiene más del 50% de los votos y al menos el 25% de los votos de los electores registrados, gana automáticamente”.

“Si ningún candidato alcanza este umbral, los dos candidatos con más votos en la primera vuelta, así como cualquier otro candidato que haya recibido al menos el 12.5% de los votos de los electores registrados, pasan a la segunda vuelta. En esta segunda vuelta, el candidato con más votos gana el escaño”. En la segunda tanda, los partidos –leales al llamado de sus líderes– retiraron de la contienda a varios de sus candidatos en distintas circunscripciones, para que el voto llegase a aquellos que tuviesen mayor posibilidad de ganar. “Las alianzas entre partidos centristas y de izquierda evitaron que alcanzaran la mayoría de escaños, dejándolos en tercer lugar”. Se ocupan 289 escaños para control del parlamento. Ninguno los tiene. El izquierdista Nuevo Frente Popular (NFP), en primer lugar, con 182 escaños, la alianza oficialista, Junto por la República, en segundo lugar, con 168 y el movimiento ultraderechista Agrupación Nacional, en tercer lugar, con 143. Si no hay acuerdos en las negociaciones, vía las coaliciones, siguen en el limbo. Otro lector consulta ¿qué sucederá con la monarquía en el Reino Unido ahora que los laboristas barrieron con los conservadores y tienen control absoluto del parlamento? La primera ocurrencia sería que la popularidad relativamente menor del rey Carlos III comparada con la de su madre, la reina Isabel II –sumamente querida y admirada, durante los 70 años que ostentó la corona– podría facilitar un cambio en la percepción pública de la monarquía”. Si bien, hasta el día de hoy, luce poco probable que busquen, de inmediato, abolir la monarquía constitucional, los laboristas podrían capitalizar en el vacío que deja la muerte de la reverenciada monarca, para promover cambios que antes habrían sido impensables. Quizás, “el resurgimiento del debate republicano, dando pie a algunas reformas constitucionales que afecten a la monarquía”. “Esto podría incluir una revisión de los poderes reales, menos privilegios heredados, aunque es más probable que se centre en mayor escrutinio de la institución, aspectos como la transparencia, las prerrogativas, la redistribución de recursos, y la rendición de cuentas de la Casa Real”.

Tampoco hay que desestimar que “un cambio radical en la monarquía podría tener repercusiones en las relaciones internacionales, especialmente con los países de la Commonwealth, donde la monarquía británica todavía juega un papel simbólico importante”. (A propósito –entra el Sisimite– de la Francia ingobernable del general de Gaulle: “¿Cómo se puede gobernar un país que tiene 246 variedades de queso?”, aquí unas preguntas sacadas de unos versos de Pablo Neruda: “¿Cómo se llama una flor/ que vuela de pájaro en pájaro?/ ¿no es mejor nunca que tarde?/ ¿y por qué el queso se dispuso/ a ejercer proezas en Francia?”. -Como estas otras –interviene Winston– de los mismos versos: “¿Dónde termina el arco iris, en tu alma o en el horizonte?/ ¿A quién le puedo preguntar qué vine a hacer en este mundo?/ ¿Hasta cuándo hablan los demás si ya hemos hablado nosotros?/ ¿Sufre más el que espera siempre que aquel que nunca esperó a nadie?”).

Más de Editorial
Lo Más Visto