Opiniones
Editoriales
Más
profilepic_cardhttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2021/09/editorial-notas-2021.jpg

Escasez y abundancia

EN otros tiempos se definió la economía como la ciencia de la administración de la escasez. Tal vez este principio, o esta definición, ha caído en el olvido o se ha relegado a un tercer plano. Incluso por algunos economistas. Un ejemplo positivo de esta vieja teoría económica es que los Países Bajos (Holanda) se convirtieron en una sociedad muy rica por su industria manufacturera, el cultivo de tulipanes y una excelente producción intelectual y artística; pero también por “robarle” importantes espacios productivos al embravecido mar. Los holandeses han lanzado millones de toneladas de piedra y tierra sobre los pantanos, los fiordos y las playas con el objeto de agrandar el tamaño de su pequeño país y edificar zonas residenciales. Pero sobre todo con el propósito productivo. Esto significa que han administrado perfectamente la escasez de tierras y han convertido en “paraísos” económicos los viejos pantanos y estuarios medievales, para provecho del Estado, del sector empresarial y de los ciudadanos en general, con un alto ingreso en dólares, o euros, por cada individuo; uno de los más altos del mundo. Esto significa, además, que se puede administrar pobreza con el único propósito de crear riqueza. Algo que los hondureños debiéramos adoptar con seriedad. Honduras todavía tiene la oportunidad de convertirse en un país rico, en el mediano plazo, si acaso se lograra establecer una agricultura diversificada en tierras ociosas, basándose en abonos orgánicos y en el sistema de riego por goteo. A lo cual habría que añadir la atracción de buenos socios internacionales interesados en invertir industrialmente, con el fin primordial de volver rentables las exportaciones. Porque sin exportaciones y sin empleos masivos es absurdo hablar del mejoramiento de vida de los pobres en general y de la clase media hondureña en particular. Nuestro país ha vivido durante siglos y décadas de una economía de subsistencia sin ningún valor agregado. Exceptuando, claro está, los pequeños focos de exportación minera, ganadera y agroindustriales. Sin olvidar que durante el siglo veinte Honduras experimentó un proceso mínimo de modernizaciones, sobre todo en la costa norte, gracias a las exportaciones del enclave bananero y a la más o menos reciente industria del café. Pero en la mayoría de los municipios del interior del país y de la zona de La Mosquitia, los hondureños han subsistido de la siembra de maíz, frijoles, yuca y marginalmente del cultivo del arroz y pesca de langostas. Ello era aceptable, hasta cierto punto, por la baja densidad demográfica. Dicho en lenguaje más sencillo, por los pocos pobladores que habitaban los municipios estancados en el tiempo. Las economías autárquicas tipo Honduras, cobraron sentido en la “Edad Media” en tanto que las poblaciones eran pequeñitas, y era fácil administrar los feudos. Pues era poco lo que se necesitaba para abastecer de granos y otros productos a las aldeas, a los castillos y a los pequeños burgos que fueron apareciendo en el curso de los siglos. Sin embargo, hubo un momento en que creció la población y las necesidades se volvieron apremiantes y se hizo indispensable el comercio interregional. En el norte de Europa surgió con buen suceso la “Liga Hanseática” que comerciaba fluvialmente por varios países nórdicos, hasta alcanzar las zonas eslavas. El antiguo puerto de “Brujas” es un referente obligado de esto. En las ciudades del norte de Italia surgió el primer capitalismo sistémico financiero de que se tenga noticia. Debemos recordar que la ciudad-Estado de Venecia comerciaba incluso con países del Lejano Oriente. Por estos y otros detalles los hondureños debemos buscar y crear la abundancia que beneficie a todo el conglomerado nacional, sin distingos de grupos. Ello sólo es posible con una fuerte inversión de capitales redituables, tanto nacionales como extranjeros, en los cuatro puntos cardinales de la República, con capacidad para exportar hacia los mejores nichos económicos del globo, en un contexto en que la balanza comercial sea positiva para Honduras. En este sentido el aislamiento resultaría fatal.
EDITORIAL12:50 AM
profilepic_cardhttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2021/09/editorial-notas-2021.jpg

“los mitos”

DÍAS atrás ofrecimos extractos de un libro –obsequio del nieto– “Las Doce Reglas para la Vida: Un Antídoto al Caos” de Jordan B. Peterson. “En la historia de Pinocho, al pequeño títere se le cumple el deseo: pierde los hilos utilizados para controlar su vida y se convierte en un niño real e independiente”. “Solo que nunca pensó que ello conllevaba hacer frente a todos los peligros de la vida real”. “Los clásicos como Pinocho, mitos populares, cuentos de hadas y relatos religiosos, retratan los retos de encontrar sentido a la vida como un acto de equilibrio entre el orden y el caos, lo familiar y lo exótico, la seguridad y la aventura”. Su otro libro “Mapas de Sentidos”, es un horizonte de cómo encontrar el significado a la vida y de cómo sobrevivir a las catástrofes que se presentan. Quizás, leyendo a George Orwell –famoso por sus clásicos, 1984 y La Rebelión de la Granja– el autor haya descubierto pistas sobre la “razón de los conflictos”, entre lo que “se supone sea lo correcto y lo que parece serlo en la práctica”. Según Orwell, “los socialistas de su época no estaban motivados por el amor a los pobres –como afirmaban– sino por el odio a los ricos”. Sin embargo, “la ideología –basada en la compasión, según Orwell– era una máscara de su resentimiento y deseo de venganza”. De allí Peterson expone en su libro los peligros de “dejarse arrastrar por una ideología sin tomar en cuenta las circunstancias que rodean la sociedad”. Expone que “una ideología es un sistema de creencias que le da a la gente reglas para categorizar el mundo; crear enemigos y culparles de todos los males, en lugar de aceptar responsabilidad de los defectos y los sesgos propios”. ¿Quién no disfruta de una buena historia? “Desde el comienzo de la civilización, las leyendas, los mitos, los cuentos de hadas, las narraciones fantásticas, son esas historias que han capturado la imaginación ya que apelan a nuestras emociones”. “Pero ¿qué tienen estas historias en común y qué nos dicen sobre la mente humana y el mundo en que vivimos? Las historias y mitos culturales transmitidos a través de los siglos son el secreto para comprender la naturaleza y la cultura humana”. “Combinando mitología, historia y psicología, se intuye cómo nuestra mente crea significado”. “Cómo los mitos transmiten sentido y cómo ello trasciende a la era moderna de racionalismo”. “Para los humanos, el mundo se divide en dos partes: lo conocido y lo desconocido”. “Los seres humanos exploran su entorno por miedo a lo desconocido”. “Los mitos son una de las herramientas utilizadas para transmitir ideas, o formas de pensar o lidiar con problemas”. Si observan algunos de los temas recurrentes “son la muerte, el miedo, el bien, y el mal”. “Pero los mitos no son solo recordatorio de lo “sombrío”; son también surtidores de luz y de esperanza. Simbolizada a través de figuras de héroes que nos presentan métodos para enfrentar el mal y las catástrofes impredecibles, tanto como sociedad como en nuestras vidas personales”. “En momentos de crisis cuando muchos luchan por encontrar sentido a sus vidas como a lo que sucede a su alrededor, esta fuente ancestral de sabiduría e ilusión, fincada en la tradición, parecería ser más importante que nunca”. (“La más fiel memoria –replica el Sisimite– no siempre es historia”. Aunque Winston concuerda con el autor: “Ninguna buena historia se gasta, por mucho que se cuente”).
EDITORIAL12:49 AM
profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2021/09/editorial-notas-2021.jpg

¿COMO LÁZARO?

EDITORIAL

12:42 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2021/09/editorial-notas-2021.jpg

“¿APAREJO NUEVO?”

EDITORIAL

12:25 AM

EN editorial anterior alertamos del temor que la economía estadounidense caiga en esa tóxica bipolaridad que, en la jerga de los economistas, se conoce como estanflación. Una alta inflación combinada con una oferta baja de empleos que a la vez empuja a los mercados a un abismo recesivo. El Sisimite, citando a los griegos decía que es como los marineros arrinconados entre dos monstruos –“Escila y Caribdis”– que vivían a cada lado del ajustado estrecho de Mesina que separa a Grecia de Italia. Tal es la urgencia –ahora con las elecciones de medio término encima y el malogrado estado anímico de los consumidores– que POTUS acaba de pedir al Congreso suspensión temporal de los impuestos de las gasolinas y el diésel, en un “intento de rebajar los altos precios de los carburantes que alcanzan un récord histórico”. La vaina es que cuando las potencias estornudan a estos pintorescos paisajes acabados les pega pulmonía. Aquí la gasolina, con el último incremento cuesta 142.76 lempiras el galón. Eso impacta en las tarifas del transporte y de la energía, entre otras. En el zonal Belén –atribuible al desabastecimiento– la carga de frijol subió 200 lempiras y la de maíz 40 lempiras. Ya días alertamos que las empresas hondureñas –ya bastante lastimadas por los efectos de las crisis– ahora sufren otro porrazo. Se quejan no solo del excesivo incremento de precios sino del recorte en la entrega de los insumos y materias primas de proveedores del exterior, que ocupan para la elaboración de los artículos que surten el mercado nacional. Un 50% de abastecimiento al mercado hondureño es de bienes importados. Y si a ello le suman el encarecimiento del dinero para financiar sus operaciones, debido al alza en las tasas de interés, no hay milagro posible que –como Lázaro– haga que se levanten y caminen. ¿Cómo y cuándo, entonces, va a generarse el empleo necesario para detener los masivos éxodos migratorios? Si no han podido los empresarios –turulatos como están y además, tratados por el fanatismo como si fuesen enemigos– volver a contratar los miles que se fueron a la calle durante lo álgido de la pandemia, ¿cómo esperan que vayan a dar trabajos al creciente ejército de desocupados? Aquí andan los del FMI, sus tías las zanatas y las aves agoreras, en misión exploratoria. Sin duda que con las recetas acostumbradas. Como lo que les interesa arreglar –que además nunca se arregla– son los desequilibrios fiscales y no el bienestar general, son medidas de contracción a la economía lo que exigen aplicar (que se mueran los pobres y los afligidos y desaparezca la clase media) dizque para reducir el consumo y controlar la inflación. Si bien esa es teoría económica de los textos convencionales, aquí no hay tal consumo excesivo, digamos, como en los países ricos. Aquí la demanda es de subsistencia. Por eso la gente se va. (Si bien hay derroche y despilfarro de cosas primarias como la energía y los carburantes, ello es por malos hábitos de consumo y la nula campaña educativa para cambiarlos que concientice a la sociedad). El mayor desequilibrio no es el fiscal, sino que el país no produce lo suficiente. Es un problema de oferta y de desabastecimiento. Por eso se depende tanto de importaciones y regalías. Y sin actividad productiva, con empresas empantanadas, no hay trabajos. Esa es la mayor tortura humana. No dar oportunidad al hondureño a que en su tierra se gane la vida. Ello debiese merecer más atención que los distractores políticos. ¿O creen que las odiosidades rociadas por las redes sociales compensan la falta de preocupación a lo prioritario y a lo esencial? Lo que ocupa hacerse es dar vuelta de calcetín a este modelo disfuncional –con el cual nunca va a superarse el círculo vicioso del atraso– sustituyéndolo por uno que genere riqueza. De estímulo a la economía, de incentivo a la iniciativa privada y seguridad a la inversión. En otras palabras, lo contrario de esas medidas fondomonetaristas de corregir desequilibrios asfixiando la demanda en vez de estimular la oferta. (¿Disfrutar del modelo equivocado –se pregunta el Sisimite– a falta del indicado?).

EDITORIAL

06:11 PM

A vuelo de pájaro dábamos ayer la perspectiva siguiente de las elecciones colombianas que, igual, se repite en desenlaces parecidos a lo largo del hemisferio: Tal es el malestar colectivo que las multitudes descontentas –que son las más, las mucho más– quieren creer. Desean desde lo más hondo de sus aflicciones salir del ruinoso calvario que tienen como país. Quieren creer que los pesares del presente, recurrentes e interminables, son pasajeros. Quieren creer que pese a la agonía –la pérdida del trabajo, la mala economía, el desplome de los mercados, las carestías, la inseguridad, el derroche, el latrocinio, el menguado ingreso familiar– hay remedio milagroso a su ingrata vida. Quieren creer que después de una elección, con el solo cambio de gobierno, despertarán del amargo trance y acabará la horrible pesadilla. Quieren creer, sobre cualquier otra creencia, que el traspaso de poder cierra ese oscuro pasado y abre la luz del futuro. Eso creen. Y así votan. Es lo que de momento ha ocurrido en casi todos lados. Este fue el párrafo de cierre: Las expectativas sobre estos gobiernos son gigantescas. Asumen el poder –no en condiciones tan cómodas como en otras ocasiones– sino con la responsabilidad de lidiar las malas economías que reciben, agravadas por los demoledores estragos de la pandemia, frente a la exigencia de soluciones rápidas de pueblos empobrecidos. Como lo han comprobado algunos de ellos que llevan varios meses gobernando –uno que otro ya a mitad de su gestión– que no es lo mismo gobernar cuando hay gavetas suficientes y dinero abundante para repartir, que en momentos como estos cuando las exigencias son colosales y los recursos escasos. (Del poder a no poder –reflexiona el Sisimite– solo hay un paso). Como se ha hecho habitual ofrecer espacio a los lectores, iniciamos con estas palabras de estímulo que –en estos tiempos ingratos cuando la consigna de tanto amargado inútil es calumniar, insultar, odiar y descalificar–mucho valoramos: “Que privilegio de pluma…” dice en su mensaje un apreciable amigo. Otro comentario: “Excelente análisis –comenta otro– del porqué la izquierda se apodera del continente”. Una lectora amiga: “He reído, aprendido y por supuesto, he estado de acuerdo con usted en cada una de sus expresiones”. “Decía mi abuelo, “hija, nadie nace aprendido; pero los humanos somos tan tercos que, además, no aprendemos del mal ajeno. “Lo vemos y allí mismo caemos”. “Así que hija, no se queje, usted lo escogió”. Un amigo abogado comenta: “Por esos desencantos ganan el poder y cuando no encuentran la varita mágica es porque dizque “la Constitución no sirve” y hay que hacer una nueva”. “Eso hicieron en Venezuela y Nicaragua”. A la opinión anterior habría que agregar otro caso. El chileno. No para perpetuarse sino como atropellada salida política a un problema coyuntural, de un gobierno desprestigiado al sentirse acorralado por el calentamiento de las calles. La atmósfera entre los chilenos, sobre lo que entonces pareció aceptable, hoy día es bastante neblinosa y hasta pesimista. Pero este sería tema para otra oportunidad. (A propósito de Constituciones nuevas para resolver problemas estructurales que no son culpa de la Constitución sino de procederes chuecos de la gente, sistemas equivocados y de los malos gobiernos, el Sisimite sale con otro de sus dichos: “No por mucho madrugar amanece más temprano”. Y Winston complementa: “A burro viejo aparejo nuevo”.

EDITORIAL

06:11 PM

TAL es el malestar colectivo que las multitudes descontentas –que son las más, las mucho más– quieren creer. Desean desde lo más hondo de sus aflicciones salir del ruinoso calvario que tienen como país. Quieren creer que los pesares del presente, recurrentes e interminables, son pasajeros. Quieren creer que pese a la agonía –la pérdida del trabajo, la mala economía, el desplome de los mercados, las carestías, la inseguridad, el derroche, el latrocinio, el menguado ingreso familiar– hay remedio milagroso a su ingrata vida. Quieren creer que después de una elección, con el solo cambio de gobierno, despertarán del amargo trance y acabará la horrible pesadilla. Quieren creer, sobre cualquier otra creencia, que el traspaso de poder cierra ese oscuro pasado y abre la luz del futuro. Eso creen. Y así votan. Es lo que de momento ha ocurrido en casi todos lados. Respetando, por supuesto, el criterio de analistas políticos y de expertos nacionales e internacionales que ofrecen las razones –el mar y sus conchas– por las cuales unos ganaron y otros perdieron, el párrafo anterior es una buena síntesis de las causas. Estamos, por la misma naturaleza de las crisis, no en época de continuidad –salvo en las odiosas autocracias– sino de insurrección. Cuando lo que se quiere no es tanto poner sino quitar. Nosotros sencillamente colegimos que, si bien las calificaciones de cualquier candidato y sus propuestas pueden ejercer una influencia favorable en los espectadores, esta es relativa. Pesan más los impulsos en contrario. El voto de castigo. El voto en contra. La ira, el reproche, el desquite, la revancha es lo que arrastra voluntades y mueve las convicciones. Sobre las elecciones en Colombia –no fue después del trueno Jesús María– esto dijimos en editoriales anteriores: “Este sería el primer político de izquierda que tiene opciones de ganar”. El país no ha tenido gobiernos revolucionarios como en México o Venezuela, ni clanes reformistas como el peronismo argentino, ni socialistas como los chilenos. Ocurrió, además, que en el pasado los izquierdistas de arrastre popular –como el insigne orador Jorge Eliécer Gaitán y Carlos Galán– que estuvieron a un paso de obtener el poder fueron asesinados. En algunas de estas etapas a la izquierda se le asoció a frentes guerrilleros y a grupos terroristas. Los partidos tradicionales –oscilando entre líderes conservadores, centristas y progresistas– se han turnado el poder. Nunca pareció que le llegaría el turno a la izquierda. Hasta ahora. En Colombia, sin embargo, sucede parecido a lo que acaba de pasarle a los partidos tradicionales chilenos. Acumulan años de malestar popular y el desgaste de los gobiernos. Este último período ha sido catastrófico. Carga con el disgusto de dos estallidos sociales y el desencanto de la gente por los estragos de la pandemia. El actual gobierno de derecha sufre de altísimos índices desfavorables entre la opinión pública. El vaivén del péndulo político en América Latina –salvo contadas excepciones– ha resultado favorable a opciones de izquierda o a desconocidos opositores al oficialismo. Se cruza por un auge populista como de un duelo entre los extremos. Las expectativas sobre estos gobiernos son gigantescas. Asumen el poder –no en condiciones tan cómodas como en otras ocasiones– sino con la responsabilidad de lidiar las malas economías que reciben, agravadas por los demoledores estragos de la pandemia, frente a la exigencia de soluciones rápidas de pueblos empobrecidos. Como lo han comprobado algunos de ellos que llevan varios meses gobernando –uno que otro ya a mitad de su gestión– que no es lo mismo gobernar cuando hay gavetas suficientes y dinero abundante para repartir, que en momentos como estos cuando las exigencias son colosales y los recursos escasos. (Del poder a no poder –reflexiona el Sisimite– solo hay un paso).

EDITORIAL

06:11 PM

Suscríbete para recibir las opiniones en tu bandeja de entrada
Correo electrónico
Suscríbete
Columnistas
Más
profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/Denis-Castro-Bobadilla2.jpg

Dennis Castro Bobadilla

Honduras ocupa un Moisés, sí un líder que ame entrañablemente a su pueblo y no así mismo, que lo guié a buenos derroteros, que sea un ejemplo a seguir, que todos lo miremos con respeto, admiración y confianza, Honduras necesita un líder, que nos proteja de las siete plagas que afectan al país, la corrupción, el sectarismo político, el nepotismo, la arrogancia, los sueldos elevados, el derroche de los dineros del pueblo, la incapacidad de los funcionarios electos o no, la inseguridad en todos sus conceptos, Honduras no necesita un simple cambio de personas que tengan los mismos vicios de gente del pasado, necesitamos un cambio de conducta pública del funcionario, que nos enseñe los diez mandamientos en su gobierno y que nos diga que debemos cumplirlos por el bien de todos, 1. No nepotismo, 2. No salarios altos, 3. No corrupción, 4. Respetarás las leyes, 5. Pagarás tus impuestos, 6. No ONG que expriman el tesoro nacional, 7. No narcotráfico, 8. Te educarás 9. Cuidarás el bosque y los ríos. 10. Amarás a tu prójimo como a ti mismo.,No necesitamos de discursos y poses de falsos sabios que demuestran al fin y al cabo ser analfabetos, no necesitamos más la arrogancia de los funcionarios que demuestran sus complejos de inferioridad, no necesitamos de la megalomanía y su soberbia.,Necesitamos a un Moisés, un líder que mueva los mares de corrupción que nos asfixia e imposibilita caminar en medio de tanta desgracia nacional, que establezca prioridades en cada ámbito de la función pública sea en salud, educación, trabajo, vivienda, posesión de la tierra, en fin: lograr el beneficio social.,Ocupamos efectividad preventiva y no reactiva; soluciones a la brevedad y no tiempo al tiempo porque no tenemos tiempo.,Tendremos que encontrar ese Moisés, porque muchos en nuestro país enarbolaban la bandera de ser mesías antes de las elecciones y, siendo franco: una gran decepción priva en nuestro pueblo porque se ve que ya solucionaron sus problemas personales pero, ninguno se ve que solucione los problemas colectivos de los 9.5 millones de hondureños. Busquemos que ha de existir un Moisés para los hondureños que nos saque de las garras de estos faraones de las empresas de energía eléctrica, de los medicamentos, de la hemodiálisis carísima, de la usura en la comida, etc., de lo contrario, debemos abandonar estas tierras, e irnos a buscar en otros lados la felicidad plena que merece todo ser humano.,*Abg. Especialista en Derechos Humanos ,

12:04 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2021/05/Jos%C3%A9-Roberto-Valenzuela.jpg

José Roberto Valenzuela

La segunda mitad del siglo pasado se caracterizó por una guerra fría -esta es una expresión anglosajona que hace referencia a una agresión verbal- este siglo XXI llamado el siglo tecnológico o el siglo multipolar es escenario de la guerra caliente, debido a que el pasado 24 de febrero se inició la llamada operación especial de desnazificación y desmilitarización de Ucrania por parte de Rusia ¿pero cómo llegamos acá? ¿Qué se está jugando? Y ¿qué es lo que debemos esperar como resultado de este conflicto entre occidente y oriente? Trataré de exponer en un compendio de columnas de opinión las implicaciones de este conflicto en nuestro día a día.,Lo primero que debemos entender son 4 incongruencias que tienen al mundo de cabeza, un mundo multipolar con una moneda hegemónica, un tratado de defensa colectiva OTAN sin un enemigo real (la OTAN estaba a punto de desaparecer y ahora por unanimidad ha conseguido 500 millones de euros anuales en presupuesto militar de los fondos común de la Unión Europea, algo impensable en enero de este año) una incontrolable inflación mundial producto de las políticas de inyección de dinero a las economías en forma de estímulos a la población de las grandes economías por causa de la pandemia covid-19 y la compleja cadena logística que venía trabajando bien por décadas pero hoy está atascada.,La guerra en Ucrania es solo una consecuencia de varias políticas fallidas de ambos lados del tablero, porque para cada lado esta guerra tiene significado diferente, un grupo es libertador, el otro es defensor del invasor y otro lado es protector de derechos inalienables, esto hace que la paz esté cerca solo porque la globalización está aportando la cuota económica que afecta a las partes, pero toda guerra es un gran negocio y deja a sectores satisfechos, menos a la verdad que es su primera víctima y a la población civil que se encuentra adscrita a la verdad. Iniciamos estudiando quien se beneficia en Ucrania con esta lucha. Ucrania es el escenario bélico del conflicto, pero su actual presidente era un empresario del entretenimiento que contaba con 3 cuentas offshore en Belice antes de ser nombrado el primer ciudadano ucraniano, sin embargo, en el caso de Panamá Paper se le descubrió cuentas en Chipre e Islas Británicas, cuentas nuevas abiertas ya siendo presidente por valor de 850 millones de USD así como dueño de 3 propiedades en el centro de Londres y tenedor de acciones en empresas como Aramco y Tesla según cita el diario The Guardian, el Partido Conservador de Holanda y OCCRP por sus siglas en inglés de la organización de investigación periodística anticorrupción.,Ucrania como Estado y nación solo ha tenido pérdidas, en vidas humanas se podrían estimar en 15 mil efectivos militares si se utiliza la media de combate de 3 a 5 soldados muertos por cada 1,000 elementos de unidades en posición de defensa, pero hay que tener en cuenta que la estrategia de ataque rusa cambió a bombardeos intensivos con artillería de largo alcance por lo que este número podría elevarse y si se suman las bajas civiles de los últimos 8 años la cifra es muy alta. Territorialmente hablando ha perdido a Crimea, la región de Lugansk, Donetsk y Kherson, donde se encuentra la ahora famosa ciudad de Mariupol; y si el avance ruso sigue al ritmo que va podría perder Odesa al sur y Kharkiv al noroeste. Económicamente el Estado ucraniano tiene una deuda externa impagable de 70.5 mil millones de USD, en ayuda económica y militar que, aunque no lo reciba a cabalidad porque esa ayuda se empieza a gastar desde antes de llegar a Kiev, este tendrá que pagarlo en su totalidad. Por último, se suma a sus pérdidas su estabilidad existencial debido que después de este conflicto ya no pertenece ni aquí ni allá, debido a que miembros de UE y su comisionada dijeron en su viaje a Ucrania que este país tiene mucho que avanzar en temas de derechos humanos, corrupción y paz. El toque de gracia lo puso el canciller francés al manifestar que no se puede hablar de nada entre UE y Ucrania si primero no se supera la crisis actual.,Mañana continuamos con la parte II los actores externos.,

12:03 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/Jos%C3%A9-Rolando-Sarmiento-Rosales.jpg

José Rolando Sarmiento Rosales

La Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reunió en su sede de Roma, Italia, más de 50 gobernantes del mundo para conocer la situación de la insuficiencia de alimentos, que afectará a unos 862 millones de habitantes del planeta, de los cuales 820 millones son habitantes de países en vías de desarrollo, que son precisamente los que se prevé que se verán más afectados por el cambio climático. Por este motivo, el dirigente de la FAO, Jacques Diouf, tiene claro lo que espera de los líderes mundiales reunidos en Roma: los países ricos deben aumentar diez veces la ayuda a la agricultura, hasta 30,000 millones de dólares anuales para resolver la crisis global de los alimentos.,¿Cómo satisfacer una demanda de alimentos que se duplicará para 2050 en un mundo en el que el cambio climático está reduciendo la superficie cultivable? ¿Cómo se puede compatibilizar el aumento de la superficie dedicada a la producción de biocombustibles con el respeto al medio ambiente y la escasez de alimentos básicos en los países más pobres del planeta? Durante meses, expertos de la FAO han estado discutiendo sobre la crisis alimentaria, buscando soluciones y haciendo proyecciones cada vez más oscuras sobre cuál será la evolución de los precios de alimentos desde el pasado mes de noviembre, cuando expertos en cambio climáticos y bioenergía empezaron a tratar el tema en profundidad.,Ahora, el turno les toca a unos 50 jefes de Estado y de gobierno, que se reúnen en Roma ante la llamada desesperada de Naciones Unidas en la Conferencia de Alto Nivel sobre la Seguridad Alimentaria. El repertorio de participantes demuestra hasta qué punto este problema está afectando a todos los puntos del planeta: desde el presidente francés, Nicolás Sarkozy, hasta el brasileño, Lula da Silva; desde el español José Luis Rodríguez Zapatero, hasta el polémico mandatario de Zimbabue, Robert Mugabe, y el siempre impredecible Mahmud Ahmadinejad.,Para la FAO y las diferentes ONG que acudieron a la cita, se trata de “una oportunidad histórica para relanzar la lucha contra el hambre y la pobreza e impulsar la producción agrícola en los países en desarrollo”. El objetivo está claro: identificar los nuevos retos de la seguridad alimentaria mundial para lograr una comprensión mejor de la relación que existe entre seguridad alimentaria, cambio climático y bioenergía. De esta forma, se podrán discutir y adoptar programas, políticas y estrategias no solo para garantizar la seguridad alimentaria sino también para hacer frente al alza actual experimentada por los precios de los alimentos.,La situación de partida ha quedado clara tras la presentación del Informe Anual de Perspectivas Agrícolas publicado por la OCDE y la FAO la semana pasada. En él se señala que el actual nivel de precios de los alimentos va a bajar, pero se mantendrá alto al menos entre un 20 y un 80% por encima de los registrados en los últimos años hasta 2017. Además, las reservas mundiales de cereales se encuentran a mínimos históricos, unos 420 millones de toneladas, el nivel más bajo desde 1983, y aunque este año la producción crecerá un 3.8% no será suficiente para recuperar la normalidad. “La época de los alimentos baratos ha terminado”, proclamó Ángel Gurría, secretario general de la OCDE durante la presentación del estudio.,“La comunidad internacional necesita urgentemente una acción coherente para hacer frente al impacto del alza de precios sobre las personas pobres y hambrientas”, subrayó en el mismo acto el director general de la FAO, Jacques Diouf. Diouf ha recordado también que cerca de 862 millones de personas que sufren hambre y desnutrición. De estas, la FAO calcula que unos 820 millones viven en los países en desarrollo, que son precisamente los que se prevé que se verán más afectados por el cambio climático. Tanto Gurría como Diouf no esquivaron el tema más candente en este escenario: en un mundo donde el precio del petróleo se dispara y los alimentos escasean, ¿qué papel pueden jugar los biocombustibles?,Para ambos, las subvenciones de los estados a este tipo de carburantes están minando aún más la producción de alimentos. El motivo: la tecnología actual no es la adecuada y se deben utilizar para su cultivo tierras degradadas, no fértiles. En este sentido, un grupo de 31 ONG de todo el mundo han pedido a la Comisión Europea (CE) y a los jefes de Estado y gobierno de la UE que retiren su apoyo al fomento de los biocarburantes con el fin de “paliar la actual crisis” por la falta de oferta y el encarecimiento de los alimentos., ,

12:02 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/Segisfredo-Infante.jpg

Segisfredo Infante

En la séptima reimpresión de la “Breve historia de Guatemala” de José Daniel Contreras R. (2006), a pesar de todas las imprecisiones, saltos, injusticias y vaguedades historiográficas que entran en conflicto con el rigor científico imparcial, se puede rescatar un dato interesantísimo relacionado con la primera imprenta y el primer periódico que circuló en América Central. En este caso se aplica aquella deliciosa sugerencia borgeana que por muy malo que sea un libro siempre hay algo rescatable en el mismo.,Para los verdaderos historiadores guatemaltecos estos detalles podrían ser redundantes y hasta innecesarios. Pero para el resto de los centroamericanos es importante conocer en qué momento comenzó a operar la primera imprenta y en qué fecha circuló el primer periódico ístmico. Tal detalle cobra mayor relieve en una circunstancia en que se ha vuelto a subrayar, por enésima vez, la importancia de la libertad de prensa y la libertad de expresión, como piedras angulares de cualquier edificio democrático real en el continente americano y en el resto del mundo.,Veamos: Según Daniel Contreras la primera imprenta comenzó a funcionar allá por el año 1660 (hace más de tres siglos), bajo la dirección de fray Enrique de Rivera, siendo el primer tipógrafo José de Pineda Ibarra. Este apellido “Ibarra” lo veremos subsistir en una época periodística posterior, en vísperas de la “Independencia”. Pero lo más interesante de todo es que el primer periódico que se imprimió y circuló en Centroamérica tiene fecha de noviembre de 1729 (hace casi tres siglos). Tal periódico se llamaba “Gaceta de Goathemala”, escrito con tal grafía y pronunciación.,Sería esclarecedor averiguar quiénes fueron los primeros redactores de dicho periódico. Lo único que sabemos, por ahora, es que varias décadas más tarde publicaron sus artículos en la mencionada “Gaceta” los intelectuales, jóvenes y maduros, Antonio de Liendo y Goicochea, Simón Bergaño, José Cecilio del Valle y Pedro Molina Mazariegos, personajes centrales del pensamiento ilustrado, dentro del laberíntico proceso de emancipación política, científica y cultural, quienes a la vez eran oriundos de diversas provincias del llamado “Reyno de Guatemala”, es decir, Centroamérica.,Más tarde circularon “El Editor Constitucional” dirigido por Pedro Molina, y, por otro lado, “El Amigo de la Patria” y “El Redactor General” dirigidos por José Cecilio del Valle, durante los años anticipatorios de la “Independencia” y en el proceso de configuración de la República Federal de América Central. En 1833, José Francisco Barrundia puso en circulación el semanario “El Centroamericano”, posiblemente morazanista. Décadas después (1880) circuló en Guatemala el “Diario de Centro América”, considerado el decano de los periódicos del “Istmo”, en el cual me parece que publicó sus artículos Medardo Mejía, mientras se encontraba en el exilio guatemalteco.,Respecto de “Catrachilandia”, realizaron un trabajo de búsqueda bibliográfica, relacionado con las imprentas, revistas y periódicos lugareños, los escritores Rafael Heliodoro Valle y Miguel Ángel García. De tal forma que el “Hecatónquiro de América” (es decir Heliodoro Valle) encontró en la “Biblioteca del Congreso” de Estados Unidos, el primer libro publicado en una imprenta hondureña, creo que a mediados de la década del treinta del siglo diecinueve. Se trata de un texto sobre los “Primeros rudimentos de aritmética” del profesor y presbítero Domingo Dárdano.,Mucha gente mira con desprecio o con indiferencia las páginas amarillentas de los periódicos y revistas que ya circularon en el pasado. Pero Ramón Oquelí, un investigador cronologista por encima de la media estadística, frecuentaba la “Hemeroteca Nacional” en Tegucigalpa casi todos los días, con el fin de consultar datos olvidados en medio de toneladas de periódicos destartalados y arrinconados en las esquinas. De tales investigaciones aparecieron los libros “1862” y “El primer año de Bográn” (para solo mencionar dos títulos atractivos). Por otro lado se cuenta que Miguel de Cervantes Saavedra recogía del suelo pedazos de periódicos que los demás habían desechado. Tal era su afán de información y conocimientos. Para Guillermo Hegel era como un milagro que los diarios aparecieran cada mañana en la puerta de su casa. Mi abuela materna (María López) también leía las páginas de periódicos que habían servido en las pulperías y almacenes como envolturas de mercancías. Todo esto contradice la opinión de aquellos “ex,pertos” que sugieren evitar la consulta de periódicos y revistas al momento de realizar investigaciones científicas o de redactar un libro. Puede ser que la información “de un día” nos guste o nos enfade. En todo caso queda impresa para uso de los historiadores y cronologistas objetivos y subjetivos del futuro. Al final de la tarde lo que a nosotros nos importa es que los jóvenes periodistas, con ansias de saber, conozcan que el primer periódico de América Central se llamaba “Gaceta de Goathemala”, y que comenzó a circular bajo un agradable clima de finales de noviembre de 1729. ¡Sea!,

12:01 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/09/H%C3%A9ctor-Mart%C3%ADnez.jpg

Héctor A. Martínez

Ahora que se acercan los tiempos para elegir a los miembros de la Corte Suprema de Justicia de Honduras, los periodistas de los foros televisados y radiales han armado todo un melodrama insistiendo en que el proceso no debería estar viciado ni manoseado por los partidos políticos, como ha sido la tradición en Honduras. Tienen todo el derecho a demandar transparencia y rectitud en procesos tan vitales para la vida nacional, desde luego. El problema es que los políticos en los foros están diciéndoles una cosa a los periodistas, pero están pensando en otra.,¿En qué otra cosa piensan estos muchachos que entusiasmaron al electorado durante las campañas electorales con las promesas de un mundo mejor? En el poder, nada más, porque el poder es la razón de ser de los políticos, no la sociedad que los eligió. El verdadero objetivo al meterse a la política y llegar al poder, es satisfacer las necesidades de toda una estructura de clientes allegados al Estado y al partido ganador. El único problema es que el poder no es extensivo para todos, es decir, su alcance es limitado dado que los recursos no están disponibles para cualquiera. Este es el verdadero origen de los conflictos sociales.,¿Por qué ciertos grupos de la sociedad -se preguntarán algunos-, tienen mayor acceso a los favores de un gobierno que otros? ¿Cómo es que hay dirigentes gremiales que no importando el partido que gobierne, siempre están cerca del poder? ¿Cómo se reparte el pastel para quienes se acercan al poder máximo que es el Estado? La respuesta es bien sencilla: el Estado es una empresa multinivel de la que dependen miles de clientes: desde el CEO hasta los que necesitan gozar de ciertos privilegios especiales. La lista de los privilegiados es bastante numerosa, incluye a empresarios, sindicatos, campesinos, transportistas, activistas. Cada uno de esos grupos organizados busca satisfacer sus propios intereses o alcanzar “objetivos programados”, como suele decirse en el argot de la política. Esos intereses están relacionados directamente con la obtención de privilegios o recursos, no importa de qué tipo hablemos: todos necesitan obtener una parte de ese pastel. Al representar a miles de agremiados, esos clientes son fundamentales para mantener la supervivencia del poder.,Pero existe otro poder que nadie conoce y que se parapeta detrás de los partidos y de los gobiernos; es lo que Norberto Bobbio denomina el “poder invisible”, refiriéndose a una élite poderosamente económica que se convierte -ahora sí-, en la verdadera razón del poder político y viceversa. Tradicionalmente esas élites han colocado a los candidatos a elección popular en los puestos claves de los partidos para que resulten victoriosos en las justas electorales. Una vez en el poder, los políticos se ven comprometidos a cumplir ciertos acuerdos con quienes los postularon y que el público jamás logrará conocer. Eso no tiene nada de malo a menos que esas élites se limiten a velar únicamente por sus negocios y se olviden de que existe una sociedad que también demanda recursos y medios de subsistencia.,No importa si se trata de partidos de izquierdas o de derechas, debajo del vértice superior de la pirámide del poder siempre rondarán los pedigüeños que reclamarán sus dividendos en forma de favores o de especies, para lo cual se necesitará contar con dos cosas muy importantes: un enorme presupuesto y leyes adecuadas para resolver las miles de demandas que saldrán de los lugares más insospechados de la sociedad. Si no se cumple con esas demandas, entonces surgirán los acostumbrados conflictos sociales que pueden poner en peligro la estabilidad de cualquier régimen.,Para reinar en paz y evitar que los conflictos se desborden, resulta clave controlar los tres poderes del Estado, el invento europeo más engañoso de la historia, porque ¿quién querría gobernar con dos o más monarcas a la par, sobre todo si uno de ellos le pone trabas al absoluto? Mejor tres en uno, que dos estorbando. O hablando gastronómicamente, “en combo y agrandado, es mejor”. Aunque se gaste más.,Ver mis artículos en www.elpais.hn,(Sociólogo),sabandres47@yahoo.com,

12:07 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/Julio-Raudales.jpg

Julio Raudales

El Estado es como las lombrices de tierra, no nos gustan pero no las matamos porque sabemos que son útiles, o al menos podrían serlo. Thomas Hobbes, el sabio inglés de los albores del iluminismo, le bautizó con un eufemismo insuperable: Leviatán, el famoso monstruo marino de la mitología bíblica, que echaba fuego destructor por el hocico y que resultaba invencible para los minúsculos marienros a quienes le toca enfrentar.,El filósofo británico hace en su libro, algunas suposiciones básicas sobre la naturaleza humana y sostuvo que en cualquier interacción social los conflictos son endémicos: “Si dos hombres cualesquiera desean la misma cosa, que, sin embargo, no pueden ambos ganar, devienen enemigos y… se esfuerzan mutuamente por destruirse o subyugarse”. Es decir, un mundo en donde no existiera una forma inteligente de resolver estos conflictos sería completamente inhabitable para la especie humana. Ese es, de acuerdo con la lógica hobbiana, la razón de existir del Estado.,Llegados a este punto y aceptando que necesitamos del Leviatán para asegurar la paz y el bienestar, vale la pena hacernos dos preguntas: ¿debemos darle libertad total o es mejor amarrarlo? Y por otro lado, ¿cuánto de nuestros propios recursos gastamos para asegurar que el tal monstruo no termine quebrándonos?,Ambas interrogantes tienen respuestas claras. El modelo de organización republicana que campea desde hace un par de siglos en occidente (y ahora también en una buena parte del oriente del planeta), ha establecido una serie de equilibrios que permiten a la sociedad mantener atado al monstruo-Estado, para evitar que termine devorando a sus amos.,Lo otro, lo económico, se resuelve también con “amarres”. El problema es que en ambos casos, una ciudadanía cándida y poco organizada como la hondureña, termina por ser víctima de esa fiera que instauró para que le protegiera.,Eso es lo que ya muchas y muchos han empezado a notar en el devenir de los meses, luego de la fiesta esperanzadora de las elecciones del pasado noviembre. Basta un mínimo de perspicacia para sospechar que algo no muy claro y menos inteligente se gesta en las entrañas del Leviatán. Echemos un vistazo.,De acuerdo a las cifras de la Sefin, el 17 de junio, se habían recaudado aproximadamente unos 61 mil millones de lempiras en concepto de tributos, es decir, unos 9 mil millones más que el año pasado. Por el lado del gasto, la cosa fue al revés: para esa misma fecha, en 2021 ya se habían ejecutado unos 62 mil millones de lempiras, mientras que en este año ese mismo el gasto ha caído en 10 mil millones.,En resumen, para el 17 de junio, se recaudó más y se gastó menos. La pregunta obligada es entonces: ¿por qué si tenemos superávit primario, el gobierno ha tomado ya tres préstamos del Banco Central por la bicoca de 44 mil millones de lempiras?,Pero lo más dramático es que tanto escuelas como hospitales y centros de salud continúan exhibiendo enormes deficiencias en la prestación de sus servicios. Los maestros reclaman materiales apropiados, infraestructura consecuente ¡en fin! mejores condiciones para el retorno a la presencialidad; las enfermeras y médicos suman su clamor al del ministro de salud, pidiendo medicamentos y recursos para la atención de los enfermos en un país que desfallece debido a la enorme cantidad de epidemias y endemias.,Entonces: ¿para qué queríamos tanto dinero? Un decreto de emergencia, tres préstamos al BCH, un presupuesto 25% más grande que los anteriores y tan solo van seis meses. Parece que estamos llegando, en efecto, al proceso que los economistas llaman “dominancia fiscal”.,Es comprensible que en un primer año de gobierno y considerando el caos en que gobernó el Partido Nacional durante 12 años, las cosas no puedan arrancar tan rápido. Pero no se entiende la conducta de la autoridad fiscal, que recauda más -seguramente porque la actividad económica continúa boyante, además del impuesto inflación- y que además pide préstamos inflacionarios al Banco Central, sin que esto sirva para acelerar la inversión, tan necesaria para auxiliar a tantas personas necesitadas.,Hay que reconocer los esfuerzos que se hacen en ciertos temas como el manejo energético y la recuperación del agro, pero en lo demás, parecemos caminar a la orilla de la corniza sin advertir el peligro de que este Leviatán nos empuje al precipicio.,Mayor vigilancia ciudadana es la respuesta, pero también más conciencia de que no se puede jugar con fuego. Pongámosle arnés al mounstro y también un bozal o moriremos todos.,

12:03 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/Carlos-Medrano1.jpg

Carlos Medrano

Si el gobierno de la Presidente Xiomara Castro no toma medidas urgentes y oportunas en relación con la actividad agrícola, ganadera y productiva, lo que se avizora en esta Honduras será una crisis alimentaria sin precedentes.,El mundo lo está anunciando y los organismos internacionales de crédito ya lo advirtieron ya que el covid-19 y la guerra Rusia-Ucrania han tenido repercusiones negativas en las economías del globo terráqueo, por lo tanto, las naciones deben tomar las previsiones del caso, principalmente en el sector agroalimentario.,Ojalá que aceleren el paso quienes están en los organismos estatales que tienen relación con este estratégico sector agrícola-productivo, que elaboren un plan realista, concreto y realizable a corto, mediano y largo plazo, que apoye al sector agrícola y ganadero, principalmente.,Desde hace algunos años, en Honduras se ha descuidado a quienes nos dan de comer a los 9 millones de habitantes, nuestros productores trabajan con desventajas enormes en comparación a Centroamérica y no digamos los Estados Unidos, no cuentan con crédito accesible para todos y están sujetos a los vaivenes del clima.,El sector agroalimentario continúa deprimido por varias razones, como es el caso de las secuelas dejadas por las tormentas Eta e Iota, por el aumento de los insumos dejados por la pandemia del covid-19, por la guerra Rusia-Ucrania y por el incremento a los precios de los combustibles que tiene un impacto directo en la producción nacional.,Los costos de producción se han disparado por las alzas en los fertilizantes y los alimentos balanceados para animales, ya que, en el caso de la urea, Honduras lo importa de Ucrania y este insumo se ha acrecentado por las consecuencias que deja la guerra en ese país.,Los fertilizantes, que representan el 20% de los costos de producción, se han incrementado desde 100 a 200 lempiras por quintal, mientras que las alzas de los alimentos para animales representan el 80% de los costos, recomendándose hacer estudios de suelo para disminuir el uso de fertilizantes.,Pero no solamente los fertilizantes han aumentado, también las semillas, fungicidas y hasta la maquinaria.,Los precios de los productos básicos para la alimentación de los hondureños no han parado y continúa con tendencia alcista, disparando los indicadores inflacionarios que, según estimaciones de los expertos, alcanzará los dos dígitos a finales del presente año.,En el caso de la producción de carne, por ejemplo, poco a poco y desde hace algunos años el hato ganadero hondureño se ha reducido significativamente porque esta actividad ya no es nada atractiva, por el robo de ganado, inseguridad jurídica, invasiones y malos precios.,Nada que ver con lo que sucede en Nicaragua en donde existe un floreciente negocio con ganado bovino con un hato ganadero en el 2019 de 55 millones 710,091 cabezas de ganado.,La producción ganadera es una de tantas actividades económicas de las que somos deficitarios, siendo un país con tierras ociosas y agua para ser “el granero de Centroamérica”, como lo decíamos con orgullo en años pasados.,Un país que no garantiza ni siquiera el alimento de su población, es una nación sin futuro.,*Periodista,carlosmedrano1@yahoo.com,

12:02 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/Jos%C3%A9-Israel-Navarro1.jpg

José Israel Navarro Carrasco

El día que se puso la primera piedra de Palmerola para la construcción de la terminal aérea XPL, fue en la Base Aérea ESC, con la asistencia de muchos ministerios y el mismo presidente, hasta ese momento la AHAC sabía que la terminal XPL seria en la parte oeste de Palmerola, la sorpresa fue que en la maqueta de diseño ya figuraba en parte este, sorpresa misma para la FAH, pero la decisión estaba tomada y solo podían protestar las FFAA y la misma FAH.,Al tener la aprobación PIA por parte del gobierno central, se inició su programa de construcción y aceptación de los entes municipales, ministerios involucrados, la AHAC, Coalianza y FAH, con muchas reuniones y la voz cantante la llevaba el señor ministro de Finanzas, (posterior fue presidente del Banco Central), en las reuniones se vio las futuras edificaciones y la expansión de PIA hasta la calle principal de acceso a la base y a la Fuerza de tarea B, y destrucción de los edificios de la AMA, el ministro se opuso y la AHAC. Y se les dijo en ese momento que el jamón de este emparedado eran los predios de la AMA y PIA informó que construiría la AMA en la parte oeste y con mejores edificaciones y una piscina para uso de los cadetes y personal de toda la base y Academia, hasta el día de hoy desconozco si se firmó algún acuerdo, ya que la AHAC no tenía vela en ese entierro y los involucrados eran la FAH, Ministerio de Defensa y PIA, quizás con veedores como ser Coalianza, así se empezó la construcción de la terminal de XPL con auditoria del departamento de AGA de la AHAC, dándole todo el apoyo a PIA, así obtener un buen producto que sirviera en el futuro a Tegucigalpa y mejorando la aviación internacional y quedando Toncontín como servicio aéreo nacional y para la aviación privada (aviación general).,Se siguieron los programas con el acompañamiento de ACSA, a muchos operadores aéreos no les gustó, empezaron a protestar aduciendo que solo a ellos se les inspeccionaba, pero al fin aceptaron, que era por el bien de la seguridad aérea (darle seguridad aérea al pasajero es importante), se regulo el sistema legal de Wet Leasing (alquiler de aeronaves), principalmente extranjeras, que se pueden alquilar por tiempo definido (6 meses), donde el operador solo paga su uso y sujeto a un reglamento su uso, se alquila por no tener aeronaves en ese momento o por abrir nuevas rutas, después de ese tiempo se requiere solicitar extensión y solo por un periodo más o regula su uso con tripulación nacional, el Dry Leasing es el alquiler de una o varias aeronaves y el operador es responsable del mantenimiento y operación completa con tripulantes nacionales y se incorpora la o las aeronaves a la OSPEC del operador aéreo.,La nueva ley aeronáutica aprobada por el Congreso y editada en La Gaceta le dio validez a muchas cosas, especifica que puede hacer un operador aéreo y que no puede hacer, considero que debería revisarse la operación de la figura de Wet Leasing y Dry Leasing, podría aparecer como aquellos que aparecieron con licencia venezolana, el nuevo director de la AHAC debería informarse más sobre muchos temas aeronáuticos, quién o quiénes aprobaron supuestamente estas anormalidades, recordemos que las escuelas de aviación están graduando pilotos con la idea de trabajar en aviación y se ven coartados por no haber trabajo y sus plazas ocupadas por pilotos extranjeros, (no quiero ser más papista que el papa) y evitar el cabotaje.,Es importante desarrollar la aviación y es una obligación de la nueva AHAC de favorecer el desarrollo y seguir el asesoramiento de ACSA, el general aéreo M. Cáceres fue pieza importante, ya que era el director de ACSA y puso a disposición el equipo técnico, quizás no se vea todavía el fruto y tropiece por los cambios de empleados, recordemos que la AHAC es un ente técnico con un 75% de técnicos y 25 administrativos, en los últimos años la ecuación ha llegado a 50% y 50% por emplear a adeptos a un partido, se necesitan inspectores de rampa con conocimiento técnicos aéreos, en todos los aeropuertos, no solo por emplear y en otras áreas técnicas, según ACSA deben de tener un nivel técnico aéreo.,La nueva AHAC busca la categorización aérea para el país, para ser una nación segura en aviación, ya hay un operador aéreo nacional y/o extranjera que explotan el código compartido y eso es importante, porque una compañía extranjera cree en el operador aéreo nacional y comparte sus pasajeros con el operador y viceversa, paso importante y que los otros operadores deberán buscar el código compartido, son ganancias pocas al volumen, pero tiene seguro un % de pasajeros y el nacional se obliga a dar un buen servicio.,Los pueblos se desarrollan por sus comunicaciones, es importante su sistema aéreo, la señora Presidente debe de apoyar la seguridad operacional aérea que beneficia al usuario y ayudando al operador aéreo nacional,*Coronel de Aviación ®,capinave@yahoo.com,

12:01 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/%C3%93scar-Armando-Valladares.jpg

Óscar Armando Valladares

En un artículo documentado, el señor Jorge Raffo, embajador del Perú en esta tierra de pan llevar, se refirió en LA TRIBUNA al viejo proyecto del “Canal por Nicaragua” y a dos textos -alusivos al tema- escritos en 1832 y 1851 por los ciudadanos franceses Alphonse Dumatray y Pierre Rouhaud.,El 18 de septiembre de 1830, Francisco Morazán -nacido en Tegucigalpa el 3 de octubre de 1792- fue elevado por el voto popular a la primera magistratura de la nación centroamericana, fecha en que dijo -entre otras cosas-: “El pueblo soberano… me manda colocarme en el más peligroso de sus destinos, y debo obedecer sus respetables preceptos, y cumplir el solemne juramento que acabo de prestar en vuestras manos”. “La alianza de los pueblos americanos, aunque se ha frustrado hasta ahora, no está lejos el momento de ser puesta en práctica… Ella hará aparecer el nuevo mundo con todo el poder de que es susceptible…,Seguidamente ejemplificó: “Tal es la apertura del canal en el istmo de Nicaragua. Esta obra, grandiosa por su objeto y por sus resultados, tendrá el lugar que merece en mi consideración, y si yo logro destruir siquiera los obstáculos que se opongan a su práctica, satisfaré en parte los deseos de servir a mi patria”. Desde un primer momento, Morazán puso sus ojos en los Países Bajos (Holanda y Bélgica) para la construcción de la vía interoceánica susodicha; sin embargo, la “lucha de clases” de la que hablaba el presidente de la República de Centroamérica y que asediaba sin hora fija a su gobierno, desposibilitaba darle atención al proyecto. De ahí que en reunión del Congreso Federal (1836) informaba: “Allanados los obstáculos que habían entorpecido por algún tiempo la realización de la Agenda decretada cerca del gabinete de La Haya, se presentó otro más poderoso todavía: la falta de salud del individuo nombrado para aquel fin; motivo que ha impedido su marcha hasta ahora. La apertura del canal de Nicaragua ha sido el primer objeto de esta misión interesante. Noticias privadas, pero fidedignas, de las causas que embarazaron a los holandeses ocuparse de esta grandiosa obra, han alejado la esperanza del gobierno y producido un verdadero sentimiento en el ánimo de los centroamericanos, amigos de la gloria y engrandecimiento de la patria”. Las causas a que aludía se situaban en 1830, año en que una revuelta había provocado la independencia de Bélgica.,Después de su voluntario exilio en la capital peruana, retornó Morazán a Centroamérica, desembarcando en el puerto salvadoreño de la Union el 15 de febrero de 1842, dispuesto con renovados bríos a “llevar a feliz término la nueva cruzada de redención que habrá de darnos patria, asegurando nuestros derechos y libertades interiores, así como nuestra independencia y respeto en el exterior”. En Lima había recibido la noticia de que fuerzas afines al imperio inglés, ocupaban el territorio nicaragüense de San Juan del Norte. En exposición que hizo circular desde el citado puerto salvadoreño, dijo que aquella acción violenta era un “golpe de muerte para la Republica, porque -recalcaba- a mi modo de ver está cifrada su existencia nacional, la consolidación de un gobierno y su bienestar y grandeza, en la apertura del gran canal mecánico por el propio puerto de San Juan”.,Casi al final de su artículo el señor Raffo anota que Dumatray y Rouhaud sostenían en 1851 que el “río San Juan y el lago de Nicaragua se convertirán en la vía más corta, más fácil y menos dispendiosa de todas las que conducen a Chile, Perú y otros puntos orientales de América”. Sus textos -acota el embajador peruano- se convirtieron, sin ser esa su intención, “en material de propaganda para otro proyecto, el de Lesseps y su Canal Interoceánico por Panamá”. Ironías -agrega- de la historia.,Tanto José del Valle cuanto Francisco Morazán tuvieron la “temprana idea” del canal por Nicaragua, sin que a ninguno les diera por proponer su construcción a gabinetes poderosos -como el inglés y el estadounidense- pues uno y otro puntualizaban, con distintos juicios y palabras, que la ambición ha legitimado el derecho del más fuerte con funestos resultados para los pueblos más débiles.,coase2020@gmail.com,

12:05 AM

profilepic_horizontal_card_posthttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2022/02/Jorge-Raffo.jpg

Jorge Raffo

El historiador Omar Jaén Suárez, diplomático panameño, en su obra “Migraciones y Redes Internacionales – Estudio de Caso del siglo XVIII al XX: Icaza” (2021) impulsa el desarrollo de las biografías e historias personales puntuales para entender la historia social siguiendo el influjo de la prestigiosa escuela francesa de los “Annales” (1929) que sin contraponerse a la historia estructural que involucraba a grupos inmensos, buscó dar un nuevo perfil a los estudios del pasado.,Ese podría ser el caso de Carlos Malagamba, hombre de negocios genovés que creó su propia red comercial entre 1788 y 1794 uniendo Lima con Honduras para que sus productos llegasen finalmente a Génova a través de Cádiz. Dueño de la fragata “La Galga” (Lévano, 2019) cuyo nombre no pudo ser mejor elegido para describir la rapidez con que a Malagamba le gustaba actuar. Su nave efectuaba doce viajes por año transportando pasajeros y mercancías e innovando con políticas de fletes que fueron “revolucionarias” para su época: pasajes dos por uno cuando se trataba de familias viajeras; descuentos de hasta quince por ciento en el flete marítimo al productor que transportase su cosecha hasta el puerto en las recuas de mulas de propiedad de Malagamba; en períodos de carestía de algún producto ofrecía las bodegas de su fragata a mitad de precio sabiendo que siempre es mejor navegar con barco lleno que parcialmente vacío. Un detalle anecdótico de Malagamba eran sus sentimientos hacia la iglesia, los religiosos viajaban pagando únicamente un tercio del valor del boleto. Otro rasgo de su carácter fue su rechazo a la esclavitud, negándose a entrar en el infame comercio de seres humanos.,Su aparición en el escenario comercial de intercambios intravirreinal no ha sido suficientemente estudiada. En la matrícula de comerciantes de Cádiz de 1771 aparecen 48 comerciantes ligures con operaciones activas en América (Ruiz, 1998, citado por Brilli, 2011) pero Malagamba no es uno de ellos. La historiadora Brilli (2008), siguiendo el Libro 445 de la sección “Consulados” del Archivo General de Indias (AGI), confecciona una relación de los ligures que accedieron a “Cartas de Naturalización”, es decir, permisos para comerciar con América y ahí se cita a Malagamba que habría accedido a dicha autorización en 1785. También está en la lista de genoveses que cuentan con barco propio para llegar a las tierras de la Corona en ultramar (Mola, 1991). Su nombre vuelve a figurar en la lista de “Corredores de Lonja” de Cádiz de 1794, junto con otros 58 comerciantes genoveses (Carrasco, 1999) pero también sería el último año de sus operaciones. Su sobrino Lorenzo Malagamba lo reemplazará desde 1795 (AGI, Legajo 491, sección “Consulados”).,Malagamba construye inicialmente su riqueza comerciando cascarilla, cacao, granos, canela y medias de diversas clases. Para 1793 contaba con una pequeña flotilla de tres fragatas y una goleta que se sumaron a “La Galga”. Las fragatas “Santísima Trinidad” y “La Galga” así como la goleta “San Felipe y Santiago” cubrían la ruta Lima-Honduras; la fragata “San Carlos” (alias “España”) atendía la ruta Honduras-Cartagena de Indias; y la fragata “San Josef” transitaba desde Lima a Guayaquil o Panamá u otro puerto del Pacífico que fuese necesario (AGI, Leg. 929, “Consulados”). Con cuatro fragatas que desplazaban 200 toneladas cada una y tomando como referencia la forma como exigía en sus travesías a “La Galga”, es posible inferir el volumen de carga que movía Malagamba por mes.,Fue uno de los proveedores de cacao de las quince chocolaterías con los que contaba Lima en el último cuarto del s. XVIII las que en promedio facturaban 4,300 pesos anuales cada una (Quiroz, 2008, citado por Lévano, 2019). En 1784, un ligur y un catalán -Juan Andrés y Juan Monasz- montaron una tienda de chocolates en la calle Santa Polonia en la Ciudad de los Reyes, nombre con el que se conocía a Lima en el período virreinal (Lévano, 2019), y olfateando una oportunidad comercial, Malagamba les propuso “exportarlos” en barras procesadas.,Esta prosperidad se frenó con el advenimiento de las guerras de independencia. En 1818, los navieros más importantes del Virreinato peruano fueron convocados por la Comisión de Armamento del Tribunal del Consulado para armar buques de guerra y auxiliar a los realistas del Río de la Plata. En ese momento, las fragatas de Malagamba -probablemente ya bajo la conducción de su sobrino Lorenzo- fueron incautadas para este fin, por lo cual el consulado se comprometió a pagar a sus dueños 3,600 pesos mensuales por cada nave por el tiempo que se les empleará en este servicio. El compromiso no fue cumplido y sobrevino la quiebra.,El puntillazo final fue el hundimiento de la “San Carlos” por acción de Louis Michel Aury, corsario francés al servicio de la Cartagena independentista y de las Provincias Unidas del Río de la Plata operando en el Caribe centroamericano (Samayoa, 1965).,El auge y caída de la red de paisanaje comercial construida por Malagamba también significó la casi desaparición de nexos comerciales entre Lima y Honduras luego de treinta años -sumado el período de su sobrino Lorenzo- de participar de todo el circuito del Pacífico y transatlántico, espacio que sería copado luego por el comercio británico. Estudiar casos como los de Malagamba permiten no solo conocer sus estrategias de intercambio intervirreinal sino especular sobre la historia contrafáctica, la historia que pudo ser.,Embajador del Perú en Honduras*,

12:04 AM

Caricaturas
Más
post-1
CARICATURAS
12:56
¿Tienes una perspectiva diferente? Envía tu propio editorial y añade tu voz a La Tribuna.
Empezar
Tribuna del pueblo
Más
profilepic_cardhttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/tribuna-del-pueblo1.jpg

Espero no surja la payasada de…

Esto con los “niños(as) diputados(as)”. Espero este gobierno no continúe con ese circo de periodos pasados. ¿Qué se ha ganado con tal evento? Esos gastos improductivos, deberían utilizarse dotando pupitres a escuelas, colegios, dándoles prioridad a los diestros del brazo izquierdo -no son mayoría- pero es un derecho humano tener su pupitre apropiado. Esto último, caso de mi hermana Alicia -como muchísimos más- cursó escuela, colegio y universidad con pupitres para diestros del brazo derecho. Qué incomodidad estudiantil. Hay que observar lo anterior con los de nivel de preparatoria. Ojalá se haga algo en relación a lo referido. Juan Manuel Aguilar Flores 0801-1946-02048. Colonia Kennedy
25 de junio de 2022
profilepic_cardhttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/tribuna-del-pueblo1.jpg

Pensamiento positivo (1/2)

Soy de los que cada día que amanece da las gracias al Creador por el regalo de la vida, me concentro con optimismo en el trabajo, y los quehaceres cotidianos, le planto lucha a las adversidades que nunca hacen falta y me regocijo leyendo lecturas edificantes y pensamientos positivos como un mecanismo motivador y de autoestima. “Por supuesto -dice el psicólogo español Arturo Torres-, el simple hecho de leer algunas frases positivas no hará que se nos arregle el día automáticamente, pero si vamos abriendo nuestra receptividad a esta forma de ver la vida y aprendemos a empaparnos con optimismo, estaremos haciendo mucho más probable la posibilidad de mejorar nuestro nivel de bienestar”. https://psicologiaymente.com/ A continuación, algunos de estos pensamientos positivos anónimos que podemos relacionar con cualquier situación de las que vivimos. (1) “Con el tiempo se van muchas cosas, pero otras se quedan para siempre. Se va la juventud, pero se quedan las ganas de ser siempre joven. Se va la fortaleza, pero se queda el carácter, y también el orgullo. Se va esa capacidad de la que tanto alardeaba para jugar al fútbol, pero se queda ese gusto por pegarle a un balón en compañía de mi hijo. Se va la resistencia, pero se queda el entusiasmo por seguir intentando. Se va la voz, pero nunca las ganas de cantar. Quizá hasta la salud decida marcharse, pero se quedan las ganas de vivir. Tal vez hasta las alegrías se marchen para dar paso a las satisfacciones. Se van los años, se va el tiempo, pero quedo yo… todavía, hasta que la vida se vaya. Y aún así, quedará mi recuerdo, por ende, rendirse no es una opción”. (2) “Quizás una de las cosas que más necesitamos es aprender a distinguir entre lo útil de lo valioso. Un sacacorchos es útil. Un abrazo es valioso. Una puerta es útil. Un atardecer es valioso. Un mechero es útil. Una amistad es valiosa. Casi siempre, lo útil es más caro que lo valioso. De hecho, lo valioso rara vez cuesta dinero. Y esto ocurre porque el dinero es útil pero no valioso. Lo valioso genera mucha más felicidad a largo plazo que lo útil. Y sin embargo a menudo valoramos más lo útil que lo valioso”. “Los mejores momentos no cuestan dinero. Ver nacer a un hijo. El primer beso. Sentir que vuelas de la mano de alguien. Los momentos gratos que se nos pasan por la cabeza justo antes de abandonar este mundo no costaron dinero. Esos momentos son lo más valiosos que tenemos. Entonces, cuando te asalte una preocupación, párate a pensar si lo que buscas es útil o valioso. Aprende a distinguir, y te darás cuenta que vivir bien no es tan caro como te habían contado”. (3) “No hay cirugía plástica para la dignidad ni liposucción que elimine la vergüenza. No hay bótox que esconda la deshonra, ni marca de ropa que cubra el descaro. No hay doctorados o títulos que concedan honorabilidad cuando esta no es demostrada. Al final, no hay cuenta de banco suficientemente grande que suplante la transparencia de la mirada y la honestidad de las palabras”. J. J. Pérez López. Barrio El Manchen Tegucigalpa. M. D. C.
25 de junio de 2022
profilepic_cardhttps://d1mrtjpezxphht.cloudfront.net/wp-content/uploads/2019/05/tribuna-del-pueblo1.jpg

“La risa es cosa seria”

En su prolífica carrera de escritor el doctor en Derecho Internacional José María Leiva Leiva, nos ofrece y deleita con un nuevo libro de su cosecha. El cuarto libro que escribe en estos dos últimos años, y es que el autor nos dice “estoy jubilado, disfruto investigar y sé cómo hacerlo”. En su conjunto, este es su onceavo libro, y conociéndole, nos crea desde ya la expectativa en saber cuál será su próxima publicación. Al referirme en concreto a su nuevo libro “La risa es cosa seria”, no quiero dejar desapercibido que, desde su portada, ya se vuelve atractivo, por su vistosidad de imágenes y colorido, además en su interior algo curioso, los números de la paginas están enmarcados en la figura de una boca riéndose, eso es preludio de que quien lo lee se va a satisfacer riéndose agradado. Otro comentario inicial es que el libro tiene un compendio de chistes, que van desde lo sencillo hasta los chistes kilomé-tricos, los que muchísima gente los conoce, pero los olvidamos con el transcurso del tiempo, por eso creo que el libro servirá de prontuario, para llevarlo y usarlo en la ocasión oportuna, pues tiene la creatividad para lograr la atracción por él, haciéndonos pasar momentos agradables que ayudarán a olvidar momentáneamente achaques y alteraciones por salud. Se dice que la risoterapia ayuda a so-brellevar los inconvenientes del diario vivir, siendo un alivio de entretenimiento en mo-mentos de ocio, y que también provocan la movilidad de los músculos de la cara, y esto hace que el cuerpo genere endorfinas que hacen sentirse bien por los graciosos y agradables buenos chistes. El doctor Leiva dice: “Que el sentido del humor nos ayuda a vivir la vida de manera positiva, lo mismo hace rodearnos de gente que se siente bien a nuestro lado. Hay un denominador común: estar feliz compartiendo una alegría”. El libro se compone con nueve capítulos genialmente distribuidos sin faltar el repaso de la comedia cinematográfica presentada a través de 36 películas, el humor gráfico, un compendio de humor como remedio infalible, chistes de diferente género o de-nominaciones hasta el chiste kilométrico, ese que cuesta memorizarlo y para contarlo se debe acudir casi siempre a un papel escrito. Un atributo positivo del libro es que en su contenido podemos encontrar varios programas televisivos de antaño que muchos de nosotros los disfrutábamos por la calidad del comediante, pero que con el paso el tiempo se olvidan. Así como tam-bién figuran chistes atribuidos a Francisco de Quevedo, Jaimito y Pepito, jovenzuelos que nunca crecieron y que permanecen en la escuela, y que son siempre muy astutos para salir por la tangente y con una porción de picardía que provoca la hilaridad. Finalmente, quiero agradecer a nuestro querido y apreciado “Chemita”, la oportu-nidad concedida a mi persona, de actuar como presentador del libro. Ing. Héctor Guillermo Díaz Escoto Tegucigalpa, M.D.C.
19 de junio de 2022
CONTENIDO PATROCINADO

Es evidente que la pandemia nos ha dejado clara la importancia de la salud mental. La salud mental es un componente integral y esencial de la salud. La Constitución de la OMS dice: “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental, social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Es decir, afecta la forma en que pensamos, sentimos y actuamos cuando nos enfrentamos a las situaciones cotidianas de la vida; nos ayuda a determinar cómo manejamos el estrés, cómo nos relacionamos con los demás y cómo tomamos decisiones. La salud mental es importante en todas las etapas de la vida, desde la niñez y la adolescencia hasta la adultez y la vejez. Al descuidar la salud mental, se manifiesta sobre todo en el actuar humano, así como en los aspectos psíquicos, como los sentimientos, los pensamientos y actitudes. Hay muchos factores que pueden influenciar la salud mental: Los factores biológicos (antecedentes familiares, genética, química cerebral), experiencias negativas de la vida (como el trauma y el abuso), la dieta, la actividad física y el consumo de sustancias. Tu salud mental está en tus manos, requiere de esfuerzo, tienes que evitar situaciones que te drenan, como preocuparte por lo que no puedes controlar, ser perfeccionistas, dejarte absorber por las preocupaciones de otro, poner atención a las acciones de los demás, hacer un trabajo que no disfrutas, tener envidia, dejarte llevar por celos y criticar al prójimo. Consejos prácticos para cuidar la salud mental: • Duerme bien. Cena algo ligero. Apaga aparatos electrónicos 30 minutos antes de acostarte, procura usar pijama cómoda. • Haz ejercicio, por lo menos 30 minutos diarios, puedes escoger de tu actividad favorita: caminar a un buen ritmo, bailar, nadar, andar en bicicleta, etc. • Cuida tu alimentación. Procura tener una dieta balanceada, tomando la adecuada cantidad de agua de acuerdo con tu peso. • Mantén tu cerebro activo: puedes leer, realizar crucigramas, sudoku, aprender un nuevo idioma. • Organiza bien tu tiempo, evita la procrastinación (retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras más irrelevantes o agradables). • Dedica tiempo a realizar actividades agradables como escuchar música, asistir al cine, ver una obra de teatro, dar caminatas en la naturaleza. • Dedica tiempo a fomentar las amistades, rodéate de personas que te ayuden a tu crecimiento personal, ríete, disfruta el tiempo con ellos. • Aprende a gestionar tus emociones; saber detectar qué emoción estás sintiendo, por qué la sientes y qué puedes hacer para mejorar la situación. • Cuida la autoestima positiva. Autoestima positiva y saludable es tener confianza en tus capacidades, poder tomar decisiones y asumir riesgos y enfrentarse a tareas con una alta expectativa de éxito, ya que te ves a ti mismo de un modo positivo, a la vez que reconoces y aceptas una variedad de sentimientos e impulsos, positivos y negativos, y estás dispuesto a contárselo a otra persona. • Llénate de positivismo: Tu mente es tú casa, debes procurar llenarla siempre de cosas positivas. Realizar actividades que te llenen de alegría, que te den esperanza. Si estás pasando por una situación difícil y sientes que no puedes con tus propias fuerzas, no dudes en acudir a un profesional. Normalicemos el cuidado de la salud mental, así como cuidamos nuestro cuerpo. Leanela Ocón Psicóloga Tegucigalpa, M.D.C.

TRIBUNA DEL PUEBLO

06:11 PM

A veces en mis momentos de reposo o de lectura de algún libro, de esos que provocan recuerdos, me da por entrar en un momento de meditación y reflexión sobre lo que estamos viviendo, y los que pasamos, vivimos en nuestros años de mocedad e imborrables tiempos en nuestra Honduras, y particularmente en la Comayagüela, de gratos recuerdos, para el escritor nacional, don Mario Hernán Ramírez que ha sido algo así, como mi segundo pueblo a donde vine desde mi pueblo natal, Soledad, El Paraíso, a cursar mis estudios de secundaria. Recordar cómo era la Honduras, de aquellos tiempos y particularmente la Comayagüela de mis recuerdos de hoy, pareciere que estuviésemos ante una obra, de ficción de la literatura universal. En Honduras de nuestros años, aunque había pobreza, mal crónico de nuestra sociedad, y habían problemas sociales, no son ni la seña de lo que hoy estamos pasando. Recuerdo que la Comayagüela de nuestra adolescencia, era la ciudad donde se transitaba las veinticuatro horas del día, con toda seguridad. Los estudiantes del Instituto Central, hacíamos presencia por todos lados, igual ocurría con los estudiantes de la bien recordada Escuela Normal de Señoritas, que se identificaban por su elegante y nítido uniforme, totalmente blanco. Al Instituto Central, donde llegaban estudiantes de toda Honduras, y aquí en la capital, de todas las colonias, incluso de la periferia, en trasporte y hasta a pie, y jamás escuchamos que a tal compañero lo habían asaltado, o agredido físicamente, eso que ahora es un trabajo rentable de guardaespaldas o acompañantes de seguridad, que es negocio para muchas empresas, no se conocía en nuestros tiempos, gracias los bancos conservaban un personaje con una pistola al cinto, que servía más que todo para evitar que entraran ebrios al establecimiento. Los estudiantes del Central conservamos una peculiaridad y es que además de hacer presencia por todos lados, donde éramos muy respetados, en los meses de noviembre habíamos agarrado como costumbre irnos a estudiar en los bajos de lo que era Banco Nacional de Fomento, donde eternizamos en los días y hasta en horas avanzadas de la noche, hubo veces que a determinada compañera, se le ocurrió irse para la casa, en horas avanzadas de la noche, (2 ó 3) de la madrugada y nosotros, los compañeros la acompañábamos hasta su casa, no sin antes tomarnos una merienda, que en esos tiempos su costo era de centavos. Este hecho es quizá el más recordado de nuestra Comayagüela de ayer que coincide con nuestros años de adolescencia y con la época de nuestros estudios secundarios sin dejar de recordar, aunque este fenómeno era a nivel nacional de lo bajo de nuestros productos y servicios; así es como el bus era de diez centavos, una minuta y un taco, que era muy característico comer de los estudiantes, costaba cinco centavos la minuta lo mismo; hoy basta decir que todos esos productos que antes costaban centavos hoy su costo es de lempiras y a veces, de muchos lempiras. Ahora examinando nuestra realidad, pareciera que es falso todo, hoy contamos no solo con un costo de productos y servicios elevados sino que, con un alto porcentaje de figuras delictivas, totalmente desconocidas, por aquellos años, como la extorsión, narcotráfico, secuestros, sicariato y paro de contar, porque la lista es tan inmensa, que abusaría del espacio que generosamente nos cede el licenciado Elvir Flores. Todos estos hechos en que estamos embarcados, lo hacen creer a uno, que estamos viviendo una nueva patria, otra nueva realidad en la que jamás pensamos en nuestros mozos tiempos. Manuel Aguilar Palma Periferia de San Miguel de Heredia

TRIBUNA DEL PUEBLO

06:11 PM

Síguenos
01234
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América