Casos en la pandemia

ZV
/ 31 de julio de 2020
/ 12:29 am
Síguenos
01234
Casos en la pandemia

Más

Por: Jaime Martínez Guzmán
Exsecretario de Educación

1.- En la política
Acercándose el proceso para las elecciones internas, las que algunos partidos parece no quieren organizar pretextando situaciones relacionadas con el censo y la identidad; se escucha a líderes de la oposición al régimen, como curándose en salud, elucubrando que se prepara un nuevo fraude electoral. En pasadas elecciones han recurrido a ese expediente, cuando sintieron que serían perdedores en los comicios. Han sido un continuo de lamentos justificando su derrota en supuestos fraudes, que nunca probaron en lo más mínimo.

La crítica acompañada de propuestas es saludable para todo gobierno, porque lo orienta hacia un mejor desempeño. Eso es lo que menos hacen los políticos de oposición. Se enfocan en una crítica destructiva y algunos en acciones con ánimo desestabilizador. Magnifican los errores en que los gobernantes incurren, sin aportar ideas de cómo enmendarlos. En estos tiempos pandémicos, algunos anhelan que todo le salga mal al gobierno, sin pensar que si ocurriese el país y su pueblo sufriría las consecuencias. Con visión de poco alcance no se les ocurre que si el gobierno sale avante, la nación también lo hará. Y si ellos fueran ganadores en próximas elecciones, encontrarían un país con “la mesa servida” y camino pavimentado, como dejó la administración del presidente Maduro a la del presidente Zelaya.

El Presidente Hernández Alvarado, a pesar de las dificultades personales que le han aquejado, su gobierno en esta inédita y crítica COVID-19; trabaja con esmero y dedicación junto al pueblo para confrontarla. Con la ayuda de Dios, el trabajo meritorio de los médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud, policías, militares, bomberos y diversas organizaciones civiles y con la solidaridad y disciplina del pueblo en general, Honduras saldrá adelante. Y no como quieren algunos que suceda, arreciando actualmente su mordacidad, aprovechando el lamentable incidente de las compras por parte de Invest-H de los famosos hospitales móviles.

Con ello tratan de demeritar la generalidad de la estrategia gubernamental en el combate de la pandemia que, a pesar de las carencias propias de un país pobre y de lo crítico de la enfermedad, está desarrollándose satisfactoriamente, cada día reinventándose y adaptándose a una inédita y cambiante situación, aprovechando las lecciones aprendidas, la orientación de la OMS/OPS y el asesoramiento de un equipo de expertos nacionales y representantes de diversas organizaciones. Se ha manifestado que a este equipo pueden sumarse, sin exclusión, todos aquellos que quieran aportar sus ideas y propuestas. Deberían concurrir los expertos que, cómodamente, desde sus residencias tuitean demeritando lo que se hace con esfuerzo y dedicación. “No es lo mismo verla venir que platicar con ella”.

Es extraña la actitud negativista de algunos dirigentes del Colegio Médico en estos tiempos críticos para la salud del país. Pareciera que les picó el gusanito de la política desde que dirigieron la tristemente célebre Plataforma, la que tanto perjuicio causó al sistema de salud con la paralización de centros sanitarios durante varios meses del 2019. Sus manifestaciones derivaron en lamentables hechos de violencia y vandalismo. Se recordará que por su presión consiguieron la derogación de los PCM (Decretos Presidenciales en Consejo de Ministros), pretextando privatización y despidos de personal. Así quedó derogada la junta interventora en la Secretaría de Salud, una comisión de expertos cuyas esenciales funciones fueron el asesoramiento, fortalecimiento cualitativo y modernización del sistema sanitario. Si esta derogación no hubiera ocurrido, “otro gallo nos cantara”, estando mejor preparados para estos tiempos del COVID-19.

2.- En la educación
También el sistema educativo nacional ha tenido que adaptarse y reinventarse en los procesos para atender a su clientela, cuya opción esencial ha sido la enseñanza en línea. En el nivel superior, tanto público como privado, no se ha tenido mayor dificultad, considerando que sus profesores y alumnos tienen más capacidad de manejo y acceso a ese medio tecnológico. Igualmente ha sucedido en la mayoría de los centros educativos bilingües.

Diferente es el caso del sistema bajo la responsabilidad de la Secretaría de Educación, esencialmente del sector público que, por la extensa clientela, variedad de niveles, modalidades, dificultad de manejo y acceso tecnológico, tanto de profesores como educandos y áreas geográficas; el proceso de enseñanza- aprendizaje es dificultoso, poco sistemático en suficiencia de contenidos y calidad, principalmente, para propósitos promocionales.

Siendo que el COVID-19 ha venido para quedarse y que por ello el sistema presencial neto está lejos de regresar es que, sería conveniente un sistema intermedio o mixto, en el que los educandos pudieran estudiar en casa con materiales impresos, asistiendo por turnos de grados, asignaturas, jornadas, en grupos reducidos y con medidas de bioseguridad, solamente uno o dos días para monitoreo y evaluación, aumentando progresivamente la asistencia al ritmo de la pandemia y por incidencia zonal. Hay tiempo para preparar esos materiales.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América