Liwa: espíritu de las aguas en la tradición miskita

Liwa: espíritu de las aguas en la tradición miskita
ZV
/ 17 de mayo de 2020
/ 12:45 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Por: Rubén Darío Paz*

En Honduras, los miskitos están dispersos en 145 comunidades en casi 17,000 kilómetros pertenecientes al departamento de Gracias a Dios. Un alto porcentaje de esa superficie lo constituyen tierras bajas aluviales, extensos bosques de coníferas, bosques de matorral, innumerables llanos y prolongados pantanos.

Brus Laguna, con 3,292.56 kilómetros, figura entre los municipios de mayor extensión en el país, tiene un amplio casco urbano y alberga la segunda mayor población del departamento. Está circundado por una serie de lagunas entre ellas: Rapa, Sika Lanka, Bismunta, Nicro-watla, Santo Cocal, Erazio, Tigni, Kiranata, Kraza-Raya, Subtara-Tigni y la Laguna de Brus. Su amplio espejo de agua, inmensos llanos verdes, barras profundan, complementan un atractivo paisaje que no se repite en el resto de Honduras.

En el caso de La Mosquitia, se aprecia un vínculo constante entre gente-naturaleza, las fuentes de agua, las montañas, animales, plantas desde su cosmovisión se rigen por espíritus o dueños. Significa que se practica un respeto a innumerables espíritus, lógicamente se experimentan niveles de convivencia, que a su vez están sustentados por una arraigada y extensa tradición oral.

La liwa el espíritu de las aguas (similar a la sirena)

Existe desde la imaginación misquita la creencia de que “los espíritus liwa se enamoran de los seres humanos. Hay liwa masculinos y femeninos, por lo que ambos géneros, son vulnerables a sus atenciones emocionales. Si liwa se siente atraído por una persona, la visita en la noche, en sueños. Si un sueño revela la visita de un hombre o una mujer, o tiene un contenido sexual, significa que liwa ha poseído a quien sueña.1

Los miskitos asumen que la “liwa está en todas partes, es un sinnúmero de lugares donde hay fuentes de agua, lagunas, ríos, mar, zanjas y pozos, sostienen que el espíritu, se les revela en sus sueños por ejemplo dicen “yo sueño que ando en esa laguna, […] que ando en pipante, ando bañándome, o sueño que estoy enamorándome de una mujer blanca”.

A la mujer miskita, la liwa también se le aparece por medio de sueños, “cuando está durmiendo, sueña con un hombre, blanco, o negro” […] al día siguiente cuentan… “anoche me encontré un hombre muy lindo, un hombre guapo, luego se enferma, eso es Liwa”.

Consecuencias

Todos los efectos de la liwa tienen que ver con desánimos, decaimiento, cuerpos adoloridos, falta de apetito, falta de deseo sexual, altas temperaturas, no querer salir de la casa. Algunas personas sin importar el género, aseguran que les aparecen manchas en la piel, sobre todo en los brazos. La mujer, según los hombres, es más vulnerable en ese periodo previo a la menstruación.

Los miskitos creen que la liwa es capaz de enamorarse y embarazar, y luego las mujeres dicen “hay qué dolor, me siento mal, estoy preñada… entonces comienzan los dolores, los malestares, pero el embarazo es falso, por eso lo pierden o el niño nace deformado, no tiene algún brazo, la mitad ligosa, entonces son hijos de liwa. En las comunidades misquitas a esos niños se les llama Lasa-lupia o (hijos de diablo)”. Algunas madres, son del criterio que algunas mujeres reciben castigos de liwa, por descuidos, ya que muchas veces las mujeres, cuando están en su período menstrual, tiran las toallas sucias a la laguna.

En respuesta a los inconvenientes producidos por la liwa, ellos recurren al consumo se hierbas que encuentran en los solares cercanos. Se recogen varias hierbas, se limpian, se machacan y se ponen a hervir. Estas aguas se pueden tomar, pero es más efectivo bañarse con ellas, e incluso si el mal es mayor deben consumirse por tres días. En algunas comunidades se acostumbra, que después del baño, el afectado debe acostarse con la cabeza envuelta por una hora o más. Aparte de las hierbas que se encuentran en los patios, también utilizan una planta acuática, que crece en las cercanías de las lagunas, denominada ligua-saika o tagni liwa.

Incidentes en las lagunas

Aunque no es frecuente que se ahoguen niños, cuando esto sucede los misquitos afirman, que las personas que se ahogan fueron llevadas por liwa. Creen que el espíritu es capaz de enamorarse de ellos y que por esa razón se los lleva. Según los miskitos “en otras ocasiones ha sucedido que alguien se estaba bañando y luego sienten que alguien lo jala de los pies, algunas personas logran escapar de un encuentro con liwa, pero la persona queda afectada, con altas temperaturas, pérdida del conocimiento inmediato. Algunos describen que por los encuentros con liwa, “las personas han quedado con la piel manchada como si alguien les hubiera golpeado”.

Así describen la liwa los miskitos

Ellos imaginan la liwa con diversas características, no siempre son coincidentes e incluso varían de acuerdo a los escenarios donde ellos se desempeñan. La mayoría dicen “se trata de una mujer, blanca, pelo largo”, pocos describen las facciones de su rostro pues no siempre da la cara… Aseguran que a quienes más afecta es a los hombres, porque estos últimos, bañan, pescan o se trasladan a diario sobre las lagunas. Algunos pescadores comentan “que mientras pescaban, una mujer se les subió al cayuco y estuvieron a punto de naufragar”, otros relatan que por culpa de la liwa se perdieron en la laguna… “y les tocó pasar la noche entera sin poder regresar a su casa, luego se enfermaron”. Un elemento nada despreciable a considerar, es el hecho, que los miskitos están en contacto permanente con mestizos, estos a su vez comentan relatos sobre “la sucia o la Siguanabana”, con características ligeramente similares.

Algunos ancianos miskitos son del criterio que se deben tomar precauciones, sobre todo con los niños menores “al transportar niños en pipantes se corre el riesgo que la liwa le robe el espíritu al niño, lo mejor es que si los niños salen de sus casas hay que prepararlos”2. Desde la cultura miskita, se piensa que cuando suceden ahogamientos en la laguna o en algún río, es la liwa la que se enamoró y se llevó a la persona, algunos creen que, en las profundidades de las lagunas, existe un lugar que se le nombra como liwa-tasba, o sea algo así como el lugar de las liwas, y que en ese sitio, descansan todos los muertos por ahogamiento.

No debemos olvidar que las diferentes culturas, tienen sus propios elementos que funcionan como controladores naturales.

Algunas precauciones para evitar los contactos con liwa

No se puede dejar bañar a los niños solos en las lagunas o los ríos, menos en el mar. Se pueden bañar en grupo antes de ir al culto el domingo, porque la madre está pendiente, significa que la madre está cerca, lavando o bañando y tiene control sobre ellos. Igual recomiendan que los niños estén en sus casas antes del anochecer.

Las mujeres deben tener el cuidado de no tirar trapos sucios a la laguna, tampoco olvidar ropa interior, porque entonces la liwa, va oler y en la noche va a molestar.

Un elemento no menos significativo es que los miskitos relatan, que la liwa, no necesariamente les afecta en la región que ellos habitan, sino que narran experiencias de que ellos fueron afectados por liwa en otras regiones del país, a continuación, el relato de Tomás Lerians Zelaya “mientras yo era estudiante, me trasladé a la ciudad de Santa Bárbara para realizar estudios de magisterio. Entonces como al año de que yo estaba viviendo en Santa Bárbara llegó mi hermana a visitarme. Por la tarde caminamos río arriba, y nos fuimos a una poza del río Cececapa, que se conoce como “la sirena”. En días siguientes me enfermé y tuve que viajar a La Mosquitia a buscar remedio, me atendió mi mamá que sabe mucho de hierbas. Tenía dificultad para orinar, más bien parecía entre sangre y pus… entonces mi mamá, preparó una olla de agua hervida, le colocó surjua, liwa saika y agua florida. Me pidió que me sentara cerca de la olla para que me diera el vapor, ese tratamiento fue por tres o cuatro veces, luego me curé”.

Efectos causados por liwa

Aunque en los escasos centros médicos que funcionan en la región, los pacientes misquitos son registrados por los operadores de salud estatal, bajo otras enfermedades, la mayoría de las personas consideran, que lo que más les afecta y les genera varias complicaciones es la liwa. Quizás, lo más interesante de esto, es que en la actualidad muchos médicos y enfermeras son miskitos, por lo que desde los argumentos culturales debe haber mayor comprensión.

Los sueños y recelos como práctica frecuente

Al interior de las familias miskitas, los sueños juegan un papel preponderante, y es por ello, que sus miembros siempre están pendientes que uno de sus parientes cercanos comente algo relacionado con un sueño reciente. Algunos entrevistados, dicen que ellos le dan mucha importancia a sus sueños, y afirman “sí, los sueños dentro de la cultura misquita, siempre han sido una preocupación y pudieran ser una alegría, los sueños que se relacionan con la naturaleza, el individuo, vaya… sueñan que estaba ahogándose, sueñan con una culebra, con el toro negro, con la naturaleza, eso es preocupante, porque se supone, que es una revelación, de lo que pudiera sucederle al individuo que soñó o a un miembro de la familia. Y afectan según el ámbito de trabajo”.

Por ejemplo, si un señor es campesino y su esposa soñó con una culebra, ese día el campesino no va al trabajo, y es posible que no lo manden durante toda la semana. Los colores con que sueña una persona son para tomarlos en cuenta… “si ha soñado con un toro o vaca negra es mal augurio, porque el color negro está asociado con la muerte”.3 Incluso se sabe que, en años recientes, cuando aún no se habían introducido otras especies de ganado vacuno como el brahman, que se introdujo a mediados del siglo pasado.

La gente normalmente, preguntaba por el color del cuero de la vaca que había sido destazada, y si la vaca era negra, la gente prefería no comprar. Antes de que vinieran los misioneros Moravos, los misquitos dicen que ellos recurrían al Sukia (curandero) para que les interpretara sus sueños. Luego ese personaje desapareció por prohibiciones de los misioneros moravos, y fue retomado por los ancianos. “Mi mamá soñaba algo, entonces decía vamos a ir a la abuela, para que nos lo cuente qué va a suceder (…) ella escuchaba lo que le decía su mamá, y trataba de advertir, dígale a mi yerno, que mañana no vaya a la montaña, era una orden. Actualmente los sueños se comentan en la familia, y generalmente es la madre la que toma algunas decisiones, porque yo convivo… la vez pasada, mi hija mayor, Tagni, soñó una cosa, y mi esposa me llamó y me dijo tu hija soñó tal cosa… entonces se trata de evitar que lo que se soñó, se convierta en una realidad”.

Significa que para los miskitos los sueños son un mecanismo para enterarse de lo que puede suceder, y apunta Elmor Wood “son una especie de presentimientos, y señal de que algo bueno o malo podría pasar.(…) al no más levantarse, al día siguiente, uno siempre cuenta el sueño, principalmente a la gente mayor, con más experiencia, a la abuela o abuelo, y entre todos uno trata de buscarle una explicación a las cosas, algunos sueños son cosas que ya han pasado, pero otras veces son cosas que van a suceder. Incluso hay gente que se prepara, por el deceso de algún pariente, la llegada de un familiar, que tal vez está en otro país”.

Algunos significados de los sueños misquitos

Entre las comunidades misquitas, además de las abuelas, algunas personas mayores alcanzan notoriedad por saber interpretar los sueños. Algunos ejemplos después de varias entrevistas son los siguientes: Si sueña con (desperdicios), es buena suerte, con una casa (vida espiritual), con frutas (embarazo), con un avión (muerte), con aritos (hija embarazada), si sueñan con un caballo (el diablo). Con perro o vaca negra (veneno), con pescado (bendición), con un hombre gordo (enfermedad).

No debemos olvidar que las diferentes culturas sin importar los niveles de desarrollo, tienen sus propios elementos que funcionan como controladores naturales. La liwa, desde el imaginario miskito, no es más que un elemento de cohesión, de respeto y permite mantener limpias sus lagunas.

Alwana o alwani, el temor extendido

Por los registros pluviométricos que se llevan a cabo en Honduras, sabemos que es La Mosquitia hondureña la que presenta la mayor cantidad de lluvias, a lo que se le agrega una serie de vientos huracanados y por supuesto tormentas eléctricas. Bajo el entendido que los pobladores miskitos están expuestos a dichos fenómenos, también valoramos su propia cosmovisión, sustentada por un temor a un espíritu (alwana-alwani) (rayo), y las fechas de mayor riesgo se experimentan de junio a octubre.

Alwana, muestra su poder enviando descargas eléctricas a las personas, a las viviendas e incluso a las plantas y animales. En respuesta los miskitos guardan los objetos de metal, los espejos, machetes, hachas, picos y si andan navegando, tratan de cubrir la propela del motor (metal), o buscan un lugar seguro donde refugiarse.

Se conoce según la tradición que cuando algunas comunidades están en pecado, alwana, se enoja y les manda rayos. Y según ellos por esa razón, algunas comunidades han sido castigadas, como el caso de Puerto Lempira, donde en varias ocasiones han sufrido pérdida de vidas humanas por rayos.

“Las descargas o furia de alwani o alwana, también daña los cocoteros, la fruta se dañan, les aparecen pequeñas manchas y se caen”. Si alguien come frutos de alguna planta afectada por alwana se enferma, en otras ocasiones el agua de coco sabe muy mal, y ni siquiera puede tomarse. Antes de que inicie el invierno, los pastores, curanderos y sukias, realizan oraciones, para pedir la protección de alwana, estas prácticas se realizan en lugares apartados de los centros urbanos, muchas veces al interior de las familias.

Otras enfermedades provocadas por alwana

El simple vapor de alwana afecta a los seres humanos, en especial a los niños, “si aquí en el patio cae un rayo, no podemos acercarnos, … y la casa que ha recibido el efecto de alwana, la gente de esa casa se enferma, le salen granos (ampollas), las palpitaciones del corazón son más fuertes y esos síntomas son provocados por alwana”.

Animales que generan desconfianza

Además de la serie de espíritus que conforman los distintos escenarios por donde transitan los misquitos, también aparecen una serie de animales, que generan recelos, que son relacionados como agoreros, o que sus huesos pueden ser utilizados en la preparación de venenos letales, o algunas de sus partes como amuletos.

La lechuza4 (Puila). es una especie de búho. Los encuentros de los miskitos con esta ave, son peligrosos, y más si se la encuentran durante el día, ellos corren el riesgo de enfermarse. Otros consideran que el encuentro con este animal, es señal de amenaza de muerte para él o algún familiar. Se cree además que puede ser que un enemigo le esté haciendo algún mal.

Mariposa (Pulpul). Con mayor desconfianza si es negra y grande, asume que la presencia de este insecto, anuncia la muerte de algún familiar, elemento que se comparte con otras regiones indígenas y mestizas de Honduras.

Zanate (Kideura), es un pájaro negro de ojos amarillos y pico prominente, su canto está asociado a una advertencia de que algo malo ha sucedido en la familia del misquito. Los huesos molidos de este mismo pájaro, son tóxicos, por lo que también se asocia con veneno o muerte.

Gallina (Kalila), que canta al mediodía es señal de desgracia o lo más seguro es que se les muera un familiar cercano; la mayoría de familias miskitas no consumen la carne gallina, y si las tienen en sus patios es porque ponen huevos. En algunas casas, si la gallina muere, se procede a enterrarla.

Perro (Yul), que no ladra por las noches, si no que aúlla durante el día, es tomado como una mala señal, o sea es de mala suerte para el dueño.

Serpiente (Piuta). Existe un temor marcado a la serpiente, un encuentro puede ser señal de muerte, y se afianza más cuando es negra y ve a los ojos a una mujer en estado de embarazo.

Zarigüeya es un animal cuadrúpedo y mamífero, algunos dicen que parece al tacuazín, los miskitos evitan encontrarse con este animal, porque presagia mala suerte.

Especial agradecimiento a los informantes que siempre estuvieron atentos a mis interrogantes, en los diferentes viajes que tuve la dicha de realizar a nuestra moskitia. Elna Cuevas, Ana Valeska Bordas, Tomás Lerians, Jairo Wood, Carlos Molinero, Arnaldo Wood (frijolito) y Elmor Wood.

Karaswatla, Kakamuk Kati, 2020

*Rubén Darío Paz. Director de Gestión Cultural en el Centro Universitario Regional de Occidente – Universidad Nacional Autónoma de Honduras. Docente investigador en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán, en la ciudad de Santa Rosa de Copán. Historiador, egresado del doctorado de Antropología Cultural en la Universidad de Salamanca, España. Ensayista y fotógrafo. Es miembro de Número de la Academia de Geografía e Historia. Correo rubenga1934@yahoo.com Teléfono (504) 8902-7049

1 Espíritus de Vida y Muerte: los miskitus hondureños en época de guerra. Isabel Pérez Chiriboga. Editorial Guymuras. Editorial Guymuras, 2002

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América