Carta pública

Carta pública
MA
/ 26 de agosto de 2020
/ 01:10 am
Síguenos
01234
380
Compartido
700
Visto
Más

Al ciudadano Juan Orlando Hernández
Presidente del Poder Ejecutivo

Señor Presidente

Con el respeto que usted se merece por su alta investidura, me tomo la libertad de escribirle esta carta pública, ya que he tratado desde hace algún tiempo de hacerle llegar una sugerencia que sé que usted puede resolver en favor de nuestra niñez y juventud.
Esto lo hago no con el fin de obtener protagonismo, sino que mi finalidad es coadyubar en el mejoramiento de nuestra querida Honduras.

Como es bien sabido de todos, esta pandemia del COVID-19 nos ha hecho enfrentar múltiples problemas y retos de toda índole, familiar, económico, social y como nación.
Pero como seres humanos hemos aprendido rápidamente a buscar soluciones para satisfacer nuestras necesidades de la vida diaria, dependiendo fuertemente de nuestra habilidad de comunicarnos oportunamente y tener acceso rápido a los recursos.

Hemos entendido también que el sustento de nuestra población requiere NO solamente de proveer alimentación y medicamentos a tiempo, sino que también mirar hacia el futuro próximo, después de haber superado esta pandemia, como lo es ofrecer debidamente el acceso a la educación para nuestros niños y jóvenes.
Es satisfactorio ver que en las zonas urbanas donde hay acceso a internet, las escuelas privadas y algunas públicas están haciendo un gran esfuerzo para ofrecer clases en línea a sus alumnos para que no pierdan el año escolar.

Pero lo triste es saber que gran parte del sistema público de educación no solo no cuenta con una plataforma tecnológica adecuada para dar soporte a la enseñanza en las escuelas y colegios públicos del país, sino que tampoco con el acceso básico a internet. A pesar del gran esfuerzo que están realizando las instituciones, maestros y padres de familia, es innegable que no estábamos preparados para enfrentar esta situación caótica de nuestro sistema educativo.

Reconozco el esfuerzo de su gobierno por tratar de proveer alternativas para ofrecer educación en línea o en su defecto educación a distancia por medios masivos tradicionales, como la radio y la televisión, pero quiero pedirle al gobierno que tome decisiones rápidas y concienzudas para llevar a todas las comunidades del país, especialmente aquellas comunidades rurales y remotas, una cobertura de internet que permita llegar con tecnología, tanto a las escuelas, como a centros de salud y postas policiales. Llegar con estaciones WIFI a los parques centrales de algunos municipios no basta. Como usted sabe, eso solo es posible hacerlo en lugares donde fácilmente se consigue acceso por medio de las redes de algunos de los operadores de telefonía móvil. Además esas soluciones solo ofrecen comunicaciones limitadas de baja velocidad de transmisión y son para uso indiscriminado del público, por lo cual no permite ofrecer enlaces con propósitos específicos a las escuelas que necesitan ANCHO DE BANDA grandes para poder transmitir videos y otros materiales educativos. Extender debidamente la cobertura de servicios de Internet a las comunidades permitiría también ofrecer servicios a los ciudadanos en sus hogares y negocios, lo cual traería un impacto positivo a la economía del país. Probablemente al principio se tendría que ofrecer algún tipo de subsidio para que los hogares más pobres puedan pagar el servicio de Internet y puedan comprar las computadoras o tabletas para sus hijos.

Sabemos que existe un fondo llamado FITT (Fondo de Inversión de Telecomunicaciones y TICs), alimentado periódicamente con el 1% de los ingresos brutos de todos los operadores de telecomunicaciones del país, que fue incluido en la Ley Marco de Telecomunicaciones, justamente para llevar servicio a las áreas rurales y urbanas económicamente deprimidas. Sería de mucho bien para el país, si usted señor Presidente instruyera que CONATEL como administradora de ese fondo pudiera ejecutar con ese dinero, un plan bien coordinado para ofrecer infraestructura básica de Internet para todo el país, con el concurso de todos los operadores.

Pienso también que el Estado debería considerar a Hondutel como su operador estratégico y operar la red principal de soporte del sistema nacional de Internet para garantizar cobertura y continuidad de servicio aun en áreas de poco interés comercial. Creo que el gobierno debe invertir para transformar y modernizar Hondutel, y para sacarla de la situación en que se encuentra. Así como Tigo tiene a la empresa Millicom, y Claro tiene a la empresa América Móvil como su respaldo, Hondutel, al ser empresa del Estado, debería contar con todo el respaldo financiero, estratégico y operativo del gobierno. Solamente si se logra fortalecer a un operador nacional como Hondutel, que vele por los intereses del país, podremos enfrentar cualquier crisis en el futuro sin pedirle favores a nadie, a la vez que beneficiamos a nuestra población.

Sería importante también usar la última tecnología para crear una plataforma de educación inteligente que apoye el trabajo de los maestros en cada escuela del país y que también facilite la administración de los recursos de parte del gobierno. Ese esfuerzo debe ir acompañado de la debida capacitación a los maestros sobre el cómo utilizar y aprovechar la tecnología para así adaptarse a una nueva manera de hacer las cosas para el bienestar de los niños y jóvenes de nuestra patria.

La mayoría de los países han dedicado cantidades considerables de dinero y mucho tiempo en desarrollar la infraestructura de Internet como eje transversal para el desarrollo de los diferentes sectores de sus economías. Así también han hecho esfuerzos grandes para crear plataformas de gobierno inteligente, alineado con las nuevas estructuras tecnológicas requeridas para facilitar el comercio, la industria, la seguridad pública, y en general el bienestar de los ciudadanos con salud y educación universales. Creo que invertir en llevar Internet a todo el país es una decisión segura y necesaria que estimulará el crecimiento económico y ayudará a mejorar la calidad de vida de los hondureños.

Señor Presidente, mi único afán es poder ayudar en su esfuerzo para tener una Honduras mejor.
Con el amor de siempre a nuestra patria, Honduras.

Mario Raúl Hung Pacheco
EHO 0667 Oficial retirado

PD. Gracias a las personas que contribuyeron con la información técnica necesaria para este planteamiento.

profilepic_mas/img/whatsapp.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Whatsapp
Suscríbete
profilepic_mas/img/telegram-2021.jpeg
Recibe La Tribuna PDF en tu Telegram
Suscríbete
profilepic_mas/img/tribuchat-2021.jpeg
Recibe más servicios con nuestro Tribuchat
Suscríbete
©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América