EL TURNO

ZV
/ 19 de febrero de 2021
/ 12:39 am
Síguenos
01234
EL TURNO

Más

EL coordinador general para temas relacionados con la pandemia informa que las vacunas de AstraZeneca, prometidas para abril, negociadas por el IHSS con garantía bancaria del COHEP, –aduce que por atrasos de la farmacéutica– llegan hasta mayo. “Hemos venido trabajando fuertemente con el tema de la vacuna –aseguró el ministro– y la semana pasada nos reunimos con la OPS y la OMS, en Ginebra, Suiza”. “Nos habían informado que las vacunas iban a llegar a finales de febrero, ahora han dicho que vendrá en la primera semana de marzo, pero yo creo que la OPS le debe dar una explicación formal al pueblo hondureño”. Se queja el funcionario que “la OPS recomendó utilizar COVAX-GAVI, como mecanismo no solo para vacunas donadas sino también para las compradas”. “La Secretaría de Salud –continúa la queja del funcionario– siguió las instrucciones de la OPS, por lo que el gobierno está presentando una queja formal porque nos habían indicado que ese era el mecanismo correcto, así que ese organismo debe darnos una explicación que sea sostenible para el pueblo hondureño”.

Sin ser adivinos varias veces prevenimos sobre estas deplorables demoras. El New York Times –decíamos ayer– publica un artículo de Megan Toe, Keith Collins y Katia Thomas bajo el título “Los países prósperos aseguraron sus vacunas, pero ‘han vaciado los estantes’ para el resto”. “Los países de altos ingresos se pusieron al frente de la fila y han vaciado los estantes”, dijo Andrea Taylor, una investigadora de Duke que estudia esos contratos. “A cambio, esas dos empresas le han prometido cientos de millones de dosis a COVAX”. “Sin embargo, la iniciativa ha tenido problemas para recaudar el dinero necesario y cumplir su objetivo; aunque lo hiciera, 1,000 millones de dosis bastarían para menos de un 20 por ciento de la población de cada uno de los países pobres”. “Los países ricos también se están abalanzando sobre las primeras dosis”. “En sus contratos, las compañías han prometido varios plazos”. “Algunos anuncios al público especifican que las dosis llegarán a inicios de 2021, mientras que otros son más vagos, al indicar que eso sucederá a finales del próximo año”. “Además, como los contratos son privados, ha sido complicado para los gobiernos –y para el público en general– establecer expectativas realistas”. “Algunas empresas ya han corregido sus proyecciones por problemas de producción”. “En un inicio, Pfizer anunció una producción de 100 millones de dosis para fines de este año, pero acabó por reducir la cifra a la mitad”. “Algunos expertos predicen que no será sino hasta 2024 que habrá vacunas suficientes”.

También advertimos sobre la lenta y parsimoniosa burocracia internacional y el suministro a estos pintorescos paisajes acabados. El subdirector de la OPS, Jarba Barbosa, reveló a finales del año pasado que “están en conversación y negociaciones con las farmacéuticas para garantizar el acceso universal de la vacuna”. Figúrense ustedes, mientras muchos países ya están en la vacunación masiva, los “ágiles” funcionarios de estas multilaterales sanitarias, hasta ahora están en amena plática con los laboratorios a ver qué consiguen. O sea que mientras otros países ya recibieron las primeras dosis de lo pactado –varios meses atrás– y comenzaron la vacunación masiva de sus connacionales, el organismo internacional de la salud anuncia –como si fuera una proeza– que “están en conversaciones”. “Ya tenemos dos productores que han firmado acuerdos para ofrecer una cantidad de vacunas para 2021 –prosigue informando el funcionario de OPS– y tenemos dos productores en proceso de negociación”. Esta fue la inquietud que planteamos a lo anterior: ¿Para recibir vacunas el próximo año? ¿Cuando los que se reparten con cuchara grande hayan terminado de vacunar? ¿Qué van a repartir, los excedentes? ¿Después que las farmacéuticas terminen de suplir las entregas prioritarias, y las sobras a los demás? “Sin importar si se ha pagado por la vacuna o no, todos los países la recibirán al mismo tiempo y en cantidades proporcionales a su población –alienta Barbosa– reconociendo que todavía no hay una fecha para su esperada entrega”. “Todos los países –consoló– la recibirán ‘al mismo tiempo’”. Sí, como no. ¿Cuándo? “Es probable –reporta una publicación especializada– que Pfizer ofrezca algunas dosis a los países en desarrollo en las próximas semanas a través de la alianza global COVAX (liderada por la OMS), pero esta podría ser una fracción muy pequeña de las vacunas producidas”. Así que de allí deduzcan cuándo a cada cual le toca su turno en la cola. De última hora informan que la Secretaría de Hacienda está realizando contactos con farmacéuticas AstraZeneca y Pfizer, y Moderna, para agenciar una inmediata entrega de vacunas incluso explorando acuerdos para traer la rusa Sputnik V.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América