Altos salarios de gobierno, un tema de costo-beneficio

MA
/ 24 de febrero de 2021
/ 12:54 am
Síguenos
01234
Altos salarios de gobierno, un tema de costo-beneficio

Más

CARLOS MEDRANO
PERIODISTA
carlosmedrano1@yahoo.com

Los altos salarios en el gobierno es un tema complejo, es un tema de costo-beneficio y un tema sumamente polémico, debido a varios aspectos, como la situación política en Honduras, la crisis económica y el desordenado sistema de las políticas salariales que por años ha persistido en el país.
Muchos son los señalamientos en contra de los altos salarios que devengan algunos funcionarios de alta envergadura en el país, ya que consideran que con los indicadores de pobreza actual y la crisis económica generada por el COVID-19 y las tormentas Eta e Iota, no deberían de existir.

Quienes cuestionan dichos salarios son políticos, empresarios, dirigencia obrera, analistas y periodistas, quienes argumentan que son elevados en relación con cargos de iguales responsabilidades, funciones y perfiles, comparándolos indistintamente con cualquier puesto.
Estas críticas en su mayoría se enfocan únicamente en la cantidad percibida como remuneración, sin considerar la importancia y la responsabilidad que implica ocupar cargos de este tipo de dirección, compromiso legal y las implicaciones que tiene el cargo en la toma de decisiones de este funcionario.
Contar con personal incompetente, negligente, ligado a la política vernácula y con bajos sueldos, podría provocar malas decisiones, así como propuestas ilegales dirigidas a un servidor público que ostente una investidura de esta naturaleza.

El pagar poco a personas calificadas y con alto perfil académico, implica tener el riesgo de ser tentado fácilmente por la empresa privada, que sí premia la meritocracia por sobre todos los requisitos, paga mejores salarios que el sector público y premia la lealtad en este tipo de decisiones.
El gobierno pierde verdaderos talentos profesionales por tener bajos salarios, desaprovecha a gente honesta y técnica, personal con maestrías y doctorados, derrocha recursos al contratar a irresponsables que muchas veces aceptan el cargo sin tener las competencias del caso.

Hay que ampliar nuestro análisis y considerar el denominado costo-beneficio, que se define según la teoría económica, como una herramienta financiera que mide la relación que existe entre los costos y beneficios asociados a un proyecto, en este caso a una contratación.
El mantener en la medida de lo posible y de acuerdo con el Presupuesto General de Ingresos y Egresos de la nación, sueldos competitivos, es mucho más rentable que contar con retribuciones deprimentes que se muestren vulnerables a la corrupción y tener funcionarios indolentes que no aportan y contribuyen al desarrollo del país.
Para citar algunos ejemplos y a propósito del mundo económico y financiero, uno de los sectores que más podrían peligrar ante la ausencia del personal idóneo, es el de banca y finanzas; en reiteradas ocasiones, a raíz de las publicaciones en los portales de transparencia, han surgido críticas por los salarios del Banco Hondureño para la Producción y la Vivienda (Banhprovi), Banco Central de Honduras (BCH), y de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS).

Las autoridades centrales han reconocido en principio que los colaboradores de dichas entidades reúnen los perfiles profesionales y técnicos, además, han entendido que la mejor manera de asegurar su inversión en el activo más valioso de una entidad es el recurso humano capacitado para el buen desempeño de sus funciones.
Muchos países han implementado el análisis de retorno, en el desenvolvimiento de sus aparatos estatales y en exigir, a través de la evaluación del desempeño y de la rendición de cuentas, el rendimiento de su personal en obtener mejores resultados de la gestión que a la Institución le compete y que se traduce en mejores condiciones de vida para el pueblo hondureño.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América