Alianzas

MA
/ 27 de abril de 2021
/ 01:09 am
Síguenos
01234
Alianzas
Adiós 2020

Más

Armando Cerrato
Licenciado en Periodismo

En el efervescente panorama político nacional y tras polémicas elecciones primarias de los tres partidos grandes de los 14 inscritos se deslumbran y ya se platican posibles alianzas, con el ánimo de fortalecer una capaz de aglutinar millones de votos duros y de indecisos, todo con el ánimo de sacar del poder al Partido Nacional que lleva ya tres períodos consecutivos a costas de violar la Constitución de la República y montar fraudes de enorme resultado positivo para ellos y de gran maleficio para los otros que los acusan de haber hecho un narcogobierno y mantener un narcoestado.

La primera de las alianzas ya con pláticas avanzadas se da entre los líderes políticos Iris Xiomara Castro Barrientos de Libertad y Refundación (Libre) y Yani Rosenthal Hidalgo del Partido Liberal de Honduras sin excluir a otras fuerzas políticas que quieran unírseles.
Esta alianza entre libres y liberales es a criterio de analistas políticos del patio algo que “nació muerto” porque ninguna de las dos fuerzas, una en declive y la otra en recuperación, quiere ceder la cabeza de la alianza y según declaraciones de Iris Xiomara ella ya cedió antes su candidatura y esta vez no piensa fallarle a las bases que la apoyaron mientras que Yani Rosenthal sostiene que él va por la Presidencia de la República y que tampoco le puede fallar a sus estructuras básicas que le apoyan aun cuando purgó una pena en los Estados Unidos de América por actividades económicas ilícitas ligadas al crimen organizado que se da en Honduras.
Otra posible alianza ha sido convocada por el aspirante presidencial por tercera vez Salvador Nasralla, quien dice que la alianza no debe ser solo con militantes de otros partidos políticos sino algo más amplio con todos los sectores sociales honestos del país, porque se trata de luchar contra criminales organizados financiados por el crimen internacional, especialmente el narcotráfico al que no le importa el bien común de la población sino su explotación inmisericorde y bañada de sangre de quienes se oponen a la extorsión, el narcotráfico y el lavado de activos.

Ninguna de las dos alianzas planteadas está en línea recta del punto de partida al de llegada, que sería en teoría el camino más corto y hay muchos recodos que sortear para alcanzar un consenso que de verdad convenza a las múltiples fuerzas básicas en las cuales descansa la salvación de Honduras, porque muchos de ellos siguen pensando que con posturas populistas y cancioncitas al son de corridos rancheros que les declaran patriotas van a convencer a los electores, que a estas alturas de la liza electoral ya piensan que sus autoridades máximas deben de emitir una nueva ley electoral basada en un censo depurado con una nueva tarjeta de identidad, voto electrónico, segunda vuelta o repechaje si uno de los partidos no alcanza el 50% del censo, ciudadanización de las mesas electorales y la elección de diputados por distritos electorales, la reducción de su número y la escogencia de los mejores hombres y mujeres para el Poder Judicial, y el Congreso Nacional, una verdadera depuración policial y militar, una lucha integral por la salud, la educación, y la generación de empleo masivo con una verdadera protección a los derechos humanos, una lucha frontal y definitiva contra la pobreza, con el desarrollo de macroproyectos como el de un ferrocarril interoceánico, un puente que una a Amapala con tierra firme, represas en los ríos Ulúa y Chamelecón que además de contener las inundaciones cíclicas sirvan para el riego del Valle de Sula y la generación de energía eléctrica para substituir la térmica y de biomasa, que actualmente solo favorece a la empresa privada hondureña y esquilma al pueblo cada tres meses con incrementos inclementes que se dan sin la lectura de contadores y a ojo de buen cubero, con cantidades infartantes en los recibos mensuales, porque con estas empresas creadas para salvar a la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE) solo les importa el mantener sus millonarias ganancias y además de incumplir sus contratos demandan al Estado por cantidades millonarias para mantenerse vigentes.

Como se ve, los electores ya no pueden ser engañados ni atraídos a las urnas con el pago de 50, 500 ó 1,000 lempiras a cambio del favor de su voto, ni engañados con una bolsa solidaria de víveres, ni con videos absurdos y canciones llamando a votar por figuras que en las papeletas gigantescas en las que han de escoger a sus candidatos de preferencia, las fotos aparecen retocadas y viejos dinosaurios entronizados desde hace muchos años en los puestos de elección popular aparentan mucha juventud, porque debido a la magia del Photoshop hoy la extraordinaria virtud paranormal de la novela denominada “retrato de Dorian Grey” del gran Oscar Wilde permanecía rejuvenecida la imagen mientras el retrato permanecía cubierto, y en el caso de los políticos hondureños la magia funciona al revés entre más descubierto más rejuvenecidos y ricos porque se han cuidado de protegerse o blindarse con la emisión de un nuevo Código Penal que favorece la impunidad para narcotraficantes y defraudadores del fisco nacional, lavadores de activos y ladrones del erario nacional.
Por eso es que la administración de Biden en Estados Unidos que se presta a recibir dos listas de corruptos del Triángulo Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) ha sugerido a sus ciudadanos con el pretexto de la pandemia de la COVID-19 y la inseguridad individual y colectiva generada por una violencia incontenible no viajar a estos países, en el caso de Honduras hasta la castiga suspendiéndole la ayuda militar y a la Policía, por considerar que su gobierno no debe mantener relaciones tan estrechas con otros de dudosa reputación, aunque se dé una colaboración muy estrecha con la DEA de USA.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América