JOH nos trata de confundir con las ZEDE

MA
/ 23 de junio de 2021
/ 01:52 am
Síguenos
01234
JOH nos trata de confundir con las ZEDE

Más

Oscar Lanza Rosales
olanza15@hotmail.com

El actual gobierno está realizando actualmente una intensa promoción de las Zonas Especiales de Desarrollo Económico (ZEDE) -aprovechando que estamos en un año electoral- que además de ser anticonstitucionales, con las últimas reformas realizadas, se apartan de las características originales que deberían ejecutarse en zonas despobladas, sin desarrollo y donde no existieran conflictos de propiedad. Por esas razones, se ha dado una protesta casi generalizada de los hondureños, principalmente en los lugares donde se quieren instalar las mismas, como Amapala, La Ceiba y Roatán.
Y en la propaganda oficialista están tratando de confundir a los hondureños, que las ZEDE son equivalentes a los modelos progresistas de Hong Kong, Singapur y la ZED (Zona Especial de Desarrollo) de Mariel en Cuba, y que su autonomía es la misma autonomía que gozan nuestros municipios y la UNAH, todo lo cual es una mentira rotunda.

En el caso de Hong Kong, como se puede apreciar, no nació como una ZEDE, sino como un protectorado, mediante un contrato de arrendamiento de 99 años, suscrito en 1898 entre China (el arrendatario) y Gran Bretaña (GB, el arrendador) y que venció en 1997, año en que Hong Kong volvió a su legítimo dueño: China.

GB, durante ese período, apoyó a Hong Kong para mejorar su infraestructura y servicios públicos y en los años 50 del siglo pasado, este territorio se convirtió en una gran economía industrializada, formando parte de los cinco tigres asiáticos.

En el caso de Singapur, esta era una isla que pertenecía a Malasia. Siendo una aldea en 1819, el marino británico sir Thomas Stamford Raffles, se la compró al sultán de Johore, con el fin de abrir una ruta a China, porque era un paso obligatorio entre el Índico y el Pacífico, donde hacían escala los navíos británicos. En 1826, pasó a ser una colonia británica. En sus inicios era un gran centro mundial del caucho, importancia que aumentó con la apertura del canal de Suez en 1869.

Singapur declaró su independencia de GB en 1963, para pasar a formar parte como un estado de Malasia, de la cual se separó en 1965. Desde entonces, la ciudad-estado ha prosperado rápidamente y se ha ganado la distinción de ser uno de los tigres asiáticos. Su posición estratégica y su estatus de puerto libre la convirtieron en un centro comercial, financiero y portuario de mucha importancia en el mundo.
Singapur se desarrolló de hecho como una ZEDE, y cuando se consideró autosuficiente se independizó de Malasia. ¡Esto puede suceder con las ZEDE que se están promoviendo en Honduras!

Y sobre la ZED Mariel, de Cuba, hay que aclararle al gobernante JOH, a sus colaboradores y voceros, que la ZED Mariel no es una ZEDE, sino una simple zona franca, igual a las zonas libres de Honduras, iniciadas en 1975.
En el 2018, que JOH la visitó, solo tenía 19 empresas, generando 2 mil empleos directos y 4 mil indirectos en la construcción. Nada que ver con la zona libre de Honduras que genera más de 150 mil empleos directos.
Pero JOH estaba tan fascinado que expresó: “Lo que hoy estamos viendo aquí en Cuba es lo que visualizamos en Honduras; hace cinco años impulsamos el concepto de esta idea, fue altamente controversial, fuimos hasta la Corte Suprema de Justicia, y hoy en Cuba ya es una realidad y en Honduras alguna gente se opuso y lo cuestionó, pero creemos que esto es lo que viene a futuro”.

Como pueden ver ¡JOH no sabe diferenciar una zona franca de una ZEDE!

Y en cuanto a que la autonomía de las ZEDE es igual a la autonomía de la UNAH y los municipios, esa autonomía no tiene comparación. Las ZEDE se autogestionan, pero a base de estatutos elaborados por ellas mismas, pudiendo recurrir a arbitrajes internacionales en caso de conflictos internos. Mientras que la UNAH y los municipios se administran de acuerdo a la Constitución y las leyes hondureñas.

Lo inconcebible es que este gobierno sigue promoviendo las ZEDE contra viento y marea, a pesar, que un 80% de la población está en contra de su implementación, incluyendo el COHEP, la UNAH y la Iglesia Católica.
Y también es inconcebible, que en el comité que se encarga de realizar la venta de los territorios hondureños, forme parte del mismo, el expresidente Ricardo Maduro, que cuando fungió como mandatario, aparentaba estar más cerca de los intereses de los hondureños. ¡Pero como que sus ambiciones de riqueza, a costillas de todos nosotros, lo han cambiado!

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América