Fuerza Transformadora Honduras impulsa proyecto social para etnia chortí en Copán.

ZV
/ 27 de junio de 2021
/ 12:35 am
Síguenos
01234
Fuerza Transformadora Honduras impulsa proyecto social para etnia chortí en Copán.
Niños chortí, en la comunidad de El Zapote, Copán Ruinas.

Más

Autor: Luis Alonso Gómez Oyuela
Email:luisgoyuela15@gmail.com

DANLÍ, El Paraíso. En las redes sociales, en la página de Jennifer Ramírez, encontré el sugestivo titular de un proyecto denominado ‘’Somos fuerza transformadora de Honduras”. La gestora de esta iniciativa, descubre en las redes, imágenes publicadas de William Landaverry, en las que observa la necesidad más profunda de la etnia maya Chortí, en el occidente de Honduras.

Conmovida por las imágenes, Jennifer, comienza a buscar ideas para contribuir y mejorar la calidad de vida de los hermanos maya chorti. En un acto se sensibilidad humana y social, surge la idea de emprender un viaje en compañía de un grupo de estudiantes voluntarios para conocer de cerca la real condición de vida de los compatriotas de la etnia chortí. Después del emotivo viaje se conforma un equipo de jóvenes estudiantes de la clase de Cooperación Internacional e Integración Económica, de la carrera de Comercio Internacional de la Universidad Autónoma de Honduras.

Jennifer Ramírez es una joven profesional, con espíritu solidario e identificación con las necesidades de personas que viven en lugares postergados sumidos en pobreza extrema. Durante la entrevista detalla, que tras el viaje y constatar la situación en la que viven 35 personas, todos miembros de la etnia maya chortí, viviendo en condiciones deprimentes, pobreza y abandono, entre niños, adolescentes, adultos y adultos mayores, asentados en la comunidad rural El Zapote, Copán Ruinas, no vacilamos en buscar mecanismo de ayuda. Lo que vimos fue enternecedor, no había tiempo para hacer gestiones con el gobierno, lo hicimos de inmediato con los recursos que estuvieran disponibles.

“De aquí surge esta iniciativa de solidaridad, que nace con jóvenes estudiantes de la clase, anteriormente mencionada que, desde el III período académico 2020, en plena pandemia, movidos por la situación en la que viven nuestros compatriotas de una de las etnias autóctonas, más emblemáticas, emprendimos un proyecto de ayuda humanitaria. Ahora estamos en la tercera fase”.

Todo esto inicia con una fotografía, ahora emblemática para nuestro voluntariado universitario, compartida en un grupo de WhatsApp, un 9 de agosto de 2020, por el líder comunitario Wiliams Alonso Landaverry Marcos. En esta imagen se refleja la dura realidad que viven nuestros hermanos en condición de pobreza extrema; la imagen habla por sí sola. Esto provocó un primer contacto entre la Docente Jennifer Marcela Ramírez Granados, conociendo en la misma comunidad las primeras necesidades esenciales: ropa abrigadora para dormir y zapatos, ya que en esa zona hay mucha humedad y bajas temperaturas.

Es aquí donde se toma la decisión de sensibilizar a los 46 estudiantes pioneros, a quienes se les planteo un desafío ¿Cómo ayudar, en medio de una crisis sanitaria mundial, desde el confinamiento, para recaudar fondos de manera virtual, únicamente por redes sociales? La respuesta fue de inmediato, surgiendo la creatividad de los jóvenes, para comenzar, compartieron varias ideas. El ímpetu de los jóvenes involucrados fue unánime: una rifa electrónica, venta de pulseras conmemorativas, donaciones en efectivo y en especie, que vinieron de personas naturales (radicadas en NY y de diferentes partes del país) y organizaciones nacionales como Horizontes al Futuro y Nuestros Pequeños Hermanos. Todo esto, a pesar de que, en octubre del 2020, se reportaron los huracanes Eta y Iota.”

Parecía imposible, pero la motivación y el compromiso de los jóvenes ha hecho posible que a la fecha, se hayan recaudado más de L.60,000.00, ya invertidos en la compra de 11 colchones de alta durabilidad, 35 pares de botas de hule, dotación de más de 3,000 piezas entre ropa de uso diario y calzado que fueron entregadas a las 7 familias. Una acción humana contra todos los pronósticos. Un 26 y 27 de diciembre de 2020 en la primera fase, memorable para los jóvenes.

El 7 de mayo se logró el pago del servicio de internet de abril a noviembre, cubriendo todo el año lectivo 2021 asegurando la retención de 58 niños y niñas en situación de pobreza, de la Escuela Arnulfo Cueva Villamil, de los cuales, dos son del grupo de familias priorizadas. Asimismo, la donación de insumos de bioseguridad e higiene, prendas de vestir y 4 filtros purificadores, para mejorar la calidad de la ingesta de agua y prevenir enfermedades gastrointestinales.

También se logró concretar la donación en especie por parte de la Organización de Estados Iberoamericanos, consistentes en la movilización y entrega oficial por el representante de dicha organización de 2 computadoras de escritorio.

Para Jennifer Ramírez, es gratificante y emotivo saber que contamos con jóvenes con alta sensibilidad social. Además, comprometidos con aquellas personas olvidadas en los lugares más recónditos del país, donde existen familias herederas directas de la civilización maya de la que hablamos con orgullo en los diferentes foros internacionales. La tierra que antes les perteneció, ahora está en manos de ricos terratenientes, apunto.

Finalmente, Ramírez, dijo que la intención de dar a conocer nuestro proyecto es para propiciar un ambiente confortable, de salud y bienestar comunitario para nuestros hermanos, patrimonio cultural de Honduras y del mundo. Por lo que hace un llamado para unirse al voluntariado y a la próxima recaudación del mes de julio, para apoyar a la escuela Víctor Martínez: WhatsApp +504-9762-7019 / +504-8816-7067 / fuerzatransformadorahonduras@hotmail.com / @fuerza504 (Facebook) / fuerzatransformadorahn (Instagram).

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América