Construyendo una mejor seguridad para Honduras

MA
/ 2 de agosto de 2022
/ 01:01 am
Síguenos
01234
Construyendo una mejor seguridad para Honduras

Más

Por: General de Brigada ®
Jorge Andino Almendarez

La seguridad es un concepto relativo que tiene su correlato negativo en inseguridad. Es un continuo que corre desde seguro a inseguro expresados en términos cuantificadores o comparativos. Se trata de percepciones originadas en torno a riesgos o peligros en que se encuentra un valor o cosa protegida sujeta a sufrir daño.
En la Guerra Fría, la Asamblea de las Naciones Unidas encomendó a una comisión de expertos para que consensuaran una definición del concepto de seguridad. En 1986, esta comisión presentó la siguiente definición: “La SEGURIDAD es una situación en la que los Estados consideran que no hay peligro de un ataque militar, presión política ni coerción económica, con lo que pueden proseguir libremente su desa- rrollo y progreso”.
Puede deducirse fácilmente que esta definición coloca la responsa- bilidad de ataque, presión y coerción en entes estatales hostiles, válida para el tiempo que se articula esta definición. Esta visión cambia mucho en los años sucesivos. El Tratado Marco de Seguridad Democrática en Centroamérica firmado en Tegucigalpa en 1995 reconoce el carácter multidimensional de la seguridad y la Declaración Sobre Seguridad en Las Américas en México, en 2003, expande el concepto al reconocer la multidimensionalidad de las amenazas y de la seguridad.
El Estado, como creación de la sociedad, es una entelequia. Se inventa para asegurar la supervivencia del cuerpo político desde su origen como Estado primario/primitivo (3000 a.C.) hasta el actual Estado-nación moderno (1648). El Estado-nación moderno tiene al menos tres funcio- nes: conducción, síntesis y previsión (Denes Martos, Fundamentos de Política, 2010). De estas, la función de previsión es “mediante la cual el Estado prevé el largo plazo y realiza la planificación estratégica mucho más allá de lo que pueden hacerlo los entes u organismos privados que, por su propia naturaleza y función, carecen de una perspectiva histórica con la profundidad requerida”.

Todo Estado-nación está constituido por un pueblo o nación, un territorio, un gobierno soberano con capacidad de autodeterminación. La soberanía pertenece al pueblo y permanece siempre en el pueblo y el Estado-nación cumple las funciones que le dicta el soberano en la Constitución como el detentador de ese poder superior dentro del terri- torio y la sociedad. “El Estado no es la propiedad privada de una clase social ni es necesariamente una herramienta de dominación de la clase gobernante. (op cit) ”
Una nación se define como un conjunto de seres humanos que com- parten una historia, un lenguaje, unas costumbres, un propósito y un espacio o en diáspora. El Libro de la Defensa de 2005 define a la nación hondureña como pluricultural y multirracial, aún en proceso de conso- lidación de una identidad nacional.
Estos elementos del Estado de Honduras se transforman a su vez en Intereses Nacionales Vitales a proteger, aquellos en cuya defensa ante un ataque no hay más opción que aceptar la guerra si fuera necesario. Su protección es de carácter existencial ya que sin uno de ellos el Estado se desintegra. No se concibe un Estado-nación sin territorio, sin pueblo, o sin soberanía. Hay algunos casos de naciones que poseyendo territorio y gobierno quedan cortas de estatidad al carecer de soberanía y por ello no pueden ser reconocidas por la comunidad internacional conformándose con alguna forma de protectorado.

Hay consenso en cuanto a cuáles son los intereses vitales de un Es- tado. Pero es más difícil consensuar o destilar los intereses no vitales denominados Intereses Estratégicos, que buscan satisfacer necesidades de segundo orden. Deben ser de carácter general y la dificultad está en lograr el consenso de forma que todos los sectores se identifiquen con ellos. Mencionamos algunos que pueden ser considerados para su análisis; sociedad justa y equitativa; fortalecimiento de la democracia representativa y participativa, paz social, fortalecimiento de la Identidad nacional, bienestar socioeconómico, preservación del medio ambiente, preservación del Estado ante la amenaza del crimen organizado; narco- tráfico y el terrorismo internacional.
Este conjunto de Intereses Estratégicos Nacionales propuestos se pue- de considerar como línea de partida, que, mediante una discusión amplia y metódica, con acompañamiento técnico y político puedan resumirse de forma tal que los participantes de todos los sectores de la sociedad se sientan representados e identificados con ellos. Esta discusión es preferi- ble que sea liderada inicialmente por el Foro Nacional de Convergencia en una primera fase y luego ser discutida en una fase posterior en el seno del Congreso Nacional.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América