Principios y valores compartidos

MA
/ 22 de septiembre de 2022
/ 12:07 am
Síguenos
01234
Principios y valores compartidos

Más

Coronel de Infantería DEM.
José María García Discua

El entusiasmo por compartir pensamientos e ideas, convertirlos en proyectos de vida y en una realidad: es a lo que llamamos “Principios y valores compartidos”, en donde plantamos cimientos con amistades y fomentamos equipos de trabajo que coadyuvan esfuerzos por materia- lizar y concretizar todo emprendimiento de interés a la persona, familia y comunidad, forjando las bases para conservar buenas costumbres y tradiciones como pueblo o nación. Muchos son potenciales y talen- tos que convergen con frenesíes en ideas y a la obediencia en seguir lineamientos interestatales, pues he ahí la doctrina que conjunta a un pueblo y le convierte en nación fuerte, rica y respetada, claro siempre buscando la voluntad de Dios y así lo expresa Romanos 13:1 “los que se resisten a lo establecido por Dios, acarrean condenación para sí mis- mos”, siendo entonces pues que nuestras propuestas deben ir orientadas a ser obedientes a nuestras autoridades y a no entrar en contiendas en nuestro ideal. El presente artículo; no tiene un diseño descriptivo, en el cual figuren esos principios y valores, pues son muchos; pero una idea socializada nos muestra una similitud al cotejo de esos pensamientos, ahondando generalidades conceptuales de aquellos ideales compartidos entre equipos y favorecer a un pueblo, en la lucha de alcanzar ideales y un desarrollo común en ejercicio pleno. 2. El tiempo y las circunstancias nos demuestran: “que de la nada y del todo se puede aprender y a su vez se pueden sacar cosas buenas y gratas”, también pueden convertir y exaltar a un indigente en héroe y a un héroe en villano.

Por tanto, una idea por sencilla que sea, puede revivir sueños, que, al socializarles mediante diálogos, se despiertan en aspiraciones hasta convertirles en metas, se transforman a temas de interés común, dan forma al ideal que se entraña en las mejores opciones, concretizándose en sabias propuestas y a su vez conjuntan decisiones, que en adelante se convierten en aportes sociales y en principios y valores que benefician a la comunidad en sí. Existe una parte central de este artículo, y se enfoca en encontrar la dificultad al tema, el cual es: “Encontrar a las personas idóneas para dialogar, consensuar, y alinear esas ideas”, de las cuales se espera sean el aliciente que se proponga materializar y cumplir tales metas, convirtiéndoles en visionarios de un futuro provisorio que permita a un equipo de trabajo desarrollar una sociedad más justa, próspera y con muchas oportunida- des para todos o simple mayoría.

Entretanto si un espectro se encuentra dividido; una de sus posibles soluciones consiste en la unificación de criterios y con la conquista de objetivos comunes, pues si la moneda en su diseño conlleva dos caras (escudo y letra como decimos los hondureños) entonces la importancia radica en que se presente tal y como es, con su naturaleza de creación, dejando las diferencias a un lado por el bien de la misma, en donde no existen vencidos sino ganadores. Por tal razón, diríamos que: promoviendo ideas, fortalecemos culturas y tradiciones, a beneficio de los autóctonos pueblos indígenas civilizados, y como efecto resolveríamos toda indiferencia, entre personas o grupos de personas, con buenos resultados; consensuados desde su raíz, conociendo al pro- blema y sus verdaderas soluciones, que extraen desde sus entrañas, esas fortalezas y virtudes que a su vez se conviertan en parte de los mismos ideales. 3.

En la importancia que suma cada principio, se fortalece la escala de valores y si son compartidos se convierten en promotores del éxito, pues separan las aspiraciones de las ambiciones y nos permiten soñar con cabeza levantada a la altura atmosférica quizás, en pro a una hermandad que es consciente del aire comprimido y/o escaso, donde no despegar de la tierra sus pies es clave, pero que el costo del soñar tan alto requiere de esfuerzos y complementos de fuerzas y se fortalecen como anhelos e ideales por supuestos que alcanzables. Sigamos en pie de luchas, aspirando encontrar “La cohesión del equipo”, en toda varia- ble de liderar en pensamientos apegados a una disciplina: pregonando con el ejemplo y manteniendo el interés en cada carrera por humilde que sea, como lo recita el poema Desiderata (Max Ehrmann-1927), e influir como la Ley del Tope (Maxwell, J.-2008), a sabiendas de no haber imposibles cuando tienes fe adentro (grupo musical Tercer Cielo), y que los limitados seamos nosotros considerando que sí hay límites, sean la Ley y el Cielo (Wayne W. Dyer). En Conclusión, el compromiso es para con el automejoramiento de la persona, familia y sociedad, su fundamento sean la cimentación de principios y valores en equipo; y en la lógica de estos: éticos, morales y espirituales, pues “La edificación de la civilización moderna debe levantarse sobre la búsqueda de solu- ciones y he ahí El Arte del Consenso” hábitos de la conducta humana y esfuerzos de actitud ganando voluntades. Albert Einstein “Existe una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la Voluntad”.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América