El contenido de la unidad

MA
/ 14 de octubre de 2020
/ 01:01 am
Síguenos
01234
El contenido de la unidad

Más

Rafael Jerez Moreno
Twitter: @RafaJerezHn

Mucho se ha hablado de “la unidad”. Cuando inició la pandemia, algunos decían que debíamos dejar atrás nuestras “diferencias” y unir esfuerzos, pero interpretaban esas diferencias como borrón y cuenta nueva. Ahora que inició la campaña política, en todos los partidos políticos hablan de “la unidad” para alcanzar el poder. La unidad, ¿con qué condiciones?

La emergencia sanitaria está lejos de finalizar, y aquellos que estuvieron encerrados, para dar la cara y cumplir con las funciones que el cargo les demandó desde un inicio, tuvieron miedo de salir. Ahora que la campaña política inició, salieron por el miedo que les embarga dejar el poder y enfrentar la justicia. Para ellos, las aglomeraciones no son un problema, pues al momento de acudir al médico, tienen los recursos públicos, y quizás los privados, a su disposición, mientras seguirá creciendo la cifra de ciudadanos “de a pie” en riesgo de perder la vida. El político tradicional ha demostrado que le importa más no perder votos, que vidas. La relación entre el costo y el beneficio.

Alternativa. Eso es lo que todos queremos, una alternativa que trascienda de ser un partido o candidato diferente al que ya está en el poder. Esa milla extra es precisamente el contenido, ¿qué es lo que tienen para ofrecer los candidatos opositores? ¿sobre qué se va a construir la unidad? Eso no se puede edificar sobre la absurda idea de simplemente ser un partido opositor, porque muchos de ellos ya integran instituciones, entonces, ¿cuál será la novedad? Como ciudadanos, debemos apostarle a una opción de cambio, pero no al discurso político ilusorio de un cambio radical inmediato, porque al final nos enfrentamos a un sistema que no dudará en defenderse para evitar desplazamientos en sus liderazgos y cuotas de poder.

Por ello, cuando se habla de unidad, no debemos aceptar que quieran imponer candidatos notoriamente involucrados en corrupción y narcotráfico, en Honduras y en otra parte del mundo, porque son personas que vienen a representar los mismos intereses que el oficialismo, solo que arropados en diferentes colores políticos. Lo importante, y positivo, es que distinguir entre los buenos y los malos es sencillo, ya que los corruptos han decidido quitarse la mascarilla y alinearse en los mismos movimientos y corrientes, porque solamente “juntos pueden” seguir protegiéndose.

La unidad es un imperativo, pero también lo es comprender quienes no pueden formar parte de ella, porque incluir corruptos en esa ecuación conlleva competir y consensuar con la condición de conceder inmunidad a quienes también han defraudado al país. Unidad, sí, pero como una verdadera opción de cambio y no solamente como una plataforma electoral.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América