Miguel Aguilar, presidente del STENEE: “Hacemos barbacoas para comprar focos en la ENEE”

ZV
/ 26 de junio de 2021
/ 12:08 am
Síguenos
01234
Miguel Aguilar, presidente del STENEE: “Hacemos barbacoas para comprar focos en la ENEE”

Más

Han pasado varios gobiernos, infinidad de gerentes, juntas interventoras y centenares de despidos, pero el único firme en la ENEE es Miguel Aguilar, empleado desde 1991 y presidente del sindicato desde el 2007. “La base me sostiene”, dice. Conoce al dedillo la institución desde cuántos postes de luz tiene hasta cuánto debe ser la tarifa. “Grupos económicos tienen el control”, denuncia. Sus detractores lo acusan de vendido y de apropiarse de un dinero. “Todo es mentira”, responde. Por si esto fuera poco, lo han amenazado a muerte, le montaron una paralela y lo arrimaron a los juzgados. “Les estorbo”, asegura. Hoy, con esa franqueza que lo caracteriza, cuenta sus orígenes -comenzó chapeando vías- y las causas de la calamidad de la estatal energética del país.

–¿Cómo hace para mantenerse tanto tiempo en este cargo?
Bueno, es una tarea de todos los días, pero la base de todo el país es el combustible que me sostiene.

–¿Es fácil dirigir el STENEE?
Qué le digo, es una labor bastante energizante, los trabajadores somos violentados constantemente, hay que estar con los ojos abiertos desde las 5:00 de la mañana todos los días.

—Lo han querido sacar, le montaron paralelas, lo acusaron de ladrón y vendido, ¿qué más ha sufrido?
Hemos sufrido las del perro defendiendo a los trabajadores y la empresa, hay intereses enormes alrededor de la empresa, buscan la destrucción del sindicato y Miguel Aguilar les estorba.

–¿Qué hay de un supuesto robo de dinero del sindicato?
He sido acusado vilmente, desprestigiado, pero no nos han comprobado absolutamente nada, tengo los informes y auditorías aprobadas por los congresos.

–¿Qué intereses hay detrás de la ENEE?
Bueno con todo este aprendizaje, conociendo no solamente el campo operativo del que vengo, le puedo decir que hay intereses enormes en la aprobación de contratos, son grupos económicos que tienen peones dentro de la empresa, compañeros que lamentablemente han agarrado la vía equivocada.

–¿Cuál es el desempeño de la última junta interventora?
Están aplazados, actualmente han querido callar la voz de los trabajadores que represento, somos un estorbo para ellos.

–¿Nunca se ha vendido?
Jamás, por eso sigo de presidente, por eso la base me ha respaldado en todo el país, no me vendo ante intereses internos ni externos, mi postura es inclaudicable en defensa de los trabajadores.

–¿Amenazas a muerte?
Hemos tenido amenazas a muerte desde hace unos cinco años, pero yo camino con mis compañeros, sin guardaespaldas, no tengo enemigos.

–¿Lo han invitado a participar en política?
Sí, pero no he aceptado porque mi prioridad como presidente del STENEE es la defensa de los derechos contractuales de los trabajadores.

–¿En qué quedó aquella disputa en los juzgados con una junta directiva paralela?
Al final, el Juzgado de lo Contecioso Administrativo nos dio la razón, que somos la representación legal del sindicato apegados al Código del Trabajo y las demás leyes nacionales y el convenio de la OIT.

–Este sindicato cada vez es más pequeño, ¿qué ha pasado?
Antes teníamos casi 5,800 trabajadores, ahora tenemos arriba de 2,290, los gobiernos poco a poco nos han ido golpeando, despidiendo trabajadores y contratando sin tomar en cuenta el contrato colectivo.

–¿Se cree un Gladys Lanza?
No, Gladys Lanza es un icono del movimiento sindical hondureño, no me podría comparar con ella, yo nada más soy un obrero, un trabajador, un presidente del sindicato que lucha día a día, las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

–¿Qué gobierno le ha hecho más daño al sindicato?
Bueno, yo entré en el 91 y desde entonces ha habido momentos dramáticos por suspensiones y despidos, creo que el 2013 fue el año más difícil y desde entonces no para la persecución y el acoso a los trabajadores, especialmente, la junta interventora actual.

–¿Hay más paracaidistas que empleados necesarios?
El problema es que se deben de reubicar compañeras y compañeros a otras áreas para mejor funcionabilidad, estamos en contra del paracaidismo y siempre lo hemos denunciado.

–¿Cuál fue la mejor etapa de la ENEE?
Mire, la etapa del ingeniero Arriaga Yacamán durante el gobierno de Carlos Flores fue muy buena, tenía el control de la empresa, lógicamente, era una empresa más pequeña, pero lo que quiero decir es que el presidente apoyaba al gerente en sus decisiones, tenían el control de la institución y no los grupos económicos como ahora.

–¿Qué pasó con los demás?
Con el tiempo, la empresa fue creciendo y aparecieron los intereses internos y externos, la empresa fue perdiendo fuerza y su propio patrimonio, al punto que ahora tiene una deuda grandísima que no puede pagar, no hay un verdadero gerente, las intervenciones han sido dañinas, hay mala gestión.

–Se habla que la ENEE está siendo vendida en pedazos, ¿cuál falta por vender?
En la nueva ley, se habla de transformar la empresa en tres divisiones, generación, transmisión y distribución para tener independencia, pero no dice que se deben vender. Pienso que el Estado debe seguir con el control de la empresa por razones de seguridad nacional.

–¿Cuánto vale la ENEE en estos momentos?
Es incalculable, imagínese cuánto costaría vender “El Cajón” o Cañaveral. Solo los activos de cartografía andan arriba de los 800 millones de dólares.

–¿Por qué la ENEE cobra por alumbrado público y las calles están a oscuras?
Esa es una deuda que tiene con la población porque el recurso que se recauda por iluminación debería de ir a la compra de luminarias constantemente, pero lo destinan para otra cosa.

–¿No hay lámparas?
No hay, imagínese que los trabajadores estamos haciendo barbacoas para comprar focos, porque no los han comprado, o para hacerle un cambio de aceite a un carro.

–Los postes de luz tampoco sirven, ¿hay?
No hay, en el pliego de condiciones se dice que ese trabajo lo debe hacer EEH, más otras inversiones, pero lo han hecho mínimamente por falta de recursos. La demanda ha crecido, los clientes sobrepasan los dos millones y se necesita cambio de postes en todo el país.

¿Han ayudado todos los proyectos de energía renovable?
La energía renovable juega un papel para enfrentar la demanda del país, el problema es que los contratos están sobrevalorados y tienen primacía en el despacho, como las eólicas y solar, desplazando en ciertas horas del día otra energía más barata que tenemos en el sistema.

–¿Cómo rescatar la ENEE?
Honduras necesita un modelo energético donde el despacho de energías sea económico y que el usuario tenga la tarifa más baja posible y de calidad.

–¿Cuál debería ser la tarifa ideal?
Nosotros estamos proponiendo la creación de una tarifa social, que pueda aliviar a 450 mil familias que están en extrema pobreza, para ello la ENEE no debería pagar más de 9 centavos de dólar por kilovatio.

–¿Cuál es su salario incluyendo las dietas del sindicato?
Actualmente, yo soy supervisor de cuadrillas, es un puesto que me lo he ganado sin ayuda de nadie, si no, por el esfuerzo de 30 años que tengo en la ENEE. Mi salario es de 35 mil lempiras, no vivo del sindicato, mis hijos estudiaron en escuelas públicas.

–Sus detractores dicen que EEH le paga otro salario, ¿es cierto?
Lo desmiento categóricamente, yo solo soy el representante legal de los trabajadores, pero no recibo ningún dividendo por eso, son mentiras que inventan sobre mí, pero la verdad siempre sale a la luz.

–¿Cuál es la relación del sindicato con EEH?
Como sindicato tenemos el 8% de las acciones de EEH, la participación ideal era del 25 por ciento, pero pudimos juntar el capital, la banca nos cerró las puertas.

–¿Reciben utilidades por esa sociedad?
Nunca nos han dado utilidades, sí hay utilidades a favor de los trabajadores por las deudas que tienen con la empresa.

–¿Por qué no tiene utilidades si a EEH le ha ido bien?
Lo que pasa que el pago por costo fijo que recibe EEH lo invierte en operaciones, personal, cuadrillas, contratos de lectura, pero realmente dividendos de altas inversiones no hay porque no se han hecho.

–¿Es justa la demanda de EEH contra el Estado?
El contrato actual es inviable y había que modificarse de acuerdo entre las partes, lo ideal es que lleguen a una negociación con un acuerdo justo o la dejen terminar el contrato porque de lo contrario se viene una demanda millonaria.

–¿Cuándo comenzó su actividad gremial?
Desde muy joven, fui dirigente estudiantil, entré como empleado temporal en San Pedro Sula, después logré la permanencia, fui delegado sindical, después secretario de la seccional 3 y después presidente desde el 2007.

–¿Cómo llegó a la ENEE?
Salían unos anuncios en los periódicos que querían contratar electricistas entonces fuimos dos compañeros de los que estábamos haciendo la práctica en la Tabacalera Hondureña y nos quedamos, nos mandaron a un almacen a enrollar alambres y así comencé a conocer todo el proceso de transmisión y distribución, de ahí pasamos a las cuadrillas de limpia vías, que se trabaja con el machete cortando ramas y limpiando líneas secundarias y primarias.

–¿Ya casi se jubila?
Son 30 años en la institución, pero tengo la fuerza y voluntad para trabajar en mi puesto laboral que tengo.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América