Vacunados reinfectados por afecciones médicas e inmunosupresión

MA
/ 21 de julio de 2021
/ 12:55 am
Síguenos
01234
Vacunados reinfectados por afecciones médicas e inmunosupresión
Preocupante violencia contra las mujeres en Centroamérica

Más

José Rolando Sarmiento Rosales

Previo al abordaje del tema propuesto sobre la presencia de la pandemia del coronavirus en 204 países del mundo, entre ellos Honduras, debemos reconocer que no somos experto científico, ni mucho menos profesional de las ciencias médicas, simplemente un periodista interesado en informarme a profundidad para poder escribir en la columna de Opiniones de Diario LA TRIBUNA, con el objetivo de orientar a sus lectores sobre la complicada evolución del coronavirus, las vacunas en uso en Honduras, como la AstraZeneca, Moderna, Pfizer y Sputnik V, la preocupación por su llegada en cantidades limitadas, lo que provoca lentitud en la aplicación de las dos dosis requeridas, para lograr la protección de los compatriotas conforme a sus edades y condiciones de comorbilidad por sufrir afecciones en su salud.

Para tal efecto diariamente acudimos a las informaciones surgidas de los entes especializados como la OMS/OPS, CDCs y FDA de Estados Unidos, Organismos Europeos de Medicamentos, entidades de salud de España, Gran Bretaña, Italia, Francia, Alemania, Argentina, México, medios de comunicación nacionales e internacionales que diariamente informan de la evolución de la pandemia, pero asimismo la página web de la Secretaria de Salud de nuestro país, extrayendo de allí lo que detallamos sobre la covid-19, en nuestras colaboraciones que aparecen en el prestigiado periódico capitalino la tribuna.

Una nueva investigación realizada por médicos israelíes explica cómo y por qué algunas personas vacunadas terminarán hospitalizadas debido al virus SARS-CoV-2 a pesar de estar inmunizadas completamente. La propagación de la variante Delta del coronavirus sigue causando preocupación en la comunidad médica mundial a pesar de algunas tasas de vacunación alta en algunos países, sobre todo, porque continúan contando infecciones en aumento y también muertes por COVID-19. En uno de los últimos estudios para determinar quiénes son más vulnerables a la enfermedad que genera el coronavirus, un estudio israelí determinó que las personas mayores con muchas afecciones médicas subyacentes e inmunosupresión tienen más probabilidades de contraer coronavirus y desarrollar un caso grave de COVID-19 incluso después de estar completamente vacunadas.

Según este primer estudio mundial realizado en Israel, una minoría de personas vacunadas contraerá coronavirus y un pequeño porcentaje de ellas terminará hospitalizado a causa del virus. A esto se le llama infección irruptiva. Un equipo de médicos israelíes dirigidos por el profesor Tal Brosh, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Samson Assuta Ashdod, estudió a 152 pacientes completamente vacunados de 17 hospitales que desarrollaron COVID-19 más de siete días después de recibir su segunda dosis de vacuna y requirió hospitalización antes de finales de abril. La cohorte fue pequeña porque no muchas personas vacunadas que contraen coronavirus desarrollan una infección grave, ya que la vacuna tiene una efectividad del 97% al 98% contra la variante estándar, y está demostrando ser casi tan efectiva contra la variante Delta.

Hasta ahora, a pesar de un rápido aumento en los casos de coronavirus en Israel, el número de casos graves parece estar aumentando lentamente. La cohorte fue pequeña porque no muchas personas vacunadas que contraen coronavirus desarrollan una infección grave, ya que la vacuna tiene una efectividad del 97% al 98% contra la variante estándar, y está demostrando ser casi tan efectiva contra la variante Delta. Hasta ahora, a pesar de un rápido aumento en los casos de coronavirus en Israel, el número de casos graves parece estar aumentando lentamente. “En general, podemos decir que lo principal es que no se trata de personas sanas”, explicó Brosh a The Jerusalem Post en una entrevista. “Casi todos (96%) tenían comorbilidades: enfermedad cardíaca, enfermedad pulmonar, enfermedad renal, demencia, cáncer u otras dolencias comunes. Por lo tanto, las personas que contraen infecciones irruptivas y son admitidas están más enfermas que una persona normal”.

De los que terminaron en el hospital, 38 tuvieron lo que se definió como “malos resultados”, lo que significa que fueron ventilados mecánicamente o habían muerto. Específicamente, el 71% tenía hipertensión; 48% diabetes; 27% de insuficiencia cardíaca congestiva; 24% enfermedad renal crónica; 24% enfermedad pulmonar crónica; 19% demencia; y 24% cáncer. Solo el 6% no tenía ninguna afección médica subyacente. Además, el estudio mostró que el 40% de los pacientes estaban inmunodeprimidos.

En otro estudio científico sobre COVID-19, pero realizado en niños, también se determinó que la probabilidad de morir por COVID-19 que enfrentan los más pequeños sería de 1 en 500 mil. Científicos británicos de las universidades College de Londres, York y Liverpool advirtieron en 3 estudios que solo los más jóvenes con afecciones médicas preexistentes corren riesgo de fallecer por el virus SARS-CoV-2. En la Argentina, los menores de 20 años fallecidos por el virus SARS-Cov-2 al 28 de junio correspondían a 248, según datos del Ministerio de Salud.

©2022 La Tribuna - Una voluntad al servicio de la patria. Honduras Centro América